INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La brutal serie en Netflix que solo entenderán los expertos en psicología

27 de julio de 2018

Alonso Martínez

'Legion' es la serie más extraña e impresionante que se está produciendo actualmente. Usando elementos del universo de los X-Men, juega con la psicología y el rol de la locura en un mundo caótico.



Dicen que el Universo de Marvel es para la gente feliz, el de DC para los deprimentes, y que el de los X-Men (que aún es de Fox) es para los insanos.


Y es que, desde que ese último universo ha comenzado a definirse –separándose de los coloridos personajes de los Avengers en el cine– ha experimentado mucho más con sus personajes, con sus conflictos y la forma en que se desenvuelven y reflejan problemas que cualquier persona puede tener en la vida real.



Bajo esa idea nace Legion, una serie de X-Men que no menciona precisamente a los superhéroes, y que poco tiene que ver con las aventuras de Supergirl, Jessica Jones, The Flash o hasta Luke Cage, ya que no presenta a los personajes como salvadores ni antihéroes, sino que los muestra como personas con problemáticas psicológicas e intereses políticos independientes del resto de sus pares, usando como apoyo los elementos fantasiosos que ofrecen las historias salidas de los cómics.


Legion tiene como personaje principal a David Haller, y a su mente. Con eso nos referimos a que no sólo lo seguimos a él, sino a su complejo pensamiento, el cual se ve perturbado por lo que él cree es una enfermedad mental. El extraño hombre, que parece tener un pasado lleno de alcoholismo, excesos y disturbios, es internado en un hospital especial, donde intenta lidiar con su esquizofrenia, la cual le provoca visiones extrañas que le impiden pensar con claridad.




Aubrey Plaza, en una de sus mejores actuaciones, adopta el papel del sidekick pero a diferencia de otras obras, en Legion, ella no ayuda al protagonista, sino que lo empeora y podría ser parte del problema. Usando la piel de un amigo que aconseja no escuchar a todos los que quieren eliminar la enfermedad mental, adopta el rol de villana, pero es difícil verla como tal cuando es el único constante en la locura de Haller.



Desde el primer momento, Legion se encarga de mantenernos confundidos al igual que Haller. Sin una narrativa sólida, da saltos entre la realidad y la ficción hasta que no sabemos qué es lo que estamos viendo, ni cuál es el estado mental real del protagonista. Con escenarios que parecen una mezcla entre 2001: A Space Odyssey, de Kubrick, y el universo de los X-Men, la trama da una sensación de encierro e incertidumbre, de la cual desesperadamente quieren escapar los personajes. Visualmente atractiva, y tan compleja como un filme de Tarkovski, la serie de otro salto al usar la psicología, y no a los mutantes, como el elemento principal.


Utilizando bases del psicoanálisis, los personajes que buscan que Haller use sus poderes mutantes, tratan de analizar al personaje para saber qué es lo que le provoca tantas angustias y lo que lo atormentan. Hurgando en su pasado, su relación con sus padres, su ex novia, y hasta el vínculo que tiene con sus amigos, pretenden ayudarlo, pero descubren que su mente es más compleja y que incluso sus recuerdos podrían ser falsos, lo cual pone en cuestionamiento qué es lo que está definiendo al personaje y sus motivaciones. Este ejercicio es completamente nuevo a todo lo que se está viendo en la televisión, y de hecho, toda la historia es contada de un golpe, sin pausas ni respiros, lo cual la hace aún más relevante, en especial porque experimenta no sólo con las series de héroes, sino también con el formato.



Sin ningún tipo de ataduras al Universo de los X-Men en el cine, de igual manera, se toma la libertad de abordar distintas temáticas que sólo se ven de forma superficial en los cómics. Vemos cómo los poderes afectan de manera psicológica a las personas, su papel en la sociedad, los distintos tipos de ideologías que tiene cada "equipo" o "grupo social", e incluso se adentra en el efecto que tiene en las relaciones. Ya no es sólo el incómodo romance de Rogue con Ice-Man, sino una exploración profunda sobre la unión, la confianza, e incluso la violencia en ese tipo de vínculos.



Legion es el mejor trabajo de superhéroes en las series hasta la fecha y posiblemente el único que tiene la valentía de entregar algo distinto sin preocuparse por los fans, o por mostrar un lado políticamente correcto. Su única pretensión es hacer un análisis clave de la personalidad de los mutantes y los efectos que tienen sus poderes en su mente, y definitivamente no cualquiera podrá entenderla a primera instancia y necesitará verla más de una vez para comprender todo lo que sucede. Apenas llegando a su segunda temporada ya es un logro por sí misma, y sin duda servirá como un ejemplo para crear mejores cintas de héroes que nada tendrán que ver con Marvel y se acercarán más al cine de arte de Stanley Kubrick o Andrei Tarkovski.


Mira el trailer:









TAGS: Recomendaciones Netflix Series de tv
REFERENCIAS:

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Kieślowski, el bombero que se convirtió en un genio del cine 13 canciones que no sabías hablan sobre aborto Colectivo Diseño Mexicano: Venta de diseño y moda en la CDMX La misteriosa señal extraterrestre que podría probar que no estamos solos en el Universo Poemas de Nahui Olin, la mujer más libre y apasionada del arte mexicano Cosas extrañas que le suceden a tu cuerpo mientras duermes

  TE RECOMENDAMOS