INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

10 películas que deberían quitar de Netflix antes de que acabe el 2017

29 de noviembre de 2017

Alonso Martínez

Si algo nos gusta de Netflix es su contenido variado, pero ya es hora de que eliminen estos malos filmes que nadie debería volver a ver.



El cine no es subjetivo: existen buenas películas y malas. El hecho de que algunos las disfruten no significa que valga la pena mirarlas. Por ese motivo resulta frustrante que en este punto de la historia —en el que cualquiera puede elegir qué ver y qué no— la gente aún opte por ver filmes mediocres sin sustancia que sólo son repeticiones de historias y chistes que todos han visto en el pasado. Es más odioso aún ver que esas creaciones son exhibidas en gran parte de las salas de cine, mientras que películas que pasarán a la historia —positivamente hablando— son vistas sólo por unos cuántos.



Sin embargo, resulta más desesperante resulta el hecho de que Netflix, una de las plataformas de stremaming más usadas alrededor del mundo, aún tenga en sus listas películas horrendas que nadie debería volver a ver. El servicio tiene el poder de moldear los gustos de las personas e incluso de ofrecerles material de calidad, pero continúa ofreciendo productos chatarra que algunos están dispuestos a consumir una y otra vez hasta el hartazgo.


Las siguientes son algunas cintas que deberían desaparecer para siempre, ya que no le ofrecen nada al usuario; lo siguen acostumbrado a comedias tontas con chistes infantiles que no los hacen crecer como espectadores. Si amas alguna de ellas, te sugerimos no ofenderte y mejor tratar de verlos con otra perspectiva para entender lo horrendas que son.


-

Jack and Jill (2011)

Denis Dugan



Calificación: 5 de 100


Esta película ganó 10 premios Razzie, considerados los Oscar para las peores películas que se han producido en el año. Un crítico de The Daily Beast no sólo la llamó la peor película de Adam Sandler, sino una de las creaciones más mediocres y horribles de todos los tiempos, y tiene toda la razón. Integrando todo los absurdos elementos que la gente (¿quienes?) considera hilarantes de Sandler —chistes de pedos, sexo, mierda y orina— este trabajo además de arruinar la reputación del actor, también mancha el legado de Al Pacino. Además, usando un recurso que dejó de ser divertido desde la época de Eddie Murphy, Jack and Jill es una muestra de la basura que puede consumir la audiencia. ¿Por qué tenerla en Netflix si la transmiten cada tres meses en televisión abierta para cualquier fanático de este tipo de comedias insignificantes?




-

Grown Ups 2 (2013)

Dennis Dugan



Calificación: ¿De verdad pedimos una segunda parte de esto?


Nadie se ríe en las películas de Adam Sandler. Bueno, quizá el mismo Adam Sandler y sus amigos. ¿No nos crees? Si te das cuenta en gran parte de las escenas los actores se ríen a carcajadas sin razón alguna, dándonos la ilusión de que estamos viendo algo divertido, cuando en realidad miramos a varios actores tomándose unas vacaciones y pasando el rato con un guión que parece escrito por un adolescente de 14 años tratando de mezclar surrealismo y comedia banal. Esta segunda parte no necesita presentación, todos los personajes son versiones infantiles de los actores que los interpretan, no existe una temática sólida y toda la película está llena de chistes tan tontos que hacen que Padre de familia se vea como un show de novatos. Mierda y orina al por mayor en un filme que inexplicablemente millones de personas fueron a ver. ¿Tan mal estamos?




-

Littleman (2006)

Keenen Ivory Wayans



Calificación: 0 de 100


Si los filmes anteriores te parecen tontos, absurdos y con chistes hechos por niños, este lleva todo al límite; se siente cómo nuestro cerebro se hace más idiota con cada escena. Este trabajo espera que creamos que una familia no se da cuenta de que un hombre es en realidad un bebé y usa los mismos elementos retrógradas que parecen ser los favoritos de los cineastas básicos norteamericanos. Hay escenas de baile que están lejos de ser tiernas, abundan los chistes de orina y pedos. Incluso tiene algunas secuencias que son absolutamente racistas (a pesar de ser creada por personas afroamericanas), que en poco tiempo resultan fastidiosas y nos hace preguntar quién fue el sujeto que le dio dinero a los hermanos Wayans para crear esta pesadilla. Además, ¿para qué tenerla en Netflix si la repiten constantemente en los canales públicos?




-

Movie 43 (2013)

VV.AA



Calificación: Esto ni siquiera es una película


El error principal de Movie 43 fue pensar que sería un éxito inmediato al insertar a algunos de los mejores actores de Hollywood. Elizabeth Banks, Kristen Bell, Liev Schreiber, Emma Stone y hasta Kate Winslet hacen apariciones en distintos sketches que van de lo vulgar a lo indecentemente idiota. La cinta pretende ser una compilación moderna de chistes sobre sexo, juntando distintas historias pero el esfuerzo es débil y parece creado por varios estudiantes de cine. No existe una conexión clara entre las tramas, además de lo tonto de los chistes, el guión pasa de ser simple a un intento avant-garde que no es más que un desperdicio de tiempo. Ha sido llamada el Ciudadano Kane de las malas películas y nadie nunca debería verla.




-

Pretty Woman (1990)

Garry Marshall



Calificación: Ya debemos superarla.


Claro, Pretty Woman fue una de las películas más conmovedoras e hilarantes de los 90. Le dio un segundo aire a la carrera de Richard Gere y despegó la de Julia Roberts, tuvo momentos icónicos que han sido repetidos miles de veces en otras obras de la cultura popular y nos mostró que los dramas de Hollywood podían sorprendernos. Pero... es momento de dejarla ir. No sólo es de esas películas que hemos visto miles de veces en televisión abierta, sino que no es tan buena como para verla como una excelente película. Integra la misma historia de la "prostituta amable" que se ha replicado desde hace siglos en la literatura en un aspecto irreal y aunque nos hizo reír, existen mejores trabajos. Es buena, pero es tiempo de ver otro tipo de películas.




-

Year One (2009)

Harold Ramis



Calificación: Decepción absoluta.


El problema con las películas de Jack Black es que siempre aparece haciendo lo mismo: siendo Jack Black. No sólo eso, sino que parece atontar a sus coprotagonistas, arruinando por completo una película. Por ella misma, Year One no es un excelente filme, pero la participación del actor de School of Rock lo hace todo peor. Este lamentable intento de hacer algo similar a The Caveman (que estaba protagonizada por Ringo Starr) pudo haber sido una profunda comedia sobre el avance de la sociedad y una sutil crítica a la religión, pero sólo se limita a burlarse de ambas cosas sin ofrecer nada más. Es una comedia predecible, que hace chistes que pensaría un adolescente que acaba de descubrir el porno, y aunque cuenta con buenos actores, termina siendo aburrida. No necesitamos más de esto.




-

El vecindario 3 (2016)

Adolfo Martínez Solares



Calificación: Basura total.


¿Es en serio que tenemos una tercera parte de un producto que dejó de ser relevante hace décadas? Por alguna razón, alguien le dio dinero a Luis de Alba para integrar algunos de los estereotipos de todo lo que está mal con México y crear una (¿exitosa?) franquicia. El trabajo (si es que le podemos llamar así) sigue al chofer de un capo que, después de que su jefe es secuestrado, se ve envuelto en una guerra entre cárteles. Con una temática actualizada, pero tomada a la ligera (glorificando el narcotráfico) la película tiene todo lo que podríamos esperar de ese cine que le gustaba a la generación de nuestros padres: machismo, jerga de barrios bajos, estereotipos y, por supuesto, sexo. Mientras tanto... talentosos cineastas mexicanos luchan porque sus películas sean vistas por las masas.




-

La hija de Moctezuma (2014)

Ivan Lipkies



Calificación: Suspiro desesperado...


¿De verdad la India María sigue haciendo películas? ¿Después de que sus horrendos trabajos en los 80 sirvieran como una forma de fortalecer el estereotipo de los nativos mexicanos en las ciudades? ¿En verdad alguien pensó que sería buena idea crear una nueva obra con ella como protagonista? Esas son preguntas justas, pero aún más importante: ¿por qué carajos Netflix piensa que es contenido de calidad y decide subirlo a su plataforma? ¿No existen grandes obras independientes que pueden mostrar? Ese hecho es una enorme ofensa al cine mexicano, al igual que el filme que sigue a María tratando de salvar a México, con su torpeza y acento característicos, de los villanos caucásicos de costumbre. No hay mucho qué decir. Es una absoluta decepción que estos trabajos sigan produciéndose.




-

El taxista caliente (2016)

Enrique Murillo



Calificación: ¿Este es el cine que nos merecemos?


Así como lo lees, existe una película llamada El taxista caliente, protagonizada por el gran actor Radamés de Jesús, famoso por el finísimo programa Guerra de chistes. Si no lograste entender el sarcasmo en esa frase, posiblemente te interese ver esta horrible película que carece de cualquier tipo de valores fílmicos y es otra obra que viene de la escuela del cine de ficheras; una historia absurda, mujeres atractivas y chistes sobre sexo para ganarse a una audiencia. Similar a los dos filmes anteriores, es una vergüenza para el cine nacional y ni siquiera vale la pena perder el tiempo hablando de ella.



-

Un gallo con muchos huevos (2015)

Gabriel Riva Palacio Alatriste & Rodolfo Riva Palacio Alatriste



Calificación: Meh.


Sí, meh. Eso sería la forma en que describiría este filme. Una secuela innecesaria a un chiste que llegó demasiado lejos, ¿qué podemos esperar de él? Claro, es una excelente animación mexicana, pero está lejos de ser una digna competidora a las historias de DreamWorks y Pixar y lo único que tiene son cientos de juegos de palabras en el que "huevo" es la palabra principal. La trama carece de sentido y aunque parece tener todos los elementos de una película para niños, los chistes inapropiados hacen que todo parezca banal. ¿Sabías que hay cientos de animadores en México? ¿Por qué no darles una oportunidad a ellos y dejar este chiste que ya se hizo cansado desde hace años?



-


Netflix vio estos filmes y decidió que era buena idea integrarlos junto a grandes obras. ¿La razón? Su intento por tratar de cubrir todos los segmentos y llamar la atención de todo tipo de audiencia. Sin embargo, no considera que muchos de estos filmes son retrógradas, en extremo banales y que no son ni siquiera buenos en sus géneros. En definitiva, el servicio necesita replantear prioridades, tomar su poder y usarlo para ofrecer mejores obras y olvidarse de estos trabajos que, lamentablemente, muchos aún continúan disfrutando.


TAGS: Comedia Drama Netflix
REFERENCIAS:

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

The Bizarre Theory That Claims Your Cellphone Is Conscious La Ciudad de las Ideas: el evento que reunirá a la robot más avanzada y las mejores mentes del mundo Gorka Lasaosa es Héctor "El Güero" Palma en Narcos de Netflix Sandra Ávila Beltrán, “La Reina del Pacífico”, que niega ser narcotraficante Nelson Mukhuba: el artista que asesinó a su familia y después se quemó junto a su obra Surutato, la joya turística de Badiraguato, tierra de "El Chapo", "El Mayo" y "El Azul"

  TE RECOMENDAMOS