NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Películas para combinar el horror con el sadismo

26 de octubre de 2017

Rodrigo Ayala Cárdenas

Estas son las cintas de horror más extremas y sanguinarias que no te puedes perder.



Gene Simmons, bajista y cofundador de la banda de rock Kiss, hará a un lado su instrumento para ocuparse de labores como productor cinematográfico... al menos durante algunos meses. El cine, en específico el de terror, es otra de las pasiones del músico y a ese género es al que se enfocará en su papel como productor.


Cuando le preguntaron acerca del tipo de películas que llevará a cabo, no dudó en responder:


«No van a ser películas duras y sangrientas, porque la salida más fácil es la de las cosas baratas y estúpidas. '¿
Texas Chainsaw Massacre
? Está bien. Bien para algunas personas. No es mi estilo».



El músico le hace ascos a aquellas cintas donde la sangre y la violencia explícitas y despiadadas están por encima de los argumentos más intrincados y adscritos al llamado
horror psicológico
, del cual Simmons se declara seguidor cuando nos damos cuenta de cuáles son sus cinco
películas de terror
favoritas:
Psycho
,
The Exorcist
,
M
,
Village of the Damned
y
The Omen
. En la industria del entretenimiento (y del cine en especial) hay gustos para todos los paladares. El del músico de la lengua larga no está hecho para los sabores más fuertes sino más bien los refinados. En cambio, hay otros que por extrañas razones están listos para deleitarse con lo más crudo: son los que encuentran cierto placer en la tortura, la sangre y la sobreexposición de muertes salvajes.


«La finalidad del
torture porn
es presentar el horror de la vida real, el que se equipara a las guerras o los noticieros sensacionalistas que explotan la crudeza de lo cotidiano».



El torture porn es el tipo de cine para los estómagos fuertes y las mentes que no se aflojan al momento de ver un cerebro fresco y brillante, una pierna amputada o la violación masiva de una inocente a manos de un grupo de sádicos. Es ese tipo de cine que combina la crudeza del
gore
con el
horror psicológico
más extremo.
A diferencia de ese cine cargado de efectos digitales donde el horror proviene de lo sobrenatural e inexplicable, la finalidad del torture porn es presentar el horror de la vida real, el que se equipara a las guerras o los noticieros sensacionalistas que explotan la crudeza de lo cotidiano.


Es un cine que no sólo tiene como objetivo presentar la tortura o la sangre como simple gancho para llamar la atención, sino de representar la enfermedad existencial de los tiempos modernos y el gusto del público por lo más obsceno y decadente. No es un cine crítico que evalúa y juzga a la sociedad; funciona como ese último escalón de una enfermedad ya declarada y consumada del ser humano.


Un buen ejemplo de ello es la cinta que en su momento fue calificada como lo más extremo, agresivo y enfermo que se hubiera filmado en el género del horror:
The Human Centipede (2009)
.



Su director, Tom Six, confesó haberse inspirado en
Salò
de Pier Paolo Pasolini y los filmes de Takashi Miike y David Lynch para la construcción de su loco argumento: un médico alemán que rapta a tres turistas para coserles su boca al ano del otro y de esa manera crear un ciempiés humano. Esta cinta retrata las obsesiones de la medicina y de una mente perversa por crear lo aparentemente imposible en términos morales, biológicos y psicológicos.



La cinta
Martyrs (2008)
es ese ensayo narrativo que el cine de horror no tenía, donde el Mal se lleva a los terrenos de lo filosófico y la máxima expresión gráfica.



Un grupo secreto de personas con un enorme poder financiero se dedica a torturar a mujeres inocentes hasta conducirlas al umbral entre la vida y la muerte para saber qué es lo que existe en el Más Allá: sin duda la pregunta más recurrente en la mente de todo ser humano.
Martyrs
revolucionó el género con su puesta en escena terriblemente sádica con imágenes que retan la paciencia y la valentía del espectador más veterano del cine gore. En esta cinta se retratan varias de las situaciones más abominables que se hayan registrado en el moderno cine de horror. Su espeluznante final es igualmente un registro sorpresivo y maligno de la mente aquejada por la obsesión de saber la verdad.



Wolf Creek (2005)
, del director australiano Greg McLean, llevó el hiperrealismo del cine de horror a las carreteras y parajes desolados de la Australia más salvaje.



Hija directa de cintas como
Texas Chainsaw Massacre, Black Christmas, Cannibal Holocaust, Blood Feast o Haute Tension,
esta cinta nos recuerda que la psique retorcida tristemente forma parte de la siniestra naturaleza del mundo. Ese aislamiento terrenal en el que los protagonistas quedan varados es una representación del aislamiento que vive la mente criminal en ese mar de aparente bondad que se supone tendría que reinar en el mundo. La angustiante historia de tres chicos que están explorando un volcán situado en medio de la nada más absoluta y se encuentran con un
serial killer
dispuesto a saciar sus instintos más sanguinarios es un retrato crudo, angustiante y brutal de la psicopatía, pero también del mundo en el que vivimos y donde todo se ha vuelto permisivo.



Quizá sea The Girl Next Door (2007) de Gregory Wilson –adaptación de la novela de Jack Ketchum que lleva el mismo título— la cinta que mejor ejemplifique el concepto de torture porn.



Inspirada en un caso real, la cinta nos relata el infierno que vivió una adolescente al ser torturada por una pariente, sus hijos y otros chicos del vecindario hasta conducirla a la muerte. La capacidad inherente del ser humano por hacer daño a una persona o permitir el sufrimiento ajeno es el gran cuestionamiento que se hace en esta historia basada en hechos reales ocurridos en los Estados Unidos. The Girl Next Door es el gran manifiesto de una sociedad alienada en la violencia cotidiana, una especie de orgía en la que los participantes de la tortura sistemática que en la vida real sufrió Sylvia Marie Likens, se deleitaban en ver hasta dónde podía llegar la agonía de la chica y por cuanto tiempo el secreto podía permanecer oculto. Es la historia donde los victimarios poseen el rol más incomprensible, pues no hay una razón de peso que los lleve a hacer sufrir a la chica del sótano. Es tan sólo la idea de hacerlo y conocer el sentimiento de cometer una tortura lo que los empuja a que su víctima derrame sangre y lágrimas.

 


La primera cinta en recibir la etiqueta de torture porn fue Hostel (2005), del director Eli Roth, el primer proyecto en acercar al gran público el concepto de cine gore muchos años después de que éste ya existiera.



Antes de ella ya existía una larga lista de cintas explícitas donde los desnudos, la tortura, la mutilación y los derramamientos de sangre ya eran parte fundamental de las mismas (véase el cine de Herschel Gordon Lewis). Hostel es un resumen de la premisa del torture porn más absoluto: escenas descarnadas carentes de toda humanidad, sadismo como reflejo de un mundo aquejado por la frialdad y la carencia de sentimientos en su estructura más básica. La cinta escandalizó pero también deleitó a las nuevas generaciones de adictos al horror. Producida por Quentin Tarantino, fue un producto que sacudió la retina y la mente de miles de espectadores y los hizo darse cuenta de que el cine podía llegar a ser un terreno incómodo que los enfrentara con sus peores pesadillas.

 


El subgénero del torture porn pertenece a ese tipo de cine lleno de escenas sangrientas y violentas que sólo un ser insensible y frío ha soportado. ¿Definitivamente quieres convertirte en un experto en el cine más espeluznante y sangriento? Bien, entonces deben empezar por conocer cuáles son las 10 mejores películas gore de la historia según los críticos. 


TAGS: Terror horror movies cine gore
REFERENCIAS:

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Guía masculina para sentirte fresco si odias el calor Cómo saber si eres víctima de abuso psicológico en tu relación de pareja 8 razones por las que los productos orgánicos mejorarán tu salud La explicación científica detrás del mito de la sangre azul Cosas que no sabías sobre Ron Howard, el director de 'Han Solo' Cómo funciona la mente de un envidioso

  TE RECOMENDAMOS