Cine

10 películas raras de vampiros que debes ver si te haces llamar cinéfilo

Cine 10 películas raras de vampiros que debes ver si te haces llamar cinéfilo



Tienes suerte de haber nacido en este siglo y no en plena Edad Media, sobre todo si cuando vas al cine o te procuras un fin de semana relajado lo que haces es ver películas de brujas y vampiros. Todo depende de tus gustos, que estadísticamente hablando podrían variar de exquisitamente peculiares a tal vez unos ligeramente más convencionales, aunque no siempre esté dicho todo sobre el tema.

Uno de los subgéneros de terror más importantes y
llamativos en la literatura y el séptimo arte es el de los vampiros: una de las criaturas más antiguas y emblemáticas de lo gótico, de lo oscuro y de todo lo demás que los humanos no saben explicar. Los vampiros han inundado el imaginario colectivo desde la antigüedad, pero una vez que llegaron al cine, se instalaron e hicieron su nicho de amor, terror, acción, etc. Muchas cintas han tenido éxito, otras no. Un buen número ha definido su visión del tema a tal punto que ha sido difícil superarlas. Taquilleras o no, igual vale la pena revisarlas. ¿Las has visto todas? Imposible, y esta lista va a demostrártelo. El género es tan inmortal y diverso que diferentes creadores, de diferentes nacionalidades, culturas y épocas han querido dar su perspectiva sobre el tema. He aquí unas de las más raras y particulares que debes ver si te haces llamar cinéfilo, porque no todo es Crepúsculo.

1. Geung si sin sang o Mr. Vampire (1985)





Hay que decir de esta película no es más que el comienzo de una saga de cinco que el director chino Ricky Lau desarrolló a lo largo de varios años, siendo la última de 1992. ¿De qué va? El cadáver de un hombre recién enterrado vuelve a la vida transformado en vampiro sanguinario y agresivo que quiere acabar con todo el pueblo. Será un sacerdote taoísta y su fiel discípulo quienes intentarán poner fin a la pesadilla. Mucha acción, muchas artes marciales y algo de terror y comedia, lo cual la convierten en un clásico escondido que más que una cinta tradicional de vampiros es una parodia. La película tiene de todo y te hará pasar un rato muy entretenido.


2. Crackula Goes to Hollywood (2015)





El director es Freddie Rhone y es el tipo de película que disfrutas un sábado en la tarde cuando el panorama de tu vida social no pinta prometedor. Un hombre de Alaska viaja a Hollywood y se convierte en un sediento vampiro que ansía probar la sangre de los adictos al crack. Los efectos especiales están un poco rezagados del año en el que el filme se hizo, pero es tan loca que vale la pena verla. Además hace parodia de los “vicios” de Hollywood y las partes más oscuras de la ciudad.

3. Blacula (1972)





Un superclásico de la era blaxploitation. El director William Crain plasmó esta historia sobre un príncipe africano que acude a Transilvania para pedirle al conde Drácula que lo ayude a detener el tráfico de esclavos. Éste lo transforma en vampiro por su osadía. La trama se centra en cómo un vampiro negro aterroriza a la gente, después de llegar a Los Ángeles por accidente. El trasfondo sociopolítico no es ajeno a esta cinta, que quita protagonismo a los elegantes vampiros caucásicos mil veces presentados en el cine y le da el rol, en el espíritu de la época de cambios y de reivindicaciones raciales, a un actor afroamericano, William Marshall, quien interpreta . a Blacula y a Mamuwalde. La película tuvo en su momento críticas mixtas, pero tan mal no pudo haber salido, pues la productora se lanzó a sacar una secuela (Scream, Blacula, Scream).


4. Lifeforce (1985)





Tobe Hooper, creador de La matanza de Texas y uno de los directores más prolíficos del género de terror, no quiso quedarse atrás en el departamento de vampiros y creó Lifeforce. Basada en una novela de Colin Wilson, trata de unos astronautas que emprenden una misión de estudio del cometa Halley, donde encuentran una nave espacial con tres “ataúdes” que contienen humanoides, quienes desatarán una epidemia vampírica que invade e infecta Londres con terror y sed de sangre.


5. Vampire's Kiss (1989)





Esta película está recomendada especialmente para la gente a la que le encanta ver a Nicolas Cage en papeles absurdos. En este caso interpreta a un ejecutivo editorial que se obsesiona con una chica que conoce en una discoteca y fantasea que al final de la noche lo muerde. En consecuencia, piensa que se ha transformado en un vampiro. Poco a poco su locura irá en aumento y desencadenará un torbellino de situaciones decadentes e hilarantes. Dato curioso: Cage, como buen actor de método, declinó la oferta de usar efectos especiales o artificios en la escena en que su personaje se come una cucaracha viva. Realizó dos tomas de las que evidentemente se usó una. Eso siempre será un plus para verla.


6. Blood for Dracula (1974)





Una coproducción (Italia, Estados Unidos y Francia) que estuvo apoyada por Andy Warhol y dirigida por Paul Morrisey, el cual trabajaba en la propia Factory, de Warhol (otro título interesante del director es The Hound of the Baskervilles). Trata la desesperación del conde Drácula al no encontrar sangre virgen para alimentarse, por lo que viaja a Italia con la esperanza de tener mejor suerte. Las cosas se complican al ser vigilado atentamente por Mario Balato, un marxista que tiene relaciones sexuales con dos de las posibles víctimas del Conde. El hecho de que la produjera Warhol garantiza una experiencia absurda e interesante a partes iguales.


7. Vampiros en La Habana (1985)





Juan Padrón dirigió esta película de animación coproducida por RTVE (España) y el Icaic (Cuba), que se inserta más en el género de comedia que en el terror, pero que aporta una visión muy interesante de los vampiros en el cine. ¿De qué va? Un vampiro científico crea una pócima que les permite a los de su especie pasearse libremente bajo la luz del sol. El valor de este capital atrae hacia La Habana a los estirados vampiros europeos y a los vampiros mafiosos estadounidenses, quienes quieren acaparar la pócima y lucrarse de ella. Se le encarga a Pepito, sobrino del científico, custodiar la fórmula, por lo que es perseguido. La cinta tiene un fuerte contenido crítico e ideológico, pero además es muy divertida y cómica.

8. Martin (1977)





George A. Romero, el director del clásico serie B Night of the Living Dead, creó un drama psicológico a partir de la historia de Martin, quien cree ser un vampiro y se lo confiesa a su primo Cuda, quien a su vez cree que Martin está siendo víctima de una maldición y piensa que la única solución es salvar su alma. Martin no es un joven indefenso e inadaptado, sino que usa cuchillas de afeitar para cortar a sus víctimas y beber su sangre.


9. Una chica regresa sola a casa de noche (2014)





Esta película iraní aporta una perspectiva muy diferente a la que estamos acostumbrados, en general, sobre la cultura fílmica del vampirismo. La cinta, bellamente filmada en blanco y negro, recoge y da forma a un conjunto que aglutina muchos géneros, desde el western hasta la novela gráfica. Además, cuenta una historia de amor en una sociedad plagada de personajes marginales y malvados. Por si fuera poco, con todos estos elementos en la composición, una solitaria vampiresa vaga por las nocturnas calles de la ciudad de Bad Town buscando la sangre de sus víctimas. Estéticamente representa una atmósfera en términos lynchianos muy interesante. Este filme, de la directora novel Ana Lily Amirpour, es más que recomendable.


10. Near Dark (1987)





Near Dark indaga en el proceso de convertirse en un chupa sangre en un mundo posapocalíptico y distópico.  Un típico vaquero americano es mordido, por lo que se une a un clan de vampiros que vaga de noche por el desierto para atacar y cazar a sus víctimas. Se considera una road movie, un híbrido entre Mad Max y una trama de vampiros. Es una de las primeras películas de Kathryn Bigelow, la directora de Zero Dark Thirty.

***

Si bien el género de vampiros se fundó prácticamente en la Europa Medieval y se fue enriqueciendo literaria y artísticamente a lo largo del tiempo, también se expandió hacia otros horizontes, incluso más cercanos, lo que lo hace aún más interesante. 


Referencias: