10 películas de culto que te harán una persona más interesante

Viernes, 24 de noviembre de 2017 11:11

|Alonso Martínez

Una película no te hace más interesante. Tú mismo lo haces al mirar el cine desde otra perspectiva, y estos filmes te obligan a hacerlo.



Qué absurdo suena aquello de «ser una persona más interesante». ¿Quién realmente lo es? De cualquier manera todo es subjetivo.


Puede que a algunas personas les parezcas interesante y a otras no. No existe forma de convertirte en alguien con el que todos querrán hablar. Sin embargo, el arte tiene una forma de darnos diferentes perspectivas sobre la vida, nos motiva a adentrarnos en diferentes partes del Universo, en la psique de las personas, convirtiéndonos en una especie de biblioteca que puede hablar sobre múltiples asuntos sin parecer aburrido en ningún momento.


Si a nuestro interlocutor le parece interesante o no, depende de su propia personalidad.



Por ese motivo listamos los siguientes filmes. Grandes obras que profundizan en diferentes áreas de la vida y del trabajo cinematográfico. Mientras que el mundo entero mira cintas como Transformers, Rápidos y furiosos o cualquier comedia vacía, estos trabajos enriquecen nuestra visión. Muestran perspectivas desconocidas y nos hacen interesarnos en algo más que la simple historia. No tratamos de decir que te harán más interesantes, sino que probablemente hablar sobre ellas te ayudará a descubrir un lado de tu mente que desconocías.


-

Une femme est une femme (1961)

Jean-Luc Godard



«Deberíamos boicotear a las mujeres que no lloran».


Une femme est une femme es uno de los trabajos más ignorados del reconocido director Jean-Luc Godard, pero también es de sus mejores obras. En una especie de homenaje y burla hacia el cine musical de Hollywood, el cineasta francés presenta a un personaje femenino absurdo, que refleja cómo percibían a las mujeres los hombres de esa época; traviesas, traicioneras, e interesadas sólo en el matrimonio. La cinta refleja esa visión torpe y machista, mientras entrega una historia que mezcla realismo con diálogos poéticos acompañados de su estilo peculiar fotográfico, que influyó a gran parte de los cineastas independientes de la época actual. Mirar la profundidad de la obra, y observar la crítica a la sociedad es más que suficiente para disfrutarla por completo y entender por qué es una de las mejores películas que abordan el feminismo desde un lugar poco esperado.



-

Fando y Lis (1968)

Alejandro Jodorowsky



«El árbol se refugió en la hoja, la casa en la puerta y la ciudad en la casa [...] Desde entonces tuve que hacer un esfuerzo para no refugiarme en mis manos».


Esta es posiblemente una de las más grandes obras del surrealismo en el cine, y también el trabajo más ignorado de Alejandro Jodorowsky. Fando y Lis, escrita por el genio del arte Fernando Arrabal, sigue a los dos personajes principales en la búsqueda de un lugar mágico, llamado Tar; sin embargo, en el camino se encuentran con diferentes pruebas y sucesos que, aunque no parecen del todo lógicos, hablan sobre la psicología de los personajes y revelan sus motivaciones. Dirigida con un fuerte enfoque hacia el detalle, el trabajo resulta perturbador, ya que parece mostrarnos la crudeza de la naturaleza humana, la destrucción a la que nos lleva el amor y aquella búsqueda de la felicidad que podría llevarnos hacia ninguna parte. Sin duda es el mejor trabajo del realizador y aunque tardemos en entenderle, todo lo que necesitamos saber sobre la vida se encuentra en las líneas de su guión.



-

Crónica de un desayuno (2000)

Benjamín Cann



«Voy a cambiar las llantas... Las cuatro... Estas no me han llevado a ninguna parte».


Aunque este filme fue tachado de malo y pretensioso por la crítica mainstream mexicana, lentamente se ha ganado un fuerte seguimiento de culto, ya que mezcló a la perfección el teatro, el surrealismo y una historia original con un espíritu absolutamente mexicano.


