Cine

20 películas que impusieron tendencia en la historia de la moda

Cine 20 películas que impusieron tendencia en la historia de la moda

Te mostramos los títulos que revolucionaron el guardarropa del público durante su año de estreno.

En no pocas ocasiones se ha planteado la pregunta de si la moda influye al cine o si el cine influye a la moda. Aunque dicha interrogante bien podría servir para sumergirnos en un dilema existencial, algo que nadie pone en duda es que en cualquier producción cinematográfica todo debe estar cuidado hasta el último detalle y así como las actuaciones deben estar a la altura del guion, el vestuario que porten los personajes debe engalanar las locaciones en que transcurre la historia, y conseguir algunos outfits que traspasen la magia de la pantalla e impacten en el mundo de la moda.


post-image  

A continuación haremos un recorrido por el vestuario de ciertos filmes que impusieron tendencias en el modo de vestir durante los años en que fueron estrenados, algunos de ellos perduran y otros han quedado como un hito de determinada época, pero en todas ellos el look de algunos personajes fue tan cautivador que el público lo replicó para sentirse dentro de una emocionante historia, que provocó que el cine y la moda adquirieran un vínculo sagrado.

 

 

1. Grease (1978) — Randal Kleiser


post-image

 

Muchos la han tildado como una de las películas más sobrevaloradas de la historia y seguro los cincuentones de hoy no admitirán lo mucho que disfrutaron este musical, pero independientemente de la cuestionable calidad de esta cinta, fue el filme que logró engomar el cabello de cientos de adolescentes en todo el mundo y que las jovencitas se embutieran en ceñidos pantalones de cuero, tal y como la dupla Danny/Sandy luce en el largometraje. Después de todo, esta historia enseñó a todo adolescente que no podía salir de casa sin aplicarse antes una buena dosis de vaselina en el cabello.


 

2. Rebeal Without a Cause (1956) — Nicholas Ray


post-image

 

Probablemente el outfit que luce James Dean nos parezca muy simple hoy, pero la combinación de t-shirts blancas con pantalones vaqueros y botas desgastadas aunadas a una chaqueta entreabierta que daba el toque final, fueron el armamento perfecto para convertir al actor en un sex symbol de la época, al grado de que las prendas que utilizó Dean en Rebelde sin causa se volvieron indispensables en el guardarropa de cualquier joven de la época. A la fecha, la moda masculina que impuso esta película se considera una de las más influyentes del siglo XX, tanto que personalidades como Elvis Presley y Marlon Brando también incorporaron el outfit de James Dean en su vestimenta.

 


3. The Seven Year Itch (1955) — Billy Wilder


post-image

 

Aunque en el habla hispana se le conoce a esta película como La tentación viene de arriba, poco importa los asuntos de traducción cuando fue un título que reafirmó el status de Marilyn Monroe como símbolo sexual de la época, ya que ese vestido blanco plisado sin hombros y cuya falda se alzaba a la menor ráfaga de viento permitiendo apreciar la sensualidad de la actriz, no sólo se convirtió en un hit de los 50, sino que a la fecha es considerado uno de los diseños más emblemáticos de dicha década y aún se utiliza para evocar la moda de la época, ya que seguro han visto ese vestido cuando acuden a uno de esos restaurantes estilo de los 50 y de Pulp Fiction, o a una fiesta con temática rocanrolera.



4. Saturday Night Fever (1978) — John Badham


post-image  

El impacto de esta película fue más allá de imponer el outfits que chicas y chicos utilizaban para acudir a las discos-hoy mejor conocidos como antros- de moda, sino que también impulsó la moda de la música disco y ciertos pasos de baile que se debían replicar si querías coronarte como "rey de la pista". Pantalones de campana, plataformas y camisas de cuello V con contrastes blancos y negros se convirtieron en protagonistas de la moda masculina durante los 70's.



5. Gone With The Wind (1941) — Victor Fleming


post-image

 

Hoy nos parece difícil creer que los ostentosos, opulentos e —dicho sea de paso— incómodos vestidos de Lo que el viento se llevó hayan impuesto tendencia en el modo de vestir de su época —más cuando es un filme que retrata la moda del siglo XIX y se estrenó en el siglo XX—, pero la realidad es que dado el éxito de la película durante el año de su estreno y el hecho de que el personaje de Scarlett O'Hara se convirtiera en un ícono del movimiento feminista de la época, provocó que el diseño de vestuario de esta producción influyera en la moda nupcial de esa década, incluso Dior se inspiró en los diseños de la cinta —ganadores del Oscar por Mejor Vestuario— para su icónico New Look. Vale la pena destacar que el modelo que luce la actriz Vivien Leigh en las primeras secuencias se convirtió en el patrón de costura más vendido en EUA durante los 10 años siguientes al estreno y nos dejó un hueco en la historia.



6. Pulp Fiction (1994) — Quentin Tarantino


post-image

 

Una sencilla camisa blanca nunca había sido tan sexy hasta que Uma Thurman dio cátedra de cómo hacer elegante esta prenda mientras bailaba al lado de John Travolta, en esa mítica secuencia de Pulp Fiction. Pantalones, traje sastre, camisa blanca masculina, cabello corto con flequillo y un cigarrillo se volvieron los artefactos más populares de los 90, con los que las mujeres de la época acudían a los viernes de copas en lugares de vanguardia. 


 

7. Flashdance (1983) — Adrian Lyne


post-image

 

El filme que logró que la ropa deportiva escapara del gimnasio y se convirtiera en parte de la vestimenta cotidiana, tanto que cuando la gente se arreglaba para ir a la disco de moda parecía que estaba por acudir a una entrenamiento deportivo nocturno. Los leggings se convirtieron en el elemento clave en el vestuario de las mujeres, así como las sudaderas cuztomizadas para enseñar los hombros, calentadores y zapatillas de colores que invadieron los guardarropas de las jóvenes de la época. Por su parte, los caballeros se enfundaron en pantalones pitillos, chaquetas con un aire desgastado y zapatillas converse. Además de legarnos un entrañable momento musical de la mano de la secuencia en que Irene Cara ejecuta la mítica coreografía de "What a Feeling", Flashdance nos enseñó que la ropa deportiva no está peleada con la moda e impuso una tendencia que se ha refrescado para permanecer hasta hoy.



8. Annie Hall (1978) — Woody Allen


post-image

 

Aunque quizá en el momento de su estrenó no fue tan influyente ni marcó tendencias en el modo de vestir, en los años posteriores el look que luce el personaje de Diane Keaton logró imponerse a pesar de lo poco convencional de la propuesta, al grado de que se le considera una de las precursoras de la moda hipster. El aire andrógino que luce el personaje de este clásico de Woody Allen fue imitado tanto por chicas como chicos por igual; vistiendo pantalones anchos, chalecos, sombreros llamativos y corbatas —todos ellos en tallas grandes—, que se distinguían por su aire antiguo con tal de otorgar a quien lo portara un aura bohemia. La moda que propuso esta película parece disfrutar de un resurgimiento con la sensación que causa lo hipster y lo vintage en este momento, incluso vale la pena destacar que Diane Keaton pasó a recoger su Oscar vestida con el outfit que luce su caracterización de Annie Hall, ya que a fin de cuentas Woody Allen llegó a confesar que el personaje fue vestido con las prendas que la actriz guardaba en su clóset, lo que logró captar la atención de los expertos en moda ¿Fue la primera vez que la tendencia hispter desfiló en una alfombra roja?

 


9. Belle de Jour (1967) — Luis Buñuel


post-image


Luis Buñuel desplegó su buen gusto al reclutar a Yves Saint Laurent para que vistiera a Catherine Deneuve en uno de sus más glamourosos largometrajes, siendo el responsable de que la actriz francesa se convirtiera en fetiche del diseñador. Laurent logró dotar de un matiz de lujuria y sexualidad nunca antes visto al vestuario de la mujer burguesa; convirtió a las faldas de tubo, blusas de seda, abrigos de doble botonadura, tacones y lentes de sol en objetos imprescindibles; de modo que el misticismo parisino imaginado por Buñuel invadiera los suburbios de clase alta.


  

10. Out of Africa (Sydney Pollack, 1985) y The Sting (George Roy Hill, 1973)


post-image


Mencionamos a la par estos dos títulos porque de un modo reivindicaron la moda retro en un momento en el que el exuberante y llamativo estilo disco de los 70 estaba en pleno apogeo. Curiosamente, el galán de Hollywood —Robert Redford— aparece en ambas películas y aunque en The Sting rescata a la perfección el estilo Dandy de los 50, en Out of África reinventó dicha tendencia haciendo gala de un atinado look de explorador, con pantalones largos de vestir, chalecos y blazers estampados, boinas y tiradores o corbatas como parte de su armamento para conseguir ese outfit de irreverente caballero. Su coprotagonista en Out of Africa, Meryl Streep, no se quedó atrás e impuso una tendencia que rescató la moda aristócrata europea, a partir de vestidos y gabardinas de corte tradicional con sombreros estilo inglés que dotaban de un porte elegante a quien lo usara.

 

post-image

 


11. Gilda (1946) — Charles Vidor


post-image  

El outfit que luce la legendaria actriz Rita Hayworth en el filme Gilda, se convirtió en emblema de las femme fatales que han desfilado por el séptimo arte y en un hito tanto del cine como de la moda. Esta película le dio un significado mayor a los vestidos de noche, ya que los diseños que luce la actriz a lo largo del filme son consideradas piezas de arte, que a la vez causaron polémica durante la época de su estreno por percibirse muy ajustados y escotados para la moda de ese entonces, pero que fueron rápidamente imitados por las mujeres de los años 40 y 50. Los guantes largos pasaron de ser un artefacto de abrigo a un elemento clave de seducción, gracias a esa mítica escena en que Rita realiza un muy "inofensivo" striptease quitándose uno de sus guantes y al dejar su brazo descubierto, algo que fue muy impactante para los estándares de esos años que llevaron a que la película fuera censurada en algunos países. Los guantes y vestidos de noche pasaron a ser símbolo de la década de los 40. De un modo u otro, esa cinta aún influye en los vestidos de gala.

 


12. Working Girl (1988) — Mike Nichols


post-image  


La tendencia que impuso esta película ha quedado algo superada, pero la realidad es que aún influye y tiene ecos en la moda femenina dentro de los ambientes corporativos. Los estándares de moda femenina se alinearon a la propuesta de los personajes de Working Girl durante finales de los 80, al grado de que gran parte de las trabajadoras acudían a las oficinas replicando el look que las actrices Melanie Grifiths, Sigourney Weaver y el actor Joan Cusack lucen en el filme; después de todo, fue una cinta que marcó un hito al mostrar a una mujer triunfando en un "entorno de hombres", tal y como era concebido en esa época. El cabello cardados, trajes con hombreras pronunciadas, zapatos con cuña, joyería sobria, labios pintados de tonos mate y el cuello de las chaquetas con pico son parte del legado de este filme que impuso un estilo que se ha actualizado hasta hoy, tanto que incluso la reina Leticia ha sido considerada como una exponente del outfit Working Gilr de la era contemporánea. Aunque hay un momento de la película en que la villana, interpretada por Sigourney Weaver, cita a Coco Channel, la realidad es que son Girgio Armani y Comme Des Garçons quienes mandan en ella.

 

  

13. Pretty Woman (1990) — Garry Marshall


post-image

 

Después de la época de los excesos de los 70 y 80 impulsados por Working Girl o Saturday Nigth Fever —algunos expertos han señalado a los 80 como "la década que asesinó el buen gusto"—, llegó la contención noventera de la mano del personaje de Uma Thurman en Pulp Fiction, pero sobre todo gracias al personaje que interpretó Julia Roberts en Mujer bonita, y rescató un poco la línea de actrices como Audrey Hepburn o Grace Kelly de joven elegantísima. El cabello con tonos rojizos que luce Roberts aún es el "peinado it" de distintas temporadas y se considera que ha sido uno de los cortes más replicados de todos los tiempos por su atemporalidad. También las botas cuissardes de charol negro, el vestido cout out, la chaqueta de esmoquin oversize que marca el inicio de la moda boyfriend y los largos guantes que conquistaron a Kate Middleton, son una de las razones por las que Julia Roberts se convirtió en "La Novia de América", sin olvidar ese red dress y el vestido marrón con topos blancos que aún influye en el modo de vestir de la actriz.

 


14. Clueless (1995) — Amy Heckerling


post-image

 

Esta película es recordada como un chic flick, la realidad es que Clueless y su personaje principal, a cargo de Alicia Silverstone, fueron más allá de replantear la moda de los 90 —y aún tiene ecos en 2018—, pues marcaron a toda una generación de jóvenes en cuanto a vestimenta. Revistas como Vanity Fair o The New York Reporter resaltaron que este largometraje es el padre del muy vanguardista estilo Preppie, que se ha vuelto estándar de la era millennial. Una de las principales aportaciones del filme fue que propició una transición entre la época grunge y un período en que los jóvenes se preocupaban más por el estilo, así como el llamado "Power Dressing", un paradigma impuesto por la película que consiste en seleccionar tu outfit de acuerdo a tus objetivos. El patrón de cuadros en faldas y chaquetas se hizo presentes en el clóset de cualquier joven a finales de los 90 y no podemos olvidar las minifaldas, zapatillas, medias hasta la rodilla y las camisetas convertidas en crop tops que invadieron universidades, centros comerciales y cualquier lugar que se convirtiera en un punto de encuentro joven. A la fecha, distintas colecciones de diferentes diseñadores aún toman como referencia la tendencia heredada por Clueless, un filme que planteó a finales del siglo XX un estilo que predominaría en el siglo XXI.

 

 

14. Rebecca (1940) — Alfred Hitchcock


post-image  


Un filme dirigido por el maestro Alfred Hitchcock, en el cual la protagonista Join Fontaine luce una chaqueta de punto fino, sin cuello y abotonada por delante; la cual tuvo tan buena acogida por la moda de la época que se le bautizó con el nombre de la película: Rebecca. Desde ese entonces se ha convertido en una de las prendas más atemporales para hombres y mujeres en el mundo de la moda, la cual se ha ido reinventando con el tiempo. Lo curioso es que el personaje que porta esta prenda en la película no se llama Rebecca, aunque siempre será asociada al rostro de Joan Fontaine. Hitchcock merece una mención especial porque ésta no fue la única vez en la que una prenda fue bautizada gracias una de sus películas, ya que en el filme La ventana indiscreta la actriz Grace Kelly puso de moda la falda chiffon que luce en la cinta y el reconocible bolso Hermès que utiliza su personaje, que hasta la fecha es llamado Grace Kelly.

 

 

15. Blade Runner y Matrix


post-image  


Agrupamos estas dos películas puesto que ambas hicieron del negro y las chamarras de cuero una tendencia de diferente modo y en diferente momento. Blade Runner asentó las bases del estilo cyberpunk, siendo adaptadas sobre todo por las tribus underground de los 80, que no se veían reflejados con las tendencias disco muy coloridas de la época. Se destaca los peinados marcados, el maquillaje en tono oscuro y las faldas de tubo hasta la rodilla en las mujeres, que son parte de un legado que aún se hace presente en la actualidad. Matrix, por su parte, ofreció una propuesta un tanto más sofisticada durante el año 2000, de modo que se ha podido adoptar con mayor facilidad en la moda contemporánea, se convirtió en precursora del estilo neogótico y neopunk —ironía aparte que su protagonista sea conocido como Neo—; provocó que las chicas adoptaran ese ajustado mono de vinilo que usa Trinity a la vez que los jóvenes tiñeran su outfit de colores oscuros, y que las gabardinas negras que cubrían hasta los zapatos, las chaquetas de cuero con hombreras y las botas altas se fundieran con la época creando un aire futurista.

 

post-image

 


16. The Tenenbaums (2001) — Wes Anderson


post-image


Cada película de Wes Anderson nos transporta a un escenario que parece sacado de un cuento de hadas y, por ende, los vestuarios que vemos lucir a sus personajes nos parecen extraños y fuera de contexto, así como fascinantes, justo por ese contraste. The Tenenbaums quizá sea su obra más influyente de la moda que alivianó a los guardarropas más exigentes, y propuso un estilo que sin dejar de ser ostentoso, luciera más desenfadado de moda que la ropa deportiva-causal se combinara con elegantes guantes o abrigos de piel. Nunca una prenda Lacoste, Fendi o Hèrmes habían lucido tan bien con tenis



17. Casablanca (1943) — Michael Curtiz


post-image

 

Una de las películas más celebradas de todos los tiempos popularizó la gabardina que luce el actor Humphrey Boggart en esta historia de guerra y romance; esta gabardina beige con el forro a cuadros firmada por Blueberry se convirtió en una de las prendas más utilizadas durante la década de los 50, y aún es un artefacto clásico en el guardarropa de los caballeros por seguirse viendo sofisticada, pero apelando a la era de antaño.

 

 

18. The Devil Wears Prada (2006) — David Frankel


post-image

 

Anne Hathaway, Emily Blunt y Meryl Streep hicieron que la ropa de marca —no en vano se trata de uno de los filmes con el vestuario más caro de la historia— invadiera el guardarropas de los jóvenes post universitarios que se embarcaban en la aventura de conseguir su primer empleo. Más que imponer un sólo estilo, la película fomentó la corriente de reinventar tu outfit y sorprender con atractivas propuestas cada que te fuera posible, pero con el reto de nunca contradecir tu apariencia ni las tendencias que estén en boga —aunque algunas jóvenes replicaron tal cual los llamativos looks de Hathaway y Blunt—. Gracias a esta cinta, la generación millennial comenzó a adquirir prendas de moda y de prestigiosas marcas, combinándolas siempre con artefactos acordes a su personalidad, además de procurar armonizarlas con el tipo de actividad que desempeñan. En tanto que las mujeres veteranas imitaron el elegante haircut y los modelos que luce el personaje de Miranda Prestly. Se puede decir que fue la película que llevó el estilo Preppy de Clueless al ambiente de oficina de Working Girl. Aunque algunos looks son destacados, podemos resaltar la falda con pliegues, los mini vestidos combinados con medias negras junto con abrigos y botas largas, los vestidos largos con múltiples encajes y satines, así como el vestido negro que contrastó con el tono de labios carmín que luce Hathaway en la escena de París. En tanto que el personaje de Meryl popularizó los abrigos de diseñador, collares vistosos, sacos colores metálicos, cinturones ostentosos y los lentes de sol de modo que fueron retomados por las señoras de espíritu fusionista.



19. Nocturnal Animals (2016) — Tom Ford


post-image


Tom Ford decidió que dejar huella en el mundo de la moda no era suficiente, y aunque de por sí con A Single Man logró que los caballeros revivieran la era clásica de antaño llenando su armario de diferentes modelos de trajes, con Nocturnal Animals decidió reinventar el legado de Blade Runner y Matrix al ofrecer una propuesta un tanto más ecléctica y elegante. El minimalismo se apoderó de los cuerpos de los personajes de esta turbia historia y convirtió al negro en un aliado vouyerista, para inaugurar un estilo retrofuturista que entiende que las referencias de lo clásico sintonizan bien con un toque moderno, nos enseñó también que no puede faltar aquel artefacto, ya sean unos lentes o un collar, que robe el protagonismo sin opacar el resto del vestuario.



20. Breakfast At Tiffany's (1961) — Blake Edwards


post-image

 

Cerramos este listado con una película que es un festín de glamour cinematográfico. Aunque Audrey Hepburn bien podría ser considerada un icono del mundo fashion por su intervención en películas como Roman Holidays o My Fair Lady, fue este filme lo que la convertiría en un irrepetible emblema de la moda y el cine. La imagen de la actriz vestida por Givenchy mientras luce una reinterpretación del Petite Robe Noire creado por Channel en los años 20, sigue clavada en la retina de cualquier amante del buen gusto. Ese vestido negro aunado a las tiaras, perlas y guantes negros redefinieron el mundo de la moda para siempre, se convirtieron en estandarte de la elegancia y el estilo. La propuesta de Hepburn aún es la selección segura de miles de celebridades que saben que homenajear esa pieza siempre es un acierto seguro. El vestido que lució Audrey para este película es la pieza más cara jamás subastada en la historia del cine y es un diseño que se ha vuelto una legendaria inspiración para las grandes firmas, lo que logró su inmortalidad en el mundo de la moda y del séptimo arte.



**




Referencias: