5 falsos documentales que todo amante del cinismo debe ver

Lunes, 17 de abril de 2017 13:34

|Ciro Medina



Muchos arrugan el ceño cuando se les menciona que lo que están a punto de ver es un documental. Pareciera que la palabra, usada para definir un género dentro del cine que se sostiene con los hechos verídicos como una "realidad" documentada, generara cierto respeto, distancia, incluso rechazo. Lo cierto es que muchas veces se tienen una idea desacertada sobre este estilo, como si se tratara de un mero reportaje cinematográfico que muestra, regularmente con crudeza, un tema o una historia supeditada a un macrotema. Los trabajos de Michael Moore, por ejemplo, son una referencia para muchas personas, como bien lo pueden ser los trabajos de la BBC o los de MTV, sin ir demasiado lejos.


los falsos documentales
Fotograma de Zelig, de Woody Allen


Pero los documentales pueden variar tanto como las mismas películas de ficción pura. Los hay de toda naturaleza, enfoque, tono y estilo. De hecho, el "documental falso", que se desprende de lo que sería su principal rasgo, ha creado toda una categoría a partir de sus elementos. Un documental que no es documental, un mockumentary —unión entre los vocablos anglo mock (falso, broma, burla) y documentary (documental)—, una película que cuenta una historia como si fuera un documental. En torno de este tema, las referencias más emblemáticas son This is Spinal Tap (Rob Reiner, 1984) y Zelig (Woody Allen, 1983). El primero tal vez sea el más reverenciado y el que acuñó con más firmeza el estilo del género en el imaginario colectivo. Se centra en una banda de rock inglesa que parodia el entorno de las giras, el ego de algunas estrellas y el mundo de la música y los conciertos. El segundo es una obra exquisita de Allen, filmada en blanco y negro, sobre un hombre con la habilidad de cambiar su aspecto dependiendo de su entorno. El rasgo primordial (pero no el único ni el de siempre) de los falsos documentales es la parodia, el humor y, ¿por qué no?, algo de burla. La lista podría ser más extensa, pero a continuación te presentamos cinco falsas historias  esenciales que todo amante del humor absurdo debería ver por lo menos una vez en su vida.


I'm Still Here (Casey Affleck, 2010)





El actor Joaquin Phoenix se interpreta a sí mismo en este extraño filme. Después de culminar Two Lovers en 2008, decide anunciar públicamente que se retira de la actuación para perseguir una carrera como rapero. La producción exigió un tramo de realidad, por lo que Phoenix entró en personaje en su vida pública: se dejó crecer la barba y hasta saboteó varias de sus entrevistas para capturar escenas más auténticas. La cinta fue un fracaso de taquilla, pero es una joya escondida que vale la pena recordar para cuando llegue el momento adecuado.


Take the Money and Run (Woody Allen, 1969)





Un fanático absoluto de Allen con toda seguridad habrá visto esta hilarante parodia. Virgil (interpretado por Allen) es un criminal de poca monta, perdedor y torpe, que aspira al éxito de las maneras más absurdas. La película satiriza el mundo criminal al contar, en clave "documental", la vida y vicisitudes de Virgil mientras intenta cambiar su vida por medio del crimen.


C'est arrivé près de chez vous (Rémy Belvaux y André Bonzel, 1992)





También conocido popularmente como Man Bites Dog, este falso documental belga se enfoca en Ben (Benoît Poelvoorde), un asesino serial y su peregrinar por los pormenores de la vida cotidiana y su lado oscuro. El equipo de filmación, en cierto punto, se ve afectado emocionalmente, por lo que graban y comienzan a colaborar con Ben en sus crímenes. Una parodia más que ácida.


CB4 (Chris Rock, 1993)





Muchos falsos documentales engañan a los espectadores, pero al ver que Chris Rock está detrás y al frente (es protagonista) de esta obra, no hay duda de que va de chiste. CB4, en la tradición de This is Spinal Tap, parodia el mundo de la música y el espectáculo, pero desde la perspectiva de un trío de gangsta rap que se involucra con las personas equivocadas. Se basa en la agrupación N.W.A.


Drop Dead Gorgeous (Michael Patrick Jann, 1999)





En un pequeño pueblo de Estados Unidos, un certamen de belleza se lleva a cabo con cierta normalidad hasta que empieza a hacerse claro que alguien está dispuesta a mancharse las manos de sangre para quedarse con la corona. El aspecto "documental" sostiene una trama que mezcla humor, misterio y trazos del cine de suspenso o thriller. Actúan Denise Richards, Kirsten Dunst, Ellen Barkin y Amy Adams.

***

Esto fue sólo un abrebocas. Hay mucho más por ver. Sin embargo, durante los últimos años se han hecho falsos documentales que resaltan por su variedad temática y por su estilo cinematográfico.

REFERENCIAS:
Ciro Medina

Ciro Medina


  COMENTARIOS