Es una mañana cualquiera en un hogar de México en el que un padre distanciado regresa a su hogar sólo para encontrarse con el desprecio y la confusión de sus hijos, y el amor incondicional de su esposa. Ese es el simple escenario en el que hacemos un análisis psicológico de cada uno de los participantes, en el que el contexto cultural que crecieron es el elemento más importante. Simultáneamente, otras historias se desenvuelven en ese mismo edificio, las cuales hablan sobre el machismo en México, nuestra necesidad de sentirnos amados y la insignificancia de la existencia una vez que superamos los 25 años. Es un trabajo esencial para cualquier fanático del cine y sin duda ofrece un vistazo diferente hacia el cine que se produce en esta nación.



-

Freaks (1932)

Tod Browning



«Te aceptamos. ¡Una de nosotros! ¡Gobble, gobble!»


Una película legendaria que aún es mencionada como de las más grandes obras de toda la historia. Fantásticamente dirigida, Freaks está protagonizada por genuinos personajes salidos de distintos circos, quienes participan en una historia común, pero a su vez perturbadora. Una artista del trapecio decide casarse con un "fenómeno" sólo por su herencia; al enterarse los amigos del novio, deciden transformarla en una de ellos para mostrarle una lección. El trabajo es una mezcla de surrealismo y drama llevados a su máxima expresión. Es tierna en momentos, violenta en otros, pero en general es un relato que incluso después de verlo 10 veces, es posible de alterarnos los nervios. La fotografía y la temible música que acompaña cada uno de los pasos de los involucrados se queda en la mente, causándonos un verdadero pánico que nunca imaginamos podría apoderarse de nosotros.



-

Monty Python and the Holy Grail (1975)

Terry Gilliam



«No nos asustan, cerdos perros ingleses. Vayan y hiervan sus traseros, hijos de personas tontas. Me sueno la nariz ante usted, tan llamado "Rey Arturo", tu y tus tontos ca-balle-ros ingleses».


No existe una comedia que se parezca un poco a Holy Grail del grupo de actores de Monty Python. En ningún momento la cinta cobra sentido y todo lo que aparecen son chistes que hacen burla al pasado y al presente de la sociedad. Contando una versión rara de las aventuras del Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda, estos personajes se ríen de la historia y demuestran cómo sería la vida si todos actuaran como lo hacemos en la actualidad. La comedia se encuentra en todos lados, desde sus caballos invisibles, hasta los chistes sonoros, pero más allá de eso, es el estilo cinematográfico que juega con las imágenes lo que da como resultado algunas de las escenas más hilarantes en la historia. Es necesario verla para comprender el pasado y la actualidad del humor británico y es una cinta esencial que, así seas fanático de la comedia o no, debes mirarla al menos una vez.



-

Sedmikrasky (1966)

Vera Chytilova



«Eso es lo que no entiendo. ¿Por qué la gente debe decir "Te amo? ¿Sabes? ¿Por qué no podemos decir, por ejemplo, "huevo?»


No existen palabras para definir o comenzar a describir esta legendaria película adelantada a su tiempo. Las Margaritas, como sería su título en español, es un caos de inicio a fin, sigue la vida de dos jóvenes mujeres libertinas que se burlan de los hombres, se quejan de la política y sólo quieren divertirse. Es una surrealista carta de amor hacia el feminismo que sirvió como un parteaguas visual para la experimentación cinematográfica y que influyó en todos los clichés de la era moderna; la multicitada cultura hipster. El comentario social es brutal, pero está escondido entre las risas, la diversión y la sensualidad de ambas mujeres. Cuenta con algunas de las secuencias más icónicas del cine checoslovaco y sirve como prueba de la genialidad del cine que se producía en la eurasia de ese tiempo.



-

American Splendor (2003)

Shari Springer Berman & Robert Pulcini



«¿Por qué todos tienen que ser tan estúpidos?»


