INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La mujer que ahorcó a su amante como la forma perfecta para llegar al orgasmo

October 28, 2017

Alonso Martínez

Sada Abe y su pareja compartían un gusto por el orgasmo a través de la estrangulación. Su amor concluyó con la muerte de él y la mutilación de su pene...


«Maybe she loved him too much»


Sada Abe le cortó el pene a su amante después de matarlo. No lo odiaba, no sentía desprecio por él; todo lo contrario. Lo amaba de una manera insana. Para ella, él era su mundo entero. Nadie más podía comprenderla, ni una sola de todas las personas que conoció a lo largo de su vida le entregó lo mismo que él. Sada guardó el miembro en su kimono y se retiró de la habitación que aún olía a sangre, sudor y a los orgasmos que tuvieron antes de que muriera el sujeto. La mujer intentó tener sexo con sólo el pene, pero no pudo. Fue entonces cuando la policía llegó y la tomó en custodia.


Pero, ¿cómo es que sucedió todo?



¿Cómo es que el amor hace que una mujer asesine a su amante y le mutile el pene?


La historia de Sada Abe es motivo de leyenda en Japón, a pesar de haber sucedido hace menos de 100 años. Nacida en 1905, desde pequeña se interesó en las artes y decidió convertirse en geisha. Sin embargo, distintos factores y una vida difícil la llevaron a convertirse en prostituta (de forma ilegal) y eventualmente en una mistress para algunos hombres adinerados. Los testimonios de los hombres que la conocieron afirmaban que era una mujer con un apetito sexual que era difícil de complacer y que tenía distintos problemas emocionales provocados por su entorno y los problemas que le provocaba su condición socioeconómica. La mujer se hizo amante de un hombre que la envió a trabajar como aprendiz en uno de sus restaurantes; fue ahí donde conoció al personaje que la llevaría casi a la locura.



A partir de este punto todo es narrado en la icónica cinta In the Realm of the Senses, uno de los retratos más fieles y explícitos de la relación entre Sada y Kichizo Ishida, el hombre al que asesinó después de tener una relación tan pasional que los llevó a alejarse del mundo por días enteros.


El filme, controversial desde su concepción en 1976 por presentar escenas de felación y de sexo explícito no simulado entre los protagonistas, sigue los hechos posteriores a su primer encuentro. Una vez que Ada abandonó al hombre que la mantenía, comenzó a interesarse en Kichizo y tanta fue su atracción que casi de inmediato decidieron ir a un love hotel para tener sexo. Aunque tenían planeada sólo una corta sesión, la pareja estuvo encerrada por cuatro días enteros. Al día siguiente que volvieron a sus vidas, fueron a otro hotel y así sucesivamente hasta que pasaron dos semanas.



Sada y Kichizo pasaron 15 días juntos. Sin embargo, sus encuentros sexuales (acompañados de alcohol) no eran tradicionales. La pareja experimentaba de distintas formas y con la energía sexual de Sada, era imposible para él alejarse de sus insinuaciones y su manera salvaje de entregarse al sexo. La mujer declaró después:


«Es difícil decir exactamente qué era lo que tenía de bueno Ishida (Kichizo). Era imposible decir algo malo sobre su imagen, su actitud, su habilidad como amante, la forma en que expresaba sus sentimientos. Nunca conocí aun hombre tan sensual».



In the Realm of the Senses logró representar a detalle la obsesión que se generó en ambos personajes durante sus encuentros sexuales. El trabajo de dirección de Nagisa Oshima y la cinematografía de Hideo Ito evocan erotismo en cada sesión amorosa que tienen los personajes. Con un fantástico manejo de cámaras, simbolismo y los elementos visuales, revela lentamente cómo la psique de ambos se une de manera sobrenatural sólo por el hecho de que logran entenderse en ese plano carnal y sensual tan profundo del ser humano.


El momento de la cinta (y de la vida real) que define a Sada es cuando comienza a estrangular a Kichizo y él a ella. Ambos lo usan como una herramienta para llegar al orgasmo y para disfrutar el sexo aún más. Según el filme y el trasfondo de la mujer, ella comenzó a ser más celosa con él y a obsesionarse, por ese motivo, cuando él regresó a su casa, ella pensó en asesinarlo con un cuchillo de cocina, pero cuando lo intentó no pudo. Sin embargo, al poco tiempo de volver a estar juntos y de experimentar aún más con la estrangulación, el hombre comenzó a tener problemas. En un momento su rostro se quedó paralizado y decidió tomar calmantes. Al dormir, ella tomó una prenda y lo asfixió hasta la muerte.



No lo hizo por odio. De hecho, en algún punto ella pensó que él le estaba pidiendo que lo matara. Una vez que el hombre perdió la vida, la mujer decidió cortarle el pene. Con la sangre que quedó, escribió en la pierna de su amado «Sada, Kichi, los dos juntos para siempre», como prueba de que lo quería más que a nadie en el mundo. Para ella, él era el único que la entendía y quería que estuvieran eternamente unidos. Tomó su pene, lo guardó, fue a pedirle disculpas a su examante, pues sabía el escándalo que causaría el asesinato, intentó tener sexo con el miembro y planeó su suicidio. Sin embargo, después de que unos policías la identificaran, la mujer se entregó.


-


Cualquiera que desee entender los motivos de Sada Abe por cometer su crimen deben ver In the Realm of the Senses. Es un trabajo excepcional con un impacto cinematográfico innegable que hace aún más poderoso el relato de ese amorío que terminó en tragedia. Lo único que quería Sada era estar con su amado y que él no estuviera con nadie más. Sin embargo, acabó sola, señalada por la gente y siendo un ícono de un amor pasional que simplemente llegó demasiado lejos.


Mira el trailer:


TAGS: Sexo Recomendaciones Amor
REFERENCIAS:

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Fotografías de la deformación canina provocada por el egoísmo humano The Best, The Interesting, And The Please Don't Outfits Of The MTV VMAs 2018 7 frases de la carta del Papa Francisco sobre los menores víctimas de sacerdotes pedófilos Por qué tener bebés fue la peor tragedia de mi vida Dónde están las Voyager ahora mismo y quién recibirá su mensaje Johann Mergenthaler: ¿Qué hace un curador en una feria de arte y fotografía contemporánea?

  TE RECOMENDAMOS