Qué significa ser humano y otras lecciones que aprendimos de "Blade Runner"

Lunes, 25 de junio de 2018 16:55

|Cultura Colectiva
blade runner

La grandeza de la película original yace en el conflicto moral que nos arroja a la cara: ¿qué es lo que nos hace humanos?



Blade Runner plantea una pregunta antiquísima en un ambiente futurista, apocalíptico —como parece ser imaginado todo futuro— en el que la humanidad se encuentra en un estado de degradación total. El planeta prácticamente está muerto, sus recursos agotados, incluso las especies animales cuya existencia damos por sentada hoy en día, ya no existen. Lo que sí existe en el futuro de la película de 1982 situado en el año 2019 —da miedo pensar que tan cerca estamos de la ficción— es que la humanidad ha sobrevivido gracias a la tecnología y a la capacidad de crear vida. Se trata de seres artificiales creados a partir de la manipulación genética, llamados replicants, idénticos a los seres humanos en todo, excepto en tres aspectos:

  1. Poseen fuerza y resistencia mucho mayor a la de los seres humanos
  2. Fueron creados adultos, no tienen niñez, y por lo tanto no maduraron de forma natural, con todo lo que esto implica
  3. Están diseñados para vivir solamente cuatro años


La raza humana los utiliza como esclavos para llevar a cabo tareas que la humanidad no desea, como las de ser esclavos sexuales, empleados domésticos, etcétera. Pero su uso principal es el militar. Los replicants son utilizados como la fuerza detrás de la colonización de otros planetas y las guerras que esto pueda provocar. Es importante señalar que en el mundo de Blade Runner, a diferencia de muchas otras historias de Ciencia Ficción, no aborda la posibilidad de que en este futuro exista la convivencia con razas alienígenas o incluso de la existencia de robots que realicen el trabajo de los humanos. En este universo narrativo estamos completamente solos, con nuestra naturaleza y nuestros demonios. Todo lo que nos acompaña en el mundo es artificial, incluso los animales que vemos en la película son creaciones genéticas, lujos.



blade runner 1



Es en este punto donde yace la grandeza de la película original, en el conflicto moral que nos arroja a la cara. Uno que, como mencioné, nace de la pregunta más antigua que podamos imaginar: ¿qué es lo que nos hace humanos? En la película se plantea que algunos replicants cansados de que los humanos los utilicen como objetos para hacer el trabajo sucio, se rebelan. Matan a sus captores en las colonias espaciales y huyen a la Tierra para esconderse y tratar de vivir. Esto no es posible, pues son propiedad de la empresa que los creó, misma que desea “retirarlos” y emplea a los blade runners, los cuales son una especie de agentes de la muerte, que los cazan y los ejecutan.


La razón es que los replicants empiezan a mostrar rasgos de humanidad, como la conciencia de su propio ser; a experimentar la esperanza, el amor, el porvenir. También desarrollan una disposición a la desobediencia y al cuestionamiento de órdenes, lo que por razones obvias no puede ser aceptado, pues significaría que toda la línea de producción, y por ende la fuerza laboral, se vería comprometida. Su caza es justificada por el hecho de que no son seres humanos; no nacieron del vientre de una mujer humana, no son hijos de alguien, no tienen recuerdos infantiles que les moldeen la personalidad. Son ingenuos como un niño en cuerpo de adulto. Ante la humanidad decadente que exalta el filme, simplemente no son humanos, aunque luzcan como ellos. No obstante, en el transcurso de la película, los replicants muestran más “humanidad” que los mismos humanos; más bondad hacia otros, compasión, cariño, preocupación por la tierra que los alimenta, conciencia de su entorno, ganas de vivir, “alma” —pese a que la premisa plantea que los replicants no tienen alma. He ahí el dilema.



blade runner 2



Según la tradición cristiana, el pecado se hereda de generación en generación a través del nacimiento. No podemos escapar de él, pues nuestros padres nos lo heredan y así sucesivamente, haciéndonos esclavos del pecado. Partiendo de lo anterior, si los replicants no nacen del vientre de una madre, y poseen todas y cada una de las características biológicas que los harían humanos, ¿podría ser que ellos sean más humanos que nosotros mismos? ¿Sería su persecución la reacción lógica de una raza consciente de su fin y su instinto de supervivencia tratando de aferrarse a algo que ya no es de ellos? Lo hemos visto en muchas películas, con diferentes argumentos pero el mismo dilema —Automata, Matrix, Yo Robot, por decir las más comerciales—, todas ellas sugieren la conclusión de que ya no somos merecedores del planeta en el que vivimos, nos lo hemos acabado y la evolución nos dicta que debemos abrir paso al más apto.





**


El texto anterior fue escrito por Jorge Maldonado.


**


La imaginación de los grandes cineastas nos puede llevar a conocer futuros aterradores, pero si eres de los valientes que no se preocupan por el mañana, aquí te compartimos las 7 mejores películas de Ciencia Ficción que puedes ver en Netflix.



Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS