PUBLICIDAD

CINE

4 películas italianas que puedes ver en Netflix cuando no tengas plan de fin de semana



Un buen vino es como una buena película:
Dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria,
es nuevo en cada sabor y como ocurre con las películas
nace y renace en cada saboreador
Fellini
, 1920-1993


Italia es uno de los países más ricos en cuanto a cultura e historia se refiere. Hablar sobre el séptimo arte que se produce en estas tierras conlleva indudablemente obliga mencionar cintas que han marcado y le han dado una estructura sólida al cine italiano, como Ladrón de bicicletas (1948), La dolce vitta (1960) y La strada (1954), sólo por nombrar algunas obras representativas. Asimismo en sus figuras, en pantalla y detrás de cámaras. Como el ganador al Oscar Roberto Benigni, actor y escritor, quien sin duda recordamos por la icónica La vida es bella; Mónica Bellucci, una actriz con grandes méritos (Malena, Irreversible); o Federico Fellini, el más original y renombrado realizador del país con forma de bota.



Fotograma de Ladrón de bicicletas, de Vittorio De Sica


El cine italiano destacó un momento crucial de la historia. Un país azotado por el fascismo, el fanatismo, la miseria y la guerra sólo podía engendrar una generación con una mirada peculiar. El neorrealismo italiano significó un antes y un después en la cinematografía mundial. Crudeza, trazos de realidad y cierto minimalismo, así como una narrativa depurada de piruetas visualmente discursivas caracterizaron una ola que influyó intensamente en el cine contemporáneo. Mucho ha pasado desde que la Segunda Guerra Mundial marcó una cicatriz en la burbuja cultural de Europa. Desde entonces los horizontes se han abierto, pero la esencia, incluso muy en el fondo, sigue ahí. La calidad del celuloide italiano es un hecho vigente. Sólo hace falta ver películas de Michelangelo Antonioni o de uno de los más recientes ganadores del Oscar, Paolo Sorrentino. Seguramente verás varias de sus producciones entre las mejores que se hayan hecho en Europa en los últimos 10 años. En fin, el cine de los herederos de Roma es un mundo para explorar. Por esa misma razón y porque no todo es Hollyood, te presentamos a continuación 4 películas italianas que puedes ver en Netflix durante el fin de semana. Pide la pizza, destapa un vino y disfruta.


My Honor Was Loyalty (Alessandro Pepe, 2016)





Este filme, ópera prima de Pepe, quien además escribió el guión y compuso la música, recoge una historia de la Segunda Guerra Mundial. Un drama bélico sin tanta sangre ni grandes explosiones, drama político o tensión mundial. No es un clásico de Hollywood sobre nefastos seres humanos disfrazados de héroes americanos. Es más bien un enfoque totalmente humano y de arrepentimiento de parte de un soldado del ejército alemán. Si querías ver a las actrices y a los actores hablando en italiano y fumando escena tras escena, tal vez ésta no sea lo que esperas, pero lleva el sello italiano en su ADN.


La migliore offerta o The Best Offer (Giuseppe Tornatore, 2013)




Dentro de la filmografía de Giuseppe Tornatore existen obras exquisitas que envuelven la delicadeza entre la vida y el arte. Un claro ejemplo de esto es La migliore offerta, en la que Geoffrey Rush interpreta milimétricamente en detalles a un erudito subastador de arte, Virgil Oldman, con grandes problemas para relacionarse con las personas. Esta historia cuenta cómo es su vida solitaria, pasando a ser un drama romántico hasta convertirse en una historia tétrica. La historia y el guión fueron concebidos por el propio Tornatore, un nombre ineludible del cine italiano.


Suburra (Stefano Sollima, 2015)





Es una coproducción Italia-Francia, adaptación de la novela homónima de Giancarlo De Cataldo. La Subura o Suburra era un vasto y populoso barrio de la Antigua Roma. 
La vida del diputado Malgradi, acostumbrado cada vez más a los excesos, las drogas fuertes y los lujos, se trastoca cuando se ve involucrado en la muerte de una prostituta, por lo que se le abre el camino a las distintas esferas del crimen organizado. Entretenida y llena de acción, indaga en cómo funcionan los grupos delictivos y cómo el dinero mueve a una sociedad insaciable de poder.


Slam: tutto per una ragazza (Andrea Molaioli, 2016)





Basada en el libro Slam, del autor escocés Nick Hornby, es una obra dirigida para Netflix. Trata sobre la paternidad precoz de un chico practicante del skateboarding, quien embaraza a Alice y sigue los consejos de su ídolo Tony Hawk, quien se le aparece en trances. Además de la reflexión sobre la importancia de tomar las decisiones correctas a una edad inmadura, la cinta habla de cómo estamos predestinados a cometer los mismos errores que generaciones previas.

***

A menudo el sello de nacionalidad impone un rasgo de identidad. En algunos casos esos aspectos se entremezclan y dan como resultado otras cosas. El caso de Luis Buñuel, el director español que hizo películas mexicanas, es un ejemplo claro y lo mejor de todo es que puedes ver varias de sus películas en YouTube.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD