8 películas que te enseñarán que el placer de una pareja va más allá del sexo

Sábado, 20 de enero de 2018 13:11

|Rodrigo Ayala Cárdenas

Para gozar del amor y la piel del otro no es necesario el sexo como único medio para lograrlo.


A ti te dedico mis noches sin ropa con la cabeza puesta en tu vientre, percibiendo el ritmo de tu respiración acompasada. Sé que suena pretenciosa esta última palabra, ya que nadie la usa en nuestros tiempos, pero es que para ti son las cosas más especiales del mundo: quiero hacerte el amor sin tocarte.



Siempre hemos sido altamente sexuales y el mundo se ha dado cuenta de ello por la forma en que nos vemos, en que nos tocamos, en que nos besamos y en que disfrutamos nuestros silencios. Sudamos juntos en la cama mientras nos morimos un poco cada segundo. Dejamos la piel en las sábanas en cada embestida, pero al mismo tiempo sabemos que lo nuestro va más allá del sexo para fundirse en el apoyo total, en la comprensión mutua y en la fuerza compartida para salir adelante en los instantes más difíciles.


Tú y yo vamos más allá de las risas vacías de un viernes por la noche. Tú y yo nos perdemos en confesiones que hacen que nuestros lazos sean de acero. Eres tú a quien quiero hacer el amor por medio de un poema, una canción y una película. Por ello es que te digo a través de una lista de cintas fundamentales que nuestro placer va más allá del sexo y quiero que el mundo lo sepa...


-


Kiki (2016)

Paco León



Cinco divertidas historias se entretejen en una película que explora las amplias posibilidades del sexo más allá de la simple penetración y el orgasmo. Paco León nos enseña de manera hábil que para disfrutar del sexo es necesario que haya un entendimiento mental y espiritual antes que físico entre una pareja y una valentía para encarar nuestras más secretas parafilias.

Sólo así el placer estará asegurado entre dos personas que no saben que el verdadero descubrimiento todavía está por llegar. Necesaria para quien quiera reír pero también reflexionar acerca de su relación de pareja en la cual nunca está todo dicho.



-





Intouchables (2011)

Olivier Nakache y Éric Toledano



Esta cinta francesa se cuenta entre las más exitosas que han llegado a nuestro país en los últimos diez años. ¿La causa? La mayoría de las personas tenemos un amigo por quien daríamos incluso la vida, a quien queremos tanto que seríamos capaces de cometer las locuras más extravagantes con tal de verlo sonreír. En el amor, en el auténtico amor, las cosas funcionan de igual manera, lo cual hace más sólidos los lazos que trascienden lo físico. Intouchables nos presenta a dos amigos aparentemente opuestos que tras conocerse llegan a entablar una épica relación.



-


Metal y hueso (2012)

Jacques Audiard



Emplear tu tiempo en ver esta maravillosa cinta será una de las mejores decisiones que puedas tomar. Nos narra la relación entre Stéphanie, una entrenadora de ballenas que pierde el uso de sus piernas tras el ataque de uno de los animales a los que instruye, y el alocado Ali, un hombre de vida errática pero intensa. Cuando se conocen, algo más allá del amor surgirá entre los dos, ofreciendo una lección de apoyo incondicional que forja una relación tan fuerte como el metal y el hueso. La discapacidad física de ella no será obstáculo para que ambos tengan encuentros sexuales llenos de amor y ternura. Una cinta brillante y de auténtico fervor entre dos personas. 



-


Now is Good (2012)

Ol Parker



A Tessa le queda poco tiempo de vida a causa de un diagnóstico de leucemia y está decidida a hacer lo que siempre ha pospuesto, incluyendo perder su virginidad con el hombre al que ama. Dakota Fanning interpreta uno de sus papeles más atinados en un drama juvenil que se diferencia de otros por no ser vacío ni ridículo sino emotivo e inteligente. Ol Parker explora lo que debe existir en una pareja que basa su relación en la sinceridad más absoluta: la confianza de estar en la vida de alguien que quiere estar en la tuya sin condiciones ni medias tintas. Una cinta que todo amante de la vida no se debe perder.


                                                     


-

Leaving Las Vegas (1995)

Mike Figgis



Ben Anderson decide ir a morir a Las Vegas cuando su alcoholismo le ha arrebatado todo lo que tenía, incluyendo a su familia. En el territorio del pecado conocerá a una amable prostituta con la que entablará una relación que tal vez pudiera salvar su infernal vida. Nicolas Cage, antes de que se enfrascara en papeles irrelevantes, dio vida a un atormentado alcohólico condenado a la soledad. Leaving Las Vegas es una cinta que destila dolor por todos sus poros, pero al mismo tiempo nos da una brutal esperanza cuando el verdadero amor hace acto de presencia no de manera sexual sino de una compañía sólida en los momentos más difíciles.



-


New York, I Love You (2008)

Varios directores



El amor puede florecer de distintas maneras y en múltiples historias sin importar el lugar ni las circunstancias. Para una pareja que se ama de verdad, cualquier ciudad es buena para dar rienda suelta a su pasión (sexual y no sexual) a través de varias historias, pero si es la ciudad de sus sueños entonces la experiencia es aun mejor. New York, I Love You es una declaración de amor bohemia y romántica con los rascacielos de trasfondo que antepone el humor y un poco de inocencia a cualquier connotación sexual. Los viajes son una manera especial y original de hacerse el amor compartiendo momentos inolvidables.



-


Juno (2008)

Jason Reitman



Cuando se habla de cine indie una de las primeras cintas que se vienen a la mente es Juno, la historia de una adolescente que tiene que lidiar con un embarazo no deseado y los comentarios entre sus conocidos al respecto. Los puntos fuertes de la cinta no son sólo sus impecables actuaciones y un guión esmerado, sino la capacidad de establecer emociones genuinas en una pareja adolescente que se ama de manera irremediable y se apoya en los momentos cruciales de su dilema. Si creías que amabas a tu pareja de forma incondicional debes ver esta cinta para confirmar dicho sentimiento o replanteártelo. 



-


Wild At Heart (1990)

David Lynch



Sailor y Lula es la terrible, extraña y amada pareja que David Lynch dio a conocer al mundo en una de sus cintas más peculiares (¿cuál no lo es de este genio del cine?). En este cruce entre western, road movie y splatter, se nos narra una salvaje historia de amor donde todo es extraño, los diálogos son delirantes y el sexo es fuerte pero no es lo único que sostiene la relación de dos personas que hacen palidecer a Bonnie y Clyde. Para Sailor y Lula, que huyen de la madre de ella debido a que los quiere asesinar, el placer no sólo radica en estar juntos sino en la destrucción que van creando a su paso, una manera simbólica de decirnos que su relación está a prueba de todo como en el auténtico enamoramiento.



-


¿Cuántas de estas películas ya has visto? Si no llevas ninguna, no pierdas más el tiempo y revísalas para que tu corazón se excite con algo más que sólo sexo. Procura que tu pareja te acompañe para que el cine funja como un medio emotivo de unión entre ustedes.


-


No te puedes perder:


Películas eróticas que puedes ver en Netflix


10 Películas de amor más intensas que "El diario de una pasión" que te harán llorar como nunca

REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS