NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

5 películas que te enseñarán sobre filosofía y erotismo

6 de enero de 2018

Eduardo Limón

Y no, ni son pornográficas ni son documentales obvios de la sexualidad humana.



La filosofía seduce. Encama.


Hablada y transmitida desde el lugar correcto, hace temblar las piernas y palpitar nuestros órganos sexuales.


Claro, si pensamos que por Filosofía nos referimos a una serie de libros pesados, polvosos y aburridos, o a un sinfín de sujetos tan sexys como Jean-Paul Sartre, Henri Bergson o Slavoj Žižek, pues ninguna pulsión saldrá de nuestros pantalones o cualquier otro lugar que albergue a nuestras más instintivas pasiones. Sin embargo, al pensar desde esos recónditos espacios en que se hace evidente que los filósofos cuentan con una larga historia de interés por lo erótico, podemos hallar que desde el mismo Platón la filosofía tiene mucho en común con el erotismo en tanto apreciación de la belleza, la bondad, la atracción sexual y el deseo, aunque no siempre con tintes positivos o completamente negativos. En otras palabras, que la filosofía está dispuesta a las interacciones poéticas, románticas o pornográficas, por lo menos en tanto estudio.



Por ejemplo, los epicúreos creían que el sexo podía ser la causa de una obsesión peligrosa y que su ausencia generaba dolor; entonces, se debía evitar el sexo. Para Arthur Schopenhauer nuestro instinto hacia el sexo es cegador; contrario a Friedrich Nietzsche, quien buscaba una filosofía ligada a la salud, la fisicalidad, el arte y el triunfo, y por tanto, se identificaba como un gran admirador del sexo.


Es en ese último aspecto, el de la sexualidad y el erotismo como vehículos para nublar o esclarecer la verdad, para completar o destruir las vidas, que las siguientes películas exploran la carnalidad en vínculo con la metafísica, la ética o las teorías del conocimiento.


-

Ninfomanía (2013)

Lars von Trier


En El Banquete de Platón se explora la idea de que estamos rotos y necesitamos de esa otra pieza faltante para encontrar la realización erótica; en ese mismo tenor, los análisis de Hölderlin y Schelling sobre el anhelo toman sentido y continuidad. Este filme comparte un interés romántico alemán, entonces, sobre la búsqueda de esa completud y satisfacción desaforada, en contraste con las ideas de Bataille sobre las uniones de la inmoralidad con la moralidad y el desafío a la hipocresía social; por tanto, una exploración a la ética de las transgresiones sexuales en sociedad.



-

Ojos bien cerrados (1999)

Stanley Kubrick


Según Žižek, esta cinta explora la idea de que el deseo femenino amenaza con desbordar, minimizar y casi devorar al deseo masculino. Con el entonces matrimonio Cruise Kidman como protagonistas, la narración presenta a un personaje masculino –Harford– tratando desesperadamente de experimentar un nivel erótico igual a la fantasía sexual de su esposa. Esto desencadena una serie de disertaciones sobre los conceptos de fidelidad, amor, seguridad e incluso sobre la farsa o el aburrimiento protocolario en que puede convertirse un acto sexual a falta de verdadero erotismo.



-

Bajos instintos (1992)

Paul Verhoeven


A veces menospreciada y reducida a una cinta provocativa con Sharon Stone sin ropa interior, esta cinta es mucho más que eso. Mucho, definitivamente. En ella reside y se desenvuelve la antigua pregunta sobre si Eros –como dios del amor sensual– es una pasión tan destructiva, tan devastadora que pueda llevar finalmente a la locura. A partir de un joven y sexy Douglas como protagonista, la película analiza las formas en que el sexo o lo erótico se traducen en una adicción destructiva; en contraposición, el personaje de Stone plantea las posibilidades de que el asesinato sea un acto estético capaz de seducir a alguien y arrastrarlo a la dependencia de ese fuego / juego.



-

El extraño del lago (2013)

Alain Guiraudie


En el sentido de una naturaleza muerta, de un escenario virgen de la civilización moderna, en una carnalidad excesiva de sus personajes, en el simple uso de las luces naturales, en la cosmogonía de una realidad exclusivamente masculina, esta película nos sugiere entre múltiples lapsos de sexo y homoerotismo que el verdadero extraño en ese lago es el deseo. Es eso tan inexplicable en su génesis y en su funcionamiento, pero tan peligrosamente buscado a cada instante.



-

Teorema (1968)

Pier Paolo Pasolini


¿Algo más sensual que un joven que visita la casa de su novia para cimbrar los pilares del deseo en la familia completa? Quizá que ese mismo personaje explore en la cinta las cualidades de lo divino encarnado y que el resto de los involucrados sólo puedan transitar de la salvación a la condena a partir de una misma experiencia: el erotismo en término espirituales y coitales.



-

En conclusión, si creemos que la filosofía no tiene nada que aportar o nada que desencadenar en los terrenos de la sensualidad, basta con armar un fin de semana con estas películas y, si hay posibilidad, con alguien a quien no le moleste explorar las reflexiones póstumas y prácticas de dicho maratón.


*

Puede interesarte:


Nicole Kidman: las 5 mejores películas de una de las femme fatale más importantes del cine

¿Espiar a alguien teniendo sexo te convierte en un pervertido?


TAGS: Sexualidad Erotismo Filosofía
REFERENCIAS:

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Escaramuzas: tradición mexicana y charrería en la nueva colección de Dior para 2019 26 fotografías de cómo se sobrevive al cáncer de mama en Uganda 8 pasos para peinar y cuidar tu cabello lacio después de plancharlo Google Arts & Culture: 5 maneras de convertirte en experto en la obra Frida Kahlo en un sólo día 2 Poems For Those Who Have Vowed To Love Forever I Don't Want To Become A Wife If It Means Becoming Less

  TE RECOMENDAMOS