La mujer que peleó contra el mundo para vengar la violación de su hija

Martes, 23 de enero de 2018 9:11

|Alonso Martínez

'Three Billboards Outside Ebbing, Missouri' es una obra necesaria para entender los tiempos violentos que nos persiguen.



Mi hija Angela fue asesinada hace siete meses.

Me parece que el departamento de policía está muy ocupado torturando a la gente negra como para solucionar los crímenes de verdad.



—Three Billboards Outside Ebbing, Missouri



En los últimos años, no hay una película tan brutal que nos haya hecho salir con una sonrisa, completamente felices, más que Three Billboards Outside Ebbing, Missouri. Y no es por su final, precisamente, sino porque es un filme tan sorprendente, crudo y triunfal, que es imposible no sentirse alegres de que exista semejante obra.


Pero, ¿cómo es posible que una historia sobre una mujer vengando la violación de su hija nos haga salir regocijando de la sala de cine?


Eso es lo que todos tienen que ver.


Mil 297 feminicidios fueron registrados en México, sólo de enero a septiembre de 2017, lo cual significa que la cantidad con la que terminó el año se acerca a los dos mil. Se cree que existe un gran porcentaje de asesinatos que no son calificados como feminicidios, así que en realidad ese número es más grande.



En la gran mayoría de los casos, al menos en México, los criminales que asesinan, violan o torturan a mujeres rara vez son capturados. Pocas son las veces en las que los familiares de alguna víctima pueden decir que el responsable de su muerte ha recibido un castigo justo. ¿Cómo seguir despierto, sabiendo que un sádico criminal sigue viviendo de forma normal, mientras que su víctima sufrió una muerte horrenda?.


«VIOLADA MIENTRAS MORÍA


Y AÚN NO HAY ARRESTOS


¿CÓMO, OFICIAL WILLOUGHBY?»



Dicen en letras grandes los tres espectaculares que compra Mildred Hayes, siete meses después de que su hija fuese violada mientras moría por las llamas que la consumían.


Martin McDonagh es el director de este trabajo que no sólo es un impactante drama, es una dulce comedia y una historia de reivindicación que trasciende en nuestros días. El guión que bien podría compararse a un western clásico, sigue a Mildred enfrentándose al departamento de policía de Ebbing, el lugar en el que vive. En una lucha que no es lejana a un juego de ajedrez; y aunque el mundo parezca estar en su contra, el odio que tiene en el fondo por lo que le sucedió a su hija, es la fuerza que la hace continuar sin importar los obstáculos que se le impongan.



El guionista y director no se aleja de su estilo marcado en In Bruges y Seven Psychopaths y lleva su humor negro a otro nivel, implementándolo en un pueblo de Estados Unidos aún marcado por el racismo y la ignorancia. Entre los enfrentamientos metafóricos, existen decenas de líneas de diálogo que entre chistes e ironía, revelan más sobre la naturaleza de cada persona y cómo es que nacen los pensamientos que los motivan a seguir adelante.


Frances McDormand interpreta a Mildred, en la que posiblemente es la mejor actuación de su carrera. Su mirada que sintetiza indiferencia, preocupación y desprecio, sigue constantemente al resto de los personajes, revelando sus debilidades. La fuerza de la actriz se traslada al papel, provocando un genuino terror en todos aquellos que se cruzan en su camino, especialmente en el oficial Dixon (Sam Rockwell), quien representa todo lo que Mildred desprecia. La mezcla entre ambos y Woody Harrelson (Willoughby) indudablemente son los responsables de que la obra haya ganado el Globo de Oro.



El score, el soundtrack y la fotografía son dignas de un western de Clint Eastwood. Aunque otras obras este año se enfocaron en explotar el aspecto visual para crear piezas maravillosas, McDonagh se conforma con mantenerse tradicional y explotar por completo las expresiones de sus personajes, dándole libertad a los actores de inventar líneas en las escenas y de expresarse a través de la música. Todos los giros y secuencias de tensión son manipulados de tal manera que en todo momento entendemos lo que están sintiendo los personajes; nos frustramos, odiamos, reímos y amamos, tal como en la vida real. El director sabe cómo funciona la realidad y no se conforma con menos, dando como resultado una genuina obra maestra.


Indudablemente, el comentario social es lo que hace de esta película tan importante y relevante. La protagonista está sola frente al mundo y se ve obstaculizada por el machismo, y la idiotez de las autoridades (lo cual es extremadamente familiar para el mexicano). Aunque ella parece ser una amenaza, contraataca demostrando que el verdadero mal se encuentra en la ineficiencia de la policía, en la ignorancia de la ciudadanía y en pensar que una mujer es extremista por comprar tres espectaculares para tratar de encontrar el asesino de su hija o forzar a los demás para que lo hagan. Mildred es una heroína de nuestros tiempos, es una figura digna de admirar y que representa la fortaleza femenina y el estado mental que una mujer puede adoptar después de sufrir una pérdida a manos de la brutalidad masculina.



Todo el enojo y la frustración que tenemos como consecuencia de los constantes feminicidios y el machismo aún latente en nuestros tiempos son representados de manera magistral en Three Billboards, la cual no sólo es la cinta del año, posiblemente es de la década y sin duda es un punto alto en la carrera de McDonagh. La realidad que aparece en pantalla es difícil de ver, especialmente para los mexicanos y el director lo facilita a través de un guión inteligente y nada ingenuo. En definitiva, es una obra maestra que el mundo entero debe ver para comprender por qué el feminismo importa y por qué hablamos de feminicidios y no de homicidios: porque ellos no son asesinados sólo por ser hombres.


Mira el trailer:


Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS