Películas que sólo entenderán los que alguna vez han sufrido una crisis de identidad

lunes, 19 de diciembre de 2016 11:54

|Olympia Villagran




Cuando un actor de televisión, teatro o cine interpreta algún papel en un proyecto artístico, el riesgo de sufrir una crisis de identidad aparece. Entre más complejos, negativos o desquiciados sean esos personajes, las probabilidades de perderse entre la ficción y la realidad crecen. Los estragos que la construcción actoral de ciertas personalidades puede causar son de alto riesgo. Los límites entre la identidad de un actor y su personaje se llegan a difuminar o inclusive pueden desaparecer. Desde el sistema nervioso, la salud física y por supuesto la estabilidad emocional se ven afectados cuando un artista no sabe o no logra separar un rol artístico de su verdadera personalidad.

Además de lo actores, quienes recurren a la hipnosis para evitar algún trastorno de personalidad, cualquiera de nosotros puede sufrir una crisis de identidad. Éstas se presentan en los momentos de mayor vulnerabilidad y se convierten en un evento o periodo durante el que surgen dudas profundas sobre quiénes somos. Los sentimientos de vacío, soledad y desintegración acompañan a esta recesión, la cual puede encasillarnos en una depresión insufrible. 

A pesar de que los seres humanos experimentamos crisis "comunes" en distintas etapas de vida que nos ayudan a definir nuestra personalidad, no todos somos capaces de superar estos cambios. La edad, una pérdida dolorosa, un evento traumático, entre otras situaciones a veces nos llevan a perder el sentido de pertenencia. Ser incapaces de reconocernos y aceptarnos es una de las crisis más destructivas a la que podríamos enfrentarnos.

el maquinista

-

"Black Swan" (2011) - Darren Aronofsky 



-

"Memento" (2000) - Christopher Nolan 



-

"The Temptation of St. Tony" (2009) - Veiko Ounpuu



¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿Qué necesito? ¿Cómo se supone que yo actuaría? Estos cuestionamientos taladran la cabeza de quien sufre una crisis de identidad, digamos que así comienza a formarse una  gran espiral de confusión, inestabilidad y desesperación. Los personajes de estas cintas padecen los efectos de una deconstrucción de su yo. 

-

"Take Shelter" (2011) - Jeff Nichols 



-

"3 Women" (1979) - Robert Altman



-

"Persona" (1966) - Ingmar Bergman 



El séptimo arte se ha dedicado a plasmar en actuaciones inverosímiles la experiencia de quienes no logran conectarse con su realidad. Ellos desconocen la razón de su confusión e ignoran los motivos de su despersonalización. El monólogo interior de estos actores es tan contradictorio como la forma en que su consciente e inconsciente se confrontan. El argumento principal de esta cintas, y por tanto, el primer objetivo de estos personajes es lograr responderse ¿quién soy yo?

-

"The Machinist" (2005) - Brad Anderson



-

"Dead Ringers" (1988) - David Cronenberg 



-

"Under the Skin" (2014) - Jonathan Glazer 



El colapso que sufren los que se encuentran atrapados en una crisis de identidad, puede ser el inicio de una transformación personal. No obstante, este trance también puede terminar en un declive irreversible. Todos estos filmes rayan en lo onírico, rozan el delirio y se sumergen en la locura, pues para encontrar las respuestas a todas sus dudas los protagonistas tienen que tocar fondo. La perspectiva del tiempo y espacio es tan inestable como intangible para todos aquellos que sufren de un caos mental. 

-

"The Man Who Sleeps" (1974) - Bernard Queysanne 



-

"Enemy" (2014) - Denis Villeneuve 



-

"Mulholland Drive" (2002) - David Lynch 



En medio de la controversia, la desolación y el aturdimiento los protagonistas de estas películas están dispuestos a todo con tal de poder reconocerse frente al espejo. Tristemente, en la tragedia de su autodestrucción encuentran un ápice de claridad, pues cuando el ser humano no sabe quién es y qué hace aquí, es mejor desaparecer que vivir a través de las dudas.  






TAGS: Drama
REFERENCIAS:
Olympia Villagran

Olympia Villagran


  COMENTARIOS