INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Mitos sobre los huracanes que creímos gracias al cine

13 de junio de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

Hollywood es la industria experta en hacer de la destrucción un auténtico espectáculo, enseñándonos cosas equivocadas sobre la naturaleza.



¿Alguna vez te has hallado de frente con un huracán?


Al igual que los monstruos de gigantescas proporciones, las invasiones alienígenas y otros desvaríos propios del cine fantástico, los huracanes y demás fenómenos naturales han creado casi un subgénero. Desde remotos títulos como
The Hurricane
(1937) o
The Wizard of Oz
(1939) hasta producciones actuales que han devastado a ciudades enteras, los fenómenos naturales a escala apocalíptica son piezas constantes para despilfarrar millones de dólares y crear ciertos mitos en torno a ellos.



Toda la extravagancia del cine se disfruta como la fantasía que es, pero cuando interviene para crear imágenes que no corresponden a la realidad se puede convertir en un problema. ¿Cuántos niños no habrán deseado que su casa fuera levantada por un tornado para despertar en la Tierra de Oz como le sucedió a Dorothy, en 1939?


A continuación desmentimos los mitos más populares que la fuerza devastadora de un huracán ha generado entre los adictos al séptimo arte, al tiempo que mencionamos algunas de las cintas más populares en torno a este subgénero. Cierra bien tus puertas y ventanas porque se avecinan vientos y lluvias torrenciales:



Los huracanes pueden llegar a las ciudades (incluso las que están en el desierto) y causar monstruosas devastaciones



Generalmente son las zonas costeras las que sufren los embates de un huracán, pero eso no es pretexto para que las ciudades bajen la guardia ante la llegada de un fenómeno de tal magnitud, ya que pueden causar fuertes lluvias con inundaciones y vientos que hacen volar diversos objetos; sin embargo, jamás han sido tan destructivos ni han llegado a territorios improbables como se ve en cintas como
Category 6: Day of Destruction
(2004), donde los huracanes arrasan con todo a su paso en ciudades como Las Vegas, territorio poco proclive a padecer la presencia de huracanes.



-

Cuando el huracán ha pasado, la calma vuelve en cuestión de horas o días



Ocurre todo lo contrario: los afectados tendrán que sufrir varios días o semanas más por las inundaciones, las destrucciones, la ausencia de energía y agua, las probables enfermedades desatadas y lluvias que irán amainando poco a poco. Cuando los huracanes pasan, el cine siempre presenta un sol resplandeciente y un orden casi inmediato, lo cual está muy lejos de ser cierto en la realidad.


-

Los huracanes se hacen acompañar de otros fenómenos naturales al mismo tiempo




El día después de mañana

es una popular cinta en la cual todos los desastres naturales posibles ocurren al mismo tiempo debido al cambio climático: erupciones, lluvias, heladas, terremotos, tsunamis, tornados y, por supuesto, huracanes. Semejante panorama es improbable y jamás se ha registrado un caso similar desde que el hombre comenzó a guardar memoria sobre los desastres naturales.



-

Los barcos pequeños pueden sobrevivir a un huracán con poco equipamiento



Es posible, siempre y cuando las olas y las tormentas no sean colosales. En la cinta
A Perfect Storm
un grupo de pescadores se tiene que enfrentar a olas gigantescas en un mar bravo cuando se desata lo que los meteorólogos llaman la tormenta perfecta, la más colosal de todas en la cual nada puede sobrevivir a su fuerza. Vientos destructivos, lluvias torrenciales y monstruosos tornados es a lo que los pescadores, a bordo de un bote pequeño, se tienen que enfrentar de manera inminente. Si lo que se ve en la cinta fuera cierto, ningún bote con esas características saldría vivo.



-

Ningún huracán y tornado escupe criaturas antropófagas del fondo del mar



Aclarar que esto es un mito podría ser absurdo y ridículo, pero nunca está de más señalar esta clase de aberraciones.
Sharknado
es una parodia del cine de clase B que nos cuenta la historia de un huracán transformado en tornado que arroja a tierra firme a tiburones sedientos de sangre. La cinta se ha vuelto una franquicia que va resultando peor conforme avanza. Está de más decir que ningún animal marino resulta expulsado del fondo del mar durante un huracán o tornado y que de todas maneras no sobreviviría al estar fuera de su hábitat.



-

Disfrutar de este tipo de películas es válido, pues finalmente el cine no tiene que retratar la realidad de manera rigurosa, como ocurre también con algunas de las peores películas de ciencia ficción, mismas que carecen de toda base científica. El cine de serie B finalmente se permite prescindir de la realidad e ingresar altas dosis de fantasía para causar un efecto de sorpresa. A pesar de la fantasía que implica el género, siempre conviene hacer una clara diferencia entre lo ficticio y los rigores de la ciencia.


TAGS: Taste of cinema crítica cinematográfica cine
REFERENCIAS: Slash Films NJ

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

¿Anna Wintour deja Vogue? 32 fotografías de Arnold Veber que muestran la decadencia de un club nocturno en Rusia When You Stop Trying To Define Your Cultural Identity: 4 Things I've Learned Along The Way Películas en Netflix para hombres enamorados Errores que cometes al maquillarte con colores naturales y nude Los cuernos de Satán, el 666 y el origen de otros signos malignos que creó la Iglesia

  TE RECOMENDAMOS