Harvey Pekar fue uno de los escritores más importantes del siglo XX y la única razón por la que el mundo no lo conoce es porque sólo se dedicó a crear cómics y porque no era una de las personas más amigables en el planeta. Este filme cuenta su historia desde su propia perspectiva y voz, narrando una vida común y cómo, por suerte o por el destino, se convirtió en un ícono del underground al contar cosas sobre la inmundicia de su vida, sus pobres interacciones sociales y su perspectiva fatalista sobre el Universo. Los textos de Pekar nos hacen pensar, hacen que miremos la vida sin todos los filtros hermosos que solemos atribuirles y aceptar que el mundo apesta, aprendiendo a lidiar con ello. El trabajo es una digna representación de su vida, mezclando realidad con ficción, haciéndonos ver que no necesitamos brillar ni ser especiales para mirar al mundo como lo que verdaderamente es un asco.



-

The Honeymoon Killers (1970)

Leonard Kastle



«Deja la luz prendida. Quiero hacer el amor».


Obscena, cruda, violenta, ofensiva y fantástica: así fue descrita esta cinta por la crítica en su lanzamiento durante los 70. Prohibida en distintos países por ser demasiado indecente, pero en realidad es una increíble historia que debe verse en su plenitud sin dejar de ver a los personajes. Martha es una mujer obesa que se siente sola y abandonada, pero al encontrarse con Ray, un seductor encantador, está segura de que ha encontrado al amor de su vida, el problema es que ella no sabe que él es un womanizer dedicado a estafar y a robarle a distintas mujeres; al enterarse, decide entregar todo su ser al hombre que tanto adora. Es difícil catalogar este trabajo en un sólo género, pero si pudiera describirse con una sola palabra sería: atrevida. Los diálogos son traviesos y sugerentes, y detrás de cada una de las acciones de los protagonistas vemos un poco más de nuestra naturaleza salvaje y lo absurdo que resulta el amor cuando aparece frente a nosotros.



-

Un prophète (2009)

Jacques Audiard



«La idea es irse de aquí siendo un poco más listos».


Considerada una de las mejores películas de los últimos años, Un prophète es una cruda historia sobre racismo e identidad cultural disfrazada de filme de acción y violencia. Un chico criminal que ha pasado gran parte de su vida en cárceles juveniles finalmente es enviado a una prisión para adultos y aunque él sólo quiere cumplir su sentencia en calma, unos personajes deciden involucrarlo en distintas actividades criminales dentro y fuera de la cárcel. Aunque parece una cinta sobre fuga y persecuciones, se toma su tiempo analizando la mente del protagonista, viendo cuál es el daño que tiene al encontrarse en medio de dos grupos sociales que lo desprecian por distintos motivos y cómo parece no haber un escape de ese juicio social. Magistralmente dirigida, es una obra imperdible, con la que, aunque sea vista fuera del contexto cultural de Europa, es posible identificarse en todo momento.



-

Fritz the Cat (1972)

Ralph Bakshi



«¿Saben qué son? Son un montón de putos maricas nazis».


Nunca un filme animado había sido tan ofensivo y crudo hasta que llegó Fritz the Cat. El personaje creado por el legendario Robert Crumb aparece como el protagonista de esta cinta que hace un recuento superficial y satírico de la década de los 60, representando todo desde los problemas sociales, la revolución sexual, el uso excesivo de drogas y la cultura hippie que creció durante esos años. Sin apologías ni restricciones, el filme llega a extremos brutales para mostrarnos lo absurdo de esos años, haciendo una fuerte crítica hacia todos aquellos que vivieron en ese entonces, pero también ofreciendo una perspectiva fresca de cómo las vidas de todas esas personas cambiaron gracias al caos y la locura que se vivió gracias al cambio social. Es un trabajo especial que inspiró algunas de las series y películas animadas para adultos que se producen actualmente, pero es tan excesivo y raro que nada ha podido superarlo.



-


Estos filmes de culto ganaron reconocimiento lentamente, ya que, al no ser éxitos inmediatos, sólo aquellos que lograron apreciarlas hablaban de ellas. Su existencia se hizo notoria en diferentes conversaciones sobre cine en las que se resalta por qué son buenas obras, las razones por las que sus guiones son tan importantes y los motivos por los que jamás se van a comparar a los mismos dramas que salen en el cine todos los veranos o a aquellas películas de acción de las que estamos tan cansados. No nos queda más que apreciarlas en su plenitud y sólo así quizá tengamos una conversación interesante.

Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS