American Animals, la historia de 4 jóvenes que cometieron uno de los robos más importantes del mundo del arte

Algo tienen las películas que se basan en hechos reales y con esta reseña de la película American Animals, dirigida por Bart Layton, los cinéfilos conocerán el caso real de uno de los robos más importantes del mundo del arte y literatura.




Durante la filmación de la película American Animals, a los actores no se les permitió conocer a las personas reales en las que se inspiraron sus personajes a fin de que no se desdibujara la visión del director. Algo tienen las cintas que se basan en hechos reales. Los adioses, la película más reciente sobre Rosario Castellanos, por ejemplo, aborda una mirada diferente, mucho más íntima, sobre la escritora mexicana. En otros caso, ciertas obras, como American Animals, pueden cautivar con un enfoque distinto, tal vez anclando en su narrativa.

“Todos quieren ganar la lotería, pero nadie compra el ticket”. Con esta premisa nos dirigimos a lo que es y lo que representa la película American Animals, dirigida por Bart Layton y protagonizada por Evan Peters y Barry Keoghan, la cual muestra un caso real de uno de los robos más importantes del mundo del arte y literatura.

 


Este filme cuenta la historia de cuatro jóvenes “extraordinarios”, que tuvieron la audacia de cometer uno de los robos que muy pocas personas habrían pensado en ejecutar en toda su vida. Pero primero debemos hablar sobre los dos personajes que fueron las mentes maestras para llevar a cabo esta intrincada misión: Warren Lipka, interpretado por Evan Peters, un joven estudiante con una beca deportiva, quien no tiene muy claro su futuro. Pero una cosa para él es cierta, y es que va a ser extraordinario. Por otra parte, está Spencer Reinhard, personificado por Barry Keoghan, amigo de Warren y el que inicialmente insinúa la idea del robo.



Es interesante la visión que tuvo Layton para esta película, ya que a diferencia de otras, que son basadas en hechos verdaderos, ésta te muestra dos lados: la adaptación de los actores a la pantalla y las confesiones de los que de verdad estuvieron implicados en el crimen. Al tiempo que relata cómo fluyó la situación y cómo ellos la vivieron.

El uso de las transiciones fue más que impecable por los cambios rápidos entre la cinta y las declaraciones, tanto así que, aunque la película está basada en un género de drama y crimen, como espectador puedes sentir un poco de gracia por cómo abordan los distintos escenarios y de cómo ocurrió lo relatado.



Mientras la película American Animals avanza, se puede apreciar mediante ensayo y error las personalidades de los dos protagonistas. Tenemos a Warren, que es el líder, pero como se deja llevar por su imaginación, empiezan a ocurrir los problemas. Spencer, por el otro lado, es como el outlaw, el que duda sobre si realizar el robo, aunque irónicamente fue su idea.

Para poder completar el robo, los "héroes" buscan ayuda externa. Aquí es cuando se unen Chas Allen, algo así como el planificador de la operación, y Eric Borsuk, quien se encarga de la huida del equipo.



Lo más importante que se refleja en la película American Animals no es tanto las actuaciones de los actores o inclusive el acto que cometieron estos cuatro jóvenes estudiantes. Esta película puede verse desde otro ángulo, y se ve reflejado con las declaraciones de los implicados. En ese sentido, Bart Layton incorpora con esta película una interesante narrativa para crear un filme más interactivo, y así no perder el hilo en la historia. American Animals es una demostración pura y sin censura del remordimiento y el dolor que causaron estos jóvenes "extraordinarios". Más que contar una historia, esta película sirve como un método de redención para los cuatro implicados y posiblemente una forma de desahogo para las víctimas y para los familiares de los estudiantes.



Texto escrito por Oscar Sayago


***

Después de ver la película American Animals, puedes echarle un vistazo a El reencuentro, la cinta en la que la muerte también nos enseña a soltar y a perdonar.


Referencias: