5 grandes lecciones de vida que no debemos olvidar de "La sociedad de los poetas muertos"

Miércoles, 24 de octubre de 2018 12:15

|Eduardo Rodriguez
lecciones de vida

Cada que volvemos a verla, aparecen nuevas lecciones de vida en "La sociedad de los poetas muertos", la película que nos mostró a Robin Williams como un profesor que vivía a través de la poesía.



"Sólo al soñar tenemos libertad, siempre fue así y siempre será" es la frase con la que el maestro Keating expresa al escéptico profesor McAllister la importancia de ser libres y ser nosotros mismos en esta poesía llamada vida. Este es sin duda uno de los personajes más entrañables del fallecido actor Robin Williams, pues incluso después de tanto tiempo La sociedad de los poetas muertos nos sigue robando risas y lágrimas. Su conmovedora historia y la forma tan hermosa y simple de ver la vida nos llenan de importantes lecciones para aquellos jóvenes —o no tan jóvenes— soñadores, explicándonos lo bella que es la vida si tan sólo se añade un poco de poesía a todo lo que haces.


Esta película es uno de esos extraordinarios casos cinematográficos que te dejan un buen sabor de boca, te conmueve hasta el alma y cuando terminas de verla te llega la necesidad de querer ser una mejor persona. Si observamos la película con atención, podremos darnos cuenta de que está llena de frases memorables, de momentos conmovedores y de libertad sin límites. La suma de todo esto resulta en una película llena de cosas importantes por aprender, después de todo John Keating es un extraordinario maestro. A continuación, podrás leer algunas de lecciones que nos dejó este filme.



lecciones de vida 1



1. Todos vamos a morir, pero mientras viviremos


Su primer día como profesor fue suficiente para demostrarle a sus alumnos que sus métodos de enseñanza serían poco ortodoxos pero eficientes. Guiando a sus alumnos a un muro con fotografías antiguas de los alumnos de aquel elitista colegio, el profesor comenzó a hablar sobre Walt Whitman, y de aquel poema escrito a Abraham Lincoln titulado "¡Oh, capitán, mi capitán!", expresando la famosa frase en latín ícono de esta película, Carpe diem (aprovecha el día). Mientras los alumnos ven detenidamente las fotos históricas de aquellos jóvenes que como ellos pasaron por esa escuela, el profesor les explicó que probablemente muchos quedaron sin sueños que cumplir, sin trascender demasiado en la vida a pesar de los esfuerzos. "Aprovechen el día, muchachos. Hagan que sus vidas sean extraordinarias". El trabajo y la estabilidad son necesarios, pero la forma de ver las cosas nos dejó muy en claro que el mejor momento es el ahora, y que nunca es tarde para comenzar a ser quien

realmente queremos ser. Después de todo vamos a morir. ¡Carpe diem!



lecciones de vida 2



2. Aprender a pensar y ser diferente


Todos conocemos la rutina escolar: llegas, te sientas, escuchas la lección, la memorizas y no haces preguntas. La mejor forma de salir del circulo es dibujando una figura diferente. Como si no fuera suficiente lección de vida "aprovechar el día", el profesor Keating sigue pateando la zona de confort de sus alumnos. ¿Cómo? Enseñándoles a pensar por sí mismos, yendo más arriba de los pilares de tradición, honor, disciplina y excelencia establecidos por la escuela; subiéndose a los pupitres de los alumnos. ¿Para qué? Las cosas se ven diferentes desde otra perspectiva, no sólo se puede ver hacia adelante o atrás, sino hacia arriba, abajo y los lados. Esa es la lección que los alumnos debieron aprender: las cosas se ven diferentes desde arriba; si no lo crees, pruébalo.


Una vez vistas las cosas desde otra perspectiva todo cambia y nos volvemos diferentes, podemos caminar con un aire ridículo pero orgulloso, ya que a fin de cuentas será nuestra forma de caminar. Según nuestro apreciable profesor, todos necesitan ser aceptados, eso está claro, pero a fin de cuentas nuestras manera de hacer nos pertenece, sólo nosotros decidimos cómo hacer las cosas, que camino tomar y el rumbo al que vamos, aunque el resto de la manada este en desacuerdo, somos únicos y no debemos detenernos sólo por que alguien no esté de acuerdo.



lecciones de vida 3



3. Las palabras importan


En esta nueva era donde ser positivo es parte de las tendencias para una vida mejor, nos hemos llenado de información que nos dice que la forma de ver y decir las cosas influyen en el sentido en que las cosas suceden. Sabemos que lo negativo atrae lo negativo, pero sobre todo que nuestra forma de hacer frente a los problemas influye seriamente en el futuro. Ser pesimista vuelve las cosas peor, y expresarnos erróneamente provoca que atraigamos la misma situación una y otra vez. ¿Pero cómo aprendimos esta lección durante la película? Muy sencillo, con poesía.


Nuestro personaje nos dice que elegir las palabras adecuadas vuelven a un poema extraordinario, en lugar de decir cansado podemos decir exhausto, y en lugar de triste podemos decir deshecho. Si bien Keating nos dice sarcásticamente que el lenguaje se hizo para conquistar a las mujeres, podemos darnos cuenta de cómo simples detalles pueden crear la diferencia para que algo se vuelva hermoso.


4. La valentía y la prudencia son armas que deben elegirse con cuidado


Interpretar correctamente las lecciones no es tarea fácil, todos tenemos perspectivas y experiencias que nos hacen ver las cosas de manera distinta, por lo tanto entendemos las cosas de forma diferente. Esto complica un poco las cosas. Sobre todo al momento de entender la metáforas, ya que las lecciones de nuestro querido Profesor Keating no siempre son del todo literales. Este es el caso de Charlie Dalton, que al demostrar su forma tan libre de ver la vida provoca la ira del resto de sus maestros. No fue del todo culpa de él, sino a su mala interpretación de Carpe diem. Sin embargo, todo queda muy claro al conversar con su estimado maestro, dándole una importante lección para todos aquellos espíritus rebeldes con ganas de expresarse. "Hay momentos para el valor y otro para la prudencia. El que es inteligente, sabe distinguirlos".



lecciones de vida 4



5. Forja tu camino y sigue tus pasiones.


En un mundo donde las voces de estos jóvenes con alma de poetas son calladas por los planes que sus padres tienen para ellos, todo se vuelve complicado. Es difícil saber lo que se quiere cuando se es presionado para ser lo que alguien más desea para ti; sin embargo, hay alguien que está dispuesto a enseñarles el camino de la libertad y a animarlos a dejar que sus pasiones formen parte de su ser a tal grado que se les note al caminar.


No tengas miedo a equivocarte, sigue tus pasiones, libérate, es la más valiosa lección del profesor Keating, tocando para siempre la vida de sus alumnos. El tutor llevó dar clases al siguiente nivel, no sólo dejando muy en claro las básicas lecciones del libro de poesía, sino añadiendo poesía a cada una de las acciones en la vida de sus estudiantes Se ganó el respeto de sus alumnos liberándolos de lo que debían ser para convertirse en lo que querían ser.


**


Son muchos los detalles que componen una gran película, pero cuando además refleja los sentimientos de toda una sociedad se convierte en una joya que puede llegar a influir en la manera de pensar y quizá revolucionar algunas ideas que antes no compartíamos. Aquí te presentamos otras 12 películas para entender el orgullo LGBT; o si la literatura es tu hitcon estos libros podrás comprender los derechos de los homosexuales a través de la historia.



Eduardo Rodriguez

Eduardo Rodriguez


Colaborador
  COMENTARIOS