Las despedidas más tristes en la historia del cine
Cine

Las despedidas más tristes en la historia del cine

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

27 de abril, 2016

Cine Las despedidas más tristes en la historia del cine
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

27 de abril, 2016



Decir adiós, en ocasiones significa un “hasta luego”. O por lo menos eso nos gusta pensar. Cuando aquella persona a quien le dedicábamos todos nuestros dulces propósitos ya no está, reconforta a nuestro corazón la idea de que en un futuro le volveremos a ver, que los viejos días no se olvidarán y si tenemos un poco de suerte, el reencuentro se dará en las condiciones propicias para la felicidad. Adoramos despedirnos con una supuesta promesa de volver a ese capítulo que dejamos inconcluso para no tener que cargar con los restos de una catástrofe.

–Cómo nos gusta engañarnos–

Es por ello que, no alcanzándolo en vida, en días comunes como los nuestros nos complace observar a otros en ese juramente infinito de un amor que todo lo trasciende, que todo lo puede por el medio que sea posible. A manera de una medicina que en definitiva no cura, pero se acerca demasiado al alivio, se encuentra entonces el cine. Esa posibilidad de mirar a dos seres que se aman y vislumbran un horizonte que, si bien no les posiciona el uno junto al otro, sostiene un delgado hilo de romance a través del tiempo y la distancia.


Despedidas - Casablanca


O en un caso mucho más ligero, también alcanza un alto grado de importancia esa despedida que es emotiva no por las posibilidades que abre, sino porque sabe reconocer lo vivido, agradece las experiencias, pero sabe que no se puede continuar. Que ese amor, como quiera que se haya dado pensemos en una amistad o hermandad—, ha sido clave en la existencia, pero es tiempo de dejar ir.

Nos encanta ser espectadores de una escena así, de una secuencia bellamente devastadora, capaz de hacernos sonreír sin importar cuántas lágrimas se hayan derramado. Para muestra, las siguientes separaciones en el mundo del filme, que efectivamente dolieron, pero por lo menos fueron suaves, condescendientes y sobre todo, delicadas.

-
“Dulce noviembre” (2001), Pat O’Connor

Despedidas - Dulce noviembre


Pensar que el amor termina siempre duele, pero hiere más verlo partir. Entonces, ¿cuál es la mejor solución ante esto? Claro, que te venden los ojos y no sentir que tu alma se va tras esos pasos; que en el silencio no quede mas que el recuerdo de un ayer hermoso sin tener que lidiar con una trágica despedida.

-
“Casablanca” (1942), Michael Curtiz

Despedidas - Casablanca


No siempre triunfa el amor. Y ya sea por una guerra nazi o razones que atenten en contra de la vida misma, Rick dejó a Ilse en una eterna fotografía de niebla con uno de los mejores discursos de despedida jamás dado. A todos nos quedó claro que siempre nos quedará París.

-
“Enamorándome de mi ex” (2009), Nancy Meyers

Despedidas - It's Complicated


Puede sonar soso que se mencione a una de las comedias románticas más pop de nuestra era en una lista así, pero ahí está algo que a muchos nos alivia pensar. La idea de un reencuentro que a pesar de todo, no funciona y sin importar los nuevos desastres ocasionados, queda siempre esa complicidad con el otro, ese entendimiento sobrenatural con la persona a quien le diste los mejores años de tu vida.

-
“Lost In Translation” (2003), Sofia Coppola

Despedidas - Lost in translation


Desafiando a los romances tradicionales del cine y a las costumbres generacionales de una relación, este trabajo de Coppola marcó definitivamente un antes y un después en su trabajo; sobre todo con ese último diálogo entre los protagonistas. Ese susurro que incluso se ha dicho fue una improvisación de Bill Murray y se mantiene en el misterio, haciéndonos fantasear con el mejor futuro encuentro posible.

-
“Antes del amanecer” (1995), Richard Linklater

Despedidas - Antes del amanecer


Con la primera parte de esta saga extrañamente cautivadora, se abrió un mar de posibilidades, entre ellas las de un reencuentro. ¿Cuáles fueron las promesas exactas? Que tras una loca noche de amor, aquello no podía terminar así; entonces se ideó un plan para volver al año siguiente al mismo lugar e intentar recobrar lo perdido.

-
“Titanic” (1997), James Cameron

Despedidas - Titanic


En la escena final para esta historia de amor, Rose ya no tenía mucho qué hacer, Jack había muerto irremediablemente en el frío del mar mientras todos estábamos confundidos, pero aun así, esto no le impidió prometerle a su recuerdo un amor imperecedero y una memoria que siempre le serviría de hogar.

-
“E.T.” (1982), Steven Spielberg

Despedidas - ET


¿Hay algo más conmovedor que romper las barreras de la cultura e incluso de la galaxia para encontrar la amistad? Que ese amigo tenga que regresar a su casa, pero por sobre todo, jure guardarse por siempre en tu corazón.

-
“Brokeback Mountain” (2005), Ang Lee

Despedidas - Breve encuentro


En un amor que de por sí estaba prohibido por la época en que se dio, todavía es más devastadora la idea de tener que vivir en intermedios e incertidumbres. En toda la película, Ennis y Jack se separan demasiadas veces, pero nada como ese último encuentro, esa despedida que nunca se imaginaron sería la última.

-
“Breve encuentro” (1946), de David Lean

Despedidas - Breve encuentro


Con una historia de infidelidades, inseguridades y deseos, esta película quizá fue una de las más atrevidas en su era; sobre todo porque enseñó al mundo cuál es la manera correcta de despedirse amorosamente, desesperadamente, en el andén del tren.

-
“El color púrpura” (1985), Steven Spielberg

Despedidas - El color púrpura


La hermandad alcanza en esta película el grado máximo de descontrol cuando dos hermanas que eran muy unidas tienen que separarse a causa de los celos del marido de una de ellas y las condiciones políticas de su estancia en el país que las esclavizó.

“El dolor de la separación no es nada comparado con la alegría de reunirse de nuevo”.
Charles Dickens

-

“Tuvimos una pelea, como a veces les pasa a los amantes y pensar en cómo se fue aquella noche todavía me da escalofríos. Y aunque nuestra separación me llegó hasta el corazón, aún vive en mi interior como si nunca hubiésemos estado separados”.
Bob Dylan


***
Te puede interesar:

Películas para días tristes

La triste historia del hombre destinado a vivir sin recuerdos






Referencias: