PUBLICIDAD

CINE

‘Licorice Pizza’: 5 claves para entender que no es como todas las películas de amor

Y por eso ha conseguido distintas nominaciones en los galardones más importantes de Hollywood.

‘Licorice Pizza’ es una de las cintas que compiten a ‘Mejor Película’ de los Premios Óscar, y aunque algunos se han cuestionado la razón de ello, lo cierto es que dentro del filme hay un lado mágico que no la convierte en otra película de amor, y por eso ha sido aplaudida por la critica.

Si no crees en el amor, quizá esto no te convenza pero aquí te damos 5 razones por las que ‘Licorice Pizza’ es una cinta que nos hace reflexionar sobre las relaciones amorosas, más allá de los cuentos de hadas que nos ha hecho creer Hollywood durante años.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Dirigida por Paul Thomas Anderson, y protagonizada por Alana Haim (en su debut actoral) y Cooper Hoffman, ‘Licorize Pizza’ rompe con esquemas de Hollywood, remontándonos a California a los años 70 con el movimiento hippie y los cambios radicales en la sociedad, lo cual hay que analizar (con algunos spoilers).

La dirección de Paul Thomas Anderson

Paul Thomas Anderson lo volvió a hacer, nos dio una película que nos hace reflexionar sobre el amor y todo lo que ello conlleva, entre la sociedad, los cambios generaciones y los objetivos... y también el capitalismo (por más extraño que parezca).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lo hizo en ‘El hilo fantasma’ de 2017 con una trama situada en los años 50 de Londres, ahora en ‘Licorice Pizza’ se adelantó a los años 70 y a California, para darnos una visión más liberal del amor, una percepción vista desde los ojos de la juventud. Aunado al hecho de que no es concebido desde la tecnología, el Whatsapp y las videollamadas.

Para el amor no hay edad

Probablemente sea uno de los temas más comentados: la diferencia de edad entre los protagonistas Alana Kane y Gary Valentine, ambos con vidas diferentes en lo profesional, con sueños diferentes pero al final con un mismo objetivo, el de ser alguien especial en la vida.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aunque no es mucha la diferencia entre ellos de 10 años, nos demuestran que para el amor no hay edad pero a la vez nos enseñan que nunca eres lo suficientemente “grande” o “chico” para entender el mundo y creer en el amor.

Nada es casualidad

En la vida, nada es casualidad (o al menos así me gusta pensar). Las cosas pasan por algo y si no pasan, también es por algo, lo cual nos hacen ver Alana Kane y Gary Valentine, quienes se conocieron en el lugar menos esperado, en la circunstancia menos especial pero por una razón.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La belleza extraña

Sabemos que la belleza es subjetiva. En ‘Licorice Pizza’, Paul Thomas Anderson explora más allá de lo que Hollywood nos ha hecho creer durante años que es la “pareja perfecta” en el amor, el chico “galán” y la chica “deslumbrante” quedaron en el pasado, ahora se trata de ir más allá del aspecto físico.

Y nota: No estamos diciendo que los protagonistas “no son lindos”, sino que rompen los estereotipos de Hollywood, lo cual hace que la película sea más bella. Énfasis en Alana Haim y su debut en la pantalla grande que es simplemente encantador, haciendo que su belleza extraña se destaque inevitablemente.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Caminos separados, mismo objetivo

Cada quien va a su paso, y eso es algo que todos deberíamos aceptar. La edad no da más sabiduría. Alana Kane de 25 años no sabe qué hacer de su vida, mientras Gary Valentine de 15 años está seguro de lo que quiere lograr y lo hace. Cuando ambos se conocen, hacen la perfecta fusión para aprender uno del otro.

Por eso y más, ‘Licorice Pizza’ nos hace reflexionar sobre el amor de una manera poco convencional a la que no estamos acostumbrados, pues no implica la atracción física sino que va más allá entre la mentalidad y las metas en la vida.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD