Cine

Las mejores películas de Paul Thomas Anderson

Cine Las mejores películas de Paul Thomas Anderson

Aunque su nombre no suene tanto como otros, Paul Thomas Anderson sin duda es uno de los mejores realizadores de nuestros tiempos.



Han quedado atrás los años de Martin Scorsese, Stanley Kubrick y Steven Spielberg, y ha llegado una nueva ola de grandes directores que están llevando el arte cinematográfico a otro nivel. Mientras que esos tres grandes directores sentaron las bases de lo que hoy conocemos como el séptimo arte (perfeccionando lo que lograron sus antecesores de la época clásica), actualmente realizadores como Christopher Nolan, Wes Anderson y hasta Terrence Malick están moldeando el arte para llevarlo a un punto máximo explotando la belleza, los sentimientos humanos y la complejidad de la mente en sus obras.


Otro de esos nuevos directores cuyo nombre no suena tan seguido pero cuya presencia es innegable —convirtiéndose una influencia entre sus contemporáneos— es Paul Thomas Anderson.


post-image


Alumno del Instituto Sundance, el hombre parece mezclar los guiones de Tarantino, el aspecto visual de Malick, la atención al detalle de Kubrick, el tacto de David Fincher y la crítica personal de Nolan para crear sus propias historias sobre decadencia y locura.


Las siguientes son sus obras más representativas y demuestran no sólo su insólita visión sino su innegable talento para adentrarnos en historias crudas para hablar sobre la complejidad humana.



-

Boogie Nights (1997) | Películas de Paul Thomas Anderson


post-image


¿Qué puede salir mal cuando ingresas al mundo de la pornografía? Todo.


Mark Wahlberg ganó reconocimiento por esta cinta al interpretar al joven Eddie Adams, que pasa de ser un lavaplatos odioso a una gran promesa de la escena porno de los 70, adentrándose en el mundo del poder, sexo y drogas. Desde esta obra Thomas Anderson demuestra cómo la ciega ambición y el descontrol pueden hacer que tengas todo y lo pierdas en un momento. Decadencia, perdición y frustración son los temas principales de esta cinta que, aunque parece ser sobre sexo, parece un reflejo del sueño americano y la mentira detrás de él.




-

Punch-Drunk Love (2002) | Películas de Paul Thomas Anderson



post-image


¿Adam Sandler haciendo una buena actuación en una excelente película? Sólo Paul Thomas Anderson podría lograrlo. Punch-Drunk Love es un filme romántico como ningún otro, y gracias al sentido experimental del director ha logrado trascender al paso de los años como un ejemplo de que no todos los romances tienen que ser brillantes ni positivos. La cinta sigue a Barry (Sandler), un hombre con un extremo caso de ansiedad que cae enamorado de una mujer que súbitamente aparece. Es una síntesis de los miedos que nos abruman cuando aparece el verdadero amor y cómo nuestra mente puede traicionarnos a pesar de que queramos sentir el amor.




-

There Will Be Blood (2007) | Películas de Paul Thomas Anderson



post-image


Este filme ya ha sido llamado el más grande de los últimos años por múltiples críticos, sitios de cine y expertos fanáticos del séptimo arte, y es que no hay nada que pueda comparársele. Daniel Day-Lewis interpreta a un hombre dedicado a la explotación del petróleo que busca terrenos para perforar el suelo y ganar cada vez más dinero. Él representa la ambición ciega del sueño americano y, al igual que el personaje en Boogie Nights, llega a tenerlo todo; sin embargo, no logra encontrar algo más que lo haga sentir satisfecho. Esta es sólo una forma de ver la cinta cuya composición y narrativa general la convierten en una obra extremadamente compleja con distintas capas que son difíciles de comprender.




-

The Master (2012) | Películas de Paul Thomas Anderson



post-image


Thomas Anderson siempre evoluciona y The Master sin duda sirve como una perfecta continuación a las grandes obras que creó previamente. La cinta sigue a un veterano que no logra adaptarse a la vida postguerra. Sin embargo, su encuentro con un líder religioso llamado Dodd lo lleva a un camino de descubrimienro, apertura mental y una evolución que le impide ver una realidad clara. La compleja narrativa de Anderson, quien parece no decir nada, pero expresándolo todo a través de las imágenes, provoca duda en el espectador, forzándolo a convertirse en un ser crítico frente a la manipulación que está sufriendo el protagonista.




-

Inherent Vice (2014) | Películas de Paul Thomas Anderson



Esta podría ser descrita como "la menos buena de sus grandes películas", y es que a pesar de que es un excelente trabajo que parece profundizar más en los temas presentados en The Master, este film-noir es una adaptación de una novela escrita por Thomas Pynchon y sigue a un detective drogadicto que investiga tres casos que están relacionados con la desaparición de su exnovia y su pareja, sin embargo, parece que a cada paso su estabilidad mental va disminuyendo, haciéndolo cuestionar sus motivos, su código moral y qué tan podrido es el mundo real.




-

Phantom Thread (2018) | Películas de Paul Thomas Anderson



post-image


Por último, su obra maestra más reciente; la culminación de todos los temas que ha estado tratando a lo largo de su filmografía. Phantom Thread presenta a un costurero que se enamora de una mesera y la convierte en su musa. El trabajo cuestiona la forma en la que percibimos el genio del artista (incluso al mismo director) y nos lleva a un pozo de locura y obsesión que parece no tener fin. Usando la música de Jonny Greenwood y todos los elementos tradicionales de sus obras, crea una experiencia cinematográfica que nos recuerda a los grandes del siglo XX, y al terminar de verla estamos conscientes de haber visto una pieza de cine imposible de replicar, cuyo impacto será innegable en el futuro próximo.




-

Aunque no listamos todas las cintas del director, todas sus obras merecen un alto reconocimiento. Sin duda es uno de los realizadores con un talento nato que cuenta con la capacidad de analizar todo lo que se ha hecho antes de él para crear algo completamente nuevo, homenajeando incluso al pasado. Su visión es distinta a la de sus contemporáneos y de verdad parece llevar el arte hacia otro nivel. Sólo nos queda ver qué más puede lograr, ya que quizás apenas hemos visto el inicio de una larga carrera llena de genialidad y locura.




Referencias: