Cine

Perforando las Clases Sociales

Cine Perforando las Clases Sociales


Mientras en Occidente contamos con una gama de cine muy definida y convencional, en Asia el cine tiene tintes muy diferentes, pasando de lo simbólico e interpretativo a lo extremo y radical, que en ocasiones puede llegar a ser muy intenso para un espectador occidental acostumbrado a la fórmula que se maneja en el cine comercial. Con tramas complejas, situaciones oscuras y personajes cautivantes, uno de los países asiáticos que ha tenido un gran impacto en el circuito internacional es Corea del Sur, y todo empezó apenas en la década de los 90.

 Hoy en día, Corea cuenta con una lista consistente de cineastas reconocidos en todas partes del mundo: Kim Jee-Woon, Park Chan-Wook, Kim Ki-Duk, por nombrar a algunos. Tanto ha sido el éxito del cine tan distintivo de este país, que muchos realizadores han abierto su paso a la mina de oro: Hollywood. Bong Joon-Ho, uno de los directores coreanos más célebres, estrenó recientemente lo que viene siendo su debut hollywoodiense: Snowpiercer (2014).

 Uno puede ver el tráiler de Snowpiercer y emocionarse por la carga de acción que sugiere la cinta, pero nadie pensaría más allá de un filme dominguero al mero estilo hollywoodiense: muy entretenido pero predecible. Lo cierto es que sí, Snowpiercer es entretenida a más no poder, pero también pueden juzgar mal la película, pues es tiene un mensaje muy profundo, llevado a cabo de una manera muy interesante; Bong Joon-Ho dejó marcadísima la esencia del cine coreano en Snowpiercer.

Snowpiercer (2014)

 La historia se centra en un futuro distópico en donde el planeta Tierra se encuentra completamente congelado, siendo el exterior inhabitable. El Snowpiercer es un tren gigantesco que carga consigo al resto de la humanidad, y que atraviesa la misma ruta a través de todo el mundo, manteniendo con vida a sus pasajeros. El tren tiene un líder: su creador, el Sr. Wilford, quien ha establecido una jerarquía de clases sociales repartida a lo largo de los vagones: el último contiene a la clase más baja y el primero es la lujosa estancia del Sr. Wilford. Curtis, quien es visto como un líder por los pasajeros de la clase baja, emprende una revolución contra Wilford en la que pretende conseguir justicia para todos; para esto tendrá que atravesar la magnitud del Snowpiercer.

 La película, además de contar con escenas de acción de primera calidad y con mucha adrenalina, es tanto una sátira como una crítica seria acerca de la injusticia y el poder entre las clases sociales desarrollado excepcionalmente, sin dejar de sorprendernos a lo largo de su metraje y manteniendo al espectador al filo de su asiento. Es una historia simple que evoluciona lentamente en una trama compleja, una historia que reta nuestra moral y sensibilidad. Una película que sugiere un análisis profundo después de ser vista, es siempre una película excelente.






Referencias: