INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Los mitos y realidades del episodio 12 de 'Luis Miguel'

8 de julio de 2018

Alonso Martínez

Llegando casi al final 'Luis Miguel' se mantiene con un alto nivel de calidad, aprovechando cada uno de los mitos que tiene a la mano.



Se dice la realidad supera a la ficción, pero en el caso de Luis Miguel, la serie, sucede lo contrario. Aunque los sucesos reales detrás de la historia del artista son complejos y duros, la forma en que la obra ha transformado la historia, ha dado como resultado uno de los mejores dramas del año.


Ya hemos hablado bastante de los ups and downs del reciente trabajo de Netflix, pero vale la pena repasarlo cada semana (como se acostumbraba antes de la era del streaming) para entender por qué suele acertar con sus tramas y por qué deberíamos dejar de preocuparnos por la realidad. Aunque puede que al final sí tengamos una respuesta de lo que sucedió con Marcela.



¡Luis Miguel es boricua!


Así declaraba el headline de la revista Vea, una de las publicaciones más famosas en Colombia, comenzando un escándalo muy breve sobre el origen de Luis Miguel. La edición fue lanzada el 26 de julio de 1992, por el Editor en Jefe Nelson Castillo, quien hizo una exhaustiva investigación para averiguar cuál era el origen del apodado "Sol de México". Contrario a como aparece en la serie, el escándalo explotó casi un año después de que el intérprete consiguiera su éxito más grande con "Romances" su álbum de boleros mexicanos, producido junto a Armando Manzanero (con quien tendría un quiebre en el futuro).


Aunque podríamos esperar que Luis Gallego haya sido quien comenzó el escándalo, en realidad no fue así, y de hecho, la revelación se hizo a unos meses antes de su fallecimiento, en un periodo en el que ya no pensaba en volver a relacionarse con su hijo. El descubrimiento lo hizo Castillo después de escuchar algunos rumores, y posiblemente después de enterarse que el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari le había otorgado la nacionalidad mexicana en 1991, dándole también un pasaporte legal (reemplazando su documentación falsa, que les había sido proporcionada por "El Negro" Durazo, personaje con un trasfondo de corrupción en la política.



Después de la publicación de Vea, sí hubo un pequeño escándalo que no duró demasiado, especialmente porque Luis Miguel siempre habló de sentirse orgulloso de ser mexicano y que, a pesar de haber nacido en otro país, se formó en México, lo cual ha repetido en incontables ocasiones. No hubo una conferencia de prensa, ni un ruido fuerte, pero la serie hace un buen trabajo mostrando una historia ficticia sobre un artista.


Un dato que podemos agregar es un comentario que fue revelado en uno de los documentales de Azteca TV, el cual asegura que el intérprete no estaba interesado en hacer un álbum de boleros ya que, decía era «música para viejitos». Sin embargo, la mayoría de los comentarios de los allegados al cantante siempre apuntan a que fue su idea crear ese álbum y que nadie esperaba que fuera un hit, así que terminaron sorprendidos al ver que superó las expectativas, convirtiéndose en un éxito internacional que llegó a Japón y otras naciones ajenas al habla hispana.




Un motivo


A pesar de que es una obra de ficción, Luis Miguel podría dar un gran acierto al mostrar el posible motivo que tuvo Luis Rey para desaparecer a Marcela Basteri. En el libro biográfico autorizado de Javier León Herrera, el autor no hace una conexión clara pero las fechas que menciona podrían revelar la verdad detrás de ese misterio.


En el libro, el autor menciona que fue en 1986 cuando Luis Miguel estaba a punto de ser parte de la disquera WEA, dejando atrás a EMI. En ese periodo, Marcela estaba en Italia y aunque parecía mejorar, recibía llamadas de su esposo, quien le insistía que viajara a Madrid para firmar «unos papeles» de Mickey, y ayudarle con su pasaporte. Ella no estaba segura de qué quería el hombre y su familia temía que viajara con él, por lo impredecible que era.



Es posible que esos papeles sí estén vinculados con el proceso de contratación de WEA, pero aquí entra otro elemento en juego: el motivo. Marcela era dueña de la mitad de todas las propiedades de Luis Miguel, ya que compartían la patria potestad del joven, así que también se sentía segura que Gallego no tendría el control de todo lo que poseía el intérprete.


Con eso en mente, podemos pensar que Gallego necesitaba que Marcela desapareciera, no sólo para entrar a WEA sino para poseer los bienes del artista. Esos hechos que pudieron haber sido pasados por alto por periodistas como Herrera quizá nos den una respuesta clara de lo que le sucedió, haciendo de la ficción una gran ayuda para entender la realidad, aunque no sea contada de forma exacta, en eso radica el logro más grande de la serie.



-


El último episodio está a una semana de distancia, y con su llegada quizá veamos el cierre de un ciclo que, si no nos da respuestas, al menos hará que Luis Miguel sirva como ejemplo para otras biopics o bioseries. Es decir, algunos malos intentos usan los hechos de la vida de una persona para exagerar el drama y las transforman para querer mostrar una realidad, pero este trabajo de Netflix ya probó que no busca contar una realidad sino crear una trama contundente a partir de los hechos y los mitos. Esperamos con ansias el final de esta temporada.


TAGS: Netflix Series de tv crítica cinematográfica
REFERENCIAS:

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Poemas de Nahui Olin, la mujer más libre y apasionada del arte mexicano Cosas extrañas que le suceden a tu cuerpo mientras duermes Xicoténcatl: el guerrero tlaxcalteca que se negó a aliarse con los españoles y lo pagó con su vida Razones por las que saltar la cuerda es el mejor ejercicio que puedes hacer 15 fotografías de BTS que muestran por qué amamos a los Oppas coreanos Nike Sport Pack: Cultura urbana hecha ropa deportiva

  TE RECOMENDAMOS