Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando
Cine

Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando

Cine Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando


Por Víctor López Velarde Santibañez 


El desarrollo de un personaje en una película es totalmente diferente al de uno televisivo, pues además de los tiempos, es evidentemente que se llega a profundizar más en la psicología de un rol de la tv que en uno de la gran pantalla. Hay ocasiones en que se logra una total empatía y cariño con el protagonista o algunos de los roles secundarios de una serie a modo que el éxito de ésta parece ir a la par del mencionado personaje, lo cual hace impensable imaginar la historia sin alguno de estos. 


Sin embargo, hubo ocasiones en que algunos programas tuvieron que sobreponerse a la pérdida de estos personajes ya sea por problemas en el set de filmación en que estaban inmersos los actores, por cuestiones fortuitas o incluso a veces por cuidar el propio argumento del show, diciéndoles adiós y sacrificándolos por elevar el nivel de la historia. Aquí hacemos un recuento de aquellas series que sobrevivieron y el público siguió fiel a ellas a pesar de tener que ver partir a algunos de sus protagonistas o personajes más emblemáticos , demostrando que en el mundo de la tv nadie es imprescindible.


*Por su naturaleza, el siguiente texto está plagado de spoilers. 


Glee


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 1


El show musical que hiciera de ser perdedor una moda, es el perfecto ejemplo de cuando los guionistas deben prescindir de uno de sus protagonistas por cuestiones de fuerza mayor, ya que en este caso el actor Cory Montheit, quien interpretaba al galán de la serie -el Mariscal Finn Hudson, murió en la vida real, provocando que los escritores tuvieran que reescribir toda esa quinta temporada, sin mencionar que el creador, Ryan Murphy, confesó que tuvo que reeimaginar el descenlace ya que después de todo, él siempre concibió ese capítulo final con la presencia de Finn Hudson. La serie, en vez de procurar justificar la partida del personaje (quien simplemente muere sin que se ofrezca una razón en concreto), se limitó a dedicar un capítulo en el que los personajes se despedían del protagonista, en un muy sincero ejercicio que dejaba entrever que era en realidad un tributo al actor, siendo quizás uno de los capítulos más conmovedores albergados por la serie. A pesar de que la pareja formada por los protagonistas Fin Hudson y Rachel Berry era uno de los atractivos del programa siendo difícil concebir el argumento sin Finn a lado de Rachel, los guionistas se las ingeniaron para continuar la historia sólidamente prescindiendo de éste, de algún modo apelando a su memoria y procurando demostrar el duelo de los personajes a lo largo de los episodios, siempre trayendo a colación el peso de Finn en la trama de modo que su recuerdo se hiciera presente en el resto de la serie de cara a sus últimas dos temporadas.


Grey’s Anatomy


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 2


Partamos del consenso de que Grey’s Anatomy es una serie para muchos sobrevalorada y una de las más alargadas de la tv contemporánea, pero independientemente que podamos concordar con esa afirmación, también debemos reconocer que se ha sostenido por más de 10 temporadas a pesar de que han dejado la serie la mayor parte de personajes que conformaron el elenco original, de modo que actualmente son pocos los roles originales que se mantienen en el espectáculo, lo cual es algo que pocos programas han conseguido (prueba de ello el desplome de Two and a Half Man cuando Ashton Kutcher sustituyó a Charlie Sheen). En sus inicios, este drama médico se ganó el aplauso del público y de la crítica justamente por la variedad de sus personajes, ademas de la gran carga de matices que estos aportaban al argumento. La calidad de la serie fue mermando cuando gran parte de estos roles fueron abandonando el show (al parecer por que la productora -Shonda Rimes- tiene un carácter conflictivo y fue despidiendo poco a poco a gran parte del elenco), sobre todo por que en múltiples ocasiones los personajes secundarios generaban más carisma que la propia protagonista: la muchas veces insufrible Meredith Grey. Aunque podemos citar a un gran número de co-protagonistas que han abandonado la serie, las perdidas más significativas fueron las de esos roles que de alguna manera también desempeñaban un papel principal, entre ellos: la conmovedora muerte de George O Malley en el final de la quinta temporada, la abrupta partida de Izzie que dice adiós al show en la sexta temporada sin dar explicaciones, la despedida de la mejor amiga de Meredith-Christina: Yang, quien toma un camino separado en la décima temporada e incluso Addison Montgomery abandonando Seattle en la cuarta temporada, un rol que aunque secundario, se convirtió en uno de los más atractivos del programa. Continuar el show sin los personajes anteriormente citados parecía misión imposible, pero la verdadera prueba de fuego vino cuando al final de la decimoprimera temporada, el eterno galán y amor de la protagonista, Dereck Shepard, muere de una manera heroica en un trágico episodio en el que se le dice adiós al que fuera el motor masculino de Greys Anatomy; prácticamente porque de varias maneras él era una de las razones de ser de la serie y, aún así, el programa ha podido salir airoso continuando la historia sin tan importante presencia.


House of Cards 


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 3


El hecho de que Francis Underwood sea el narrador y catalizador principal de la serie, no impidió que las chicas en turno-Claire Underwood y Zoe Barnes- desarrollaran sus propias líneas argumentales, adquiriendo el mismo protagonismo que el personaje interpretado por Kevin Spacey. Aunque Claire continúa siendo cómplice de las fechorías de su marido en el show que va por su quinta temporada, Zoe Barnes fue abrupta y sorpresivamente desechada en el primer capítulo de la segunda, en quizá uno de los giros inesperados más acertadamente sorprendentes en una serie concebida por Netflix. Aunque el personaje de Zoe adquirió un peso fundamental en la serie durante la temporada de inicio y toda la base de la historia recaía en la alianza que ella había hecho con el protagonista Underwood, su muerte fue un ejemplo de cuando los guionistas se deshacen de un personaje tan imprescindible con el fin de sorprender al público y elevar el nivel de la historia. Eliminar este rol dentro del show tomó al público por sorpresa no sólo porque tras el ritmo de la temporada anterior era difícil concebir el futuro de la serie sin Zoe, sino también porque ocurre en el primer capítulo de la segunda, cuando rara vez estamos acostumbrados a que en un primer episodio el show muestre sus cartas y sorprenda con un giro tan inesperado (en general estos ocurren en la recta final). Es difícil olvidar esa primera vez en que se visualiza tal episodio y vemos cómo de la nada Francis arroja a Zoe a las vías del metro, concluyendo con la historia de ese interesante personaje, mientras nosotros tenemos que poner pausa para recuperarnos de lo ocurrido.


The Walking Dead


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 4


Cuando hablamos de series corales, es más fácil prescindir de ciertos protagónicos al no haber un papel principal claro o al recaer éste en diversos personajes y eso es un recurso que The Walking Dead ha sabido explotar con mucha facilidad a costa de su público, pues el show no se compadece del cariño que varios personajes generan con su audiencia eliminando a esos roles que en cualquier otro programa estaría PROHIBIDO eliminar (lo cual ayuda mucho en el impacto dramático de la serie). Al estar el programa ambientado en una suerte de apocalípsis zombie, la muerte de ciertos personajes ha estado más que justificada, por lo que en cada temporada tenemos que recuperarnos por el fallecimiento de alguno de estos. Aunque podríamos traer a colación la muerte de personajes que tuvieron un gran peso en la trama como Shane, Lori o Andrea; seguro la mayoría concordamos en que la despiadada y salvaje muerte de Glenn en la sexta temporada fue el más dramático adiós en toda la historia de la serie, ya que después de todo se trataba de, quizás, el personaje más querido de todo el reparto, al grado de que al ser el corazón que bombeaba la sangre de The Walking Dead provocó que miles de fanáticos desahogaran su críticas en redes sociales al grado que parecía estaban atravesando un duelo. La serie ha sabido sobreponerse a tal pérdida, pues siendo adictiva y sabiendo que su público no la soltará hasta su descenlace, los fans la seguirán viendo aunque siempre quede un hueco para el que fuera el personaje consentido de esa masacre zombie.


ER


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 5


En la misma línea de Grey's Anatomy, este drama coral médico también tuvo que sobreponerse a la salida de varios de sus personajes cuando los actores que les daban vida empezaron a adquirir popularidad y se marcharon en busca nuevas oportunidades (entre ellos un joven George Clooney antes de que popularizara las canas en Hollywood), sin embargo, a diferencia de Anatomía de Grey; este programa apostó por renovar su reparto cada cierto tiempo e iniciar nuevas tramas al estilo La Ley y el Orden, de modo que después de la 11 temporada ya no quedaba ningún personaje original (aunque en ocasiones algunos de los actores originales regresaban en calidad de invitados haciendo apariciones esporádicas). Esta serie creada por Michael Crichton, autor de la novela Parque Jurásico, producida por Steven Spielberg, tiene el récord de ser uno de los dramas televisivos de más larga duración emitido desde 1994 hasta 2009. Aunque ciertamente se le reprocha que en sus últimas temporadas la serie parecía desconectada de sus orígenes e incluso varios señalaron que parecía un producto diferente al original, es de reconocer el hecho de que haya sobrevivido con la constante partida de sus protagonistas, destacando principalmente la del doctor Doug Ross en la quinta temporada, la enfermera Carol Hathaway en la séptima, el doctor Mark Green en la novena y sobre todo el doctor John Carter en la decimoprimera, siendo éste el último miembro del reparto original que quedaba para ese entonces (además de ser el personaje que más vimos evolucionar a lo largo de la historia: desde un residente interno hasta un respetado médico de prestigio) . Es por ello que el capítulo final de este show es sin duda de gran valor por haber logrado reunir a todo el reparto original y demás actores que habían desfilado dentro del show, además de Clooney, grandes rostros del tv y el cine como -The Good Wife- Julianna Margulies, Maria Bello y Angela Basset.


Desesperate Housewives 


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 6


Una de las comedias consentidas de los últimos años que arrasó en crítica, premios y audiencia tuvo en la fórmula de su éxito a un reparto liderado por rostros femeninos que sorprendieron por romper estereotipos además de abordar temas un tanto tabú para el género, sin mencionar que causó polémica al desatar críticas por parte de diversos grupos religiosos que argumentaban que los personajes tenían una carencia moral que se veía reflejada en las acciones que tomaban en el programa. Curiosamente, la rivalidad que se veía reflejada en pantalla entre las protagonistas no fue del todo ficción, pues bien era sabido de las disputas que tuvieron lugar dentro del propio reparto, las cuales se cobraron como víctima al personaje de Eddie Britt interpretada por Nicolette Sheridan, la devorahombres de Wisteria Lane; un rol que aunque en un inicio secundario, fue adquiriendo mayor relevancia en la trama justo por el atractivo de ver a al personaje enfrentarse con las demás esposas desesperadas. En este caso ocurrió una divertida coincidencia, ya que Eddie fue expulsada de Wisteria Lane en la cuarta temporada por las demás protagonistas (aunque vuelve para la quinta), que es prácticamente lo mismo que las demás actrices le hicieron a Nicolette Sheridan tras varias disputas que ocurrieron durante la filmación, lo que resultó en que la actriz fuera despedida en la quinta temporada. Aunque la desaparición del personaje fue justificada con su muerte en uno de los episodios más dramáticos y mejor escritos de toda la serie, se echó de menos verla rivalizando con las demás esposas en el resto del programa, y su falta se resintió en el último capítulo, en el que todos los fallecidos de la calle Wisteria se hacen presentes en una secuencia surrealista y que, a raíz de conflictos con el programa, la actriz prefirió no aparecer. También vale la pena destacar la muerte de Mike Delfino, que aunque ocurrió en la última temporada, fue muy trágico ver partir a quien fuera uno de los pocos personajes masculinos con un importante peso en la trama (aunque también se trataba de un personaje repelente para algunos, por lo que tal vez su pérdida fue un alivio para varios).


The Good Wife


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 7 


El que se convirtiera en quizás el más importante drama legal desde Law and Order, halagado además por la importante postura feminista de su personaje principal: Alicia Florrick, fue también uno de los programas con uno de los repartos más sólidos de los últimos años, pues prácticamente todos los personajes (incluso los más secundarios) estuvieron desde su inicio hasta su desenlace. Todos, excepto uno que fue de los más importantes: Will Gardner, el jefe de Alicia, además de ser su compañero sentimental en varias ocasiones y a veces también su rival. Will era el contrapunto perfecto de Alicia sin mencionar que contrastaba con la personalidad de Peter, exesposo de la protagonista, a modo que la serie tuviera un importante balance masculino. Desde los primeros capítulos, como público en secreto deseábamos que Alicia consolidara su relación con Will, la cual era un ir y venir que de algún modo nos permitía insinuar que en algún momento ésta se concretaría, pero los guionistas decidieron poner fin a esta posibilidad al deshacerse de este personaje en la quinta temporada con su muerte. Aunque sin duda fue extraño continuar el programa sin el que fue prácticamente su protagonista masculino, la realidad es que prescindir de él permitió impulsar la trama aún más y desatar una interesante evolución en el perfil psicológico de Alicia, demostrando que a veces decir adiós es una manera de abrir la puerta a nuevas historias. 


Homeland 


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 8


Aunque es una serie a la que le sobra moralismo y patriotismo estadounidense, además de caer en tópicos como el hecho de que los americanos son los buenos y los árabes malos, se le debe reconocer que su tempo narrativo es muy acertado, al grado de convertirse en uno de los thrillers más atractivos de la tv contemporánea. Claro que el plato fuerte de la serie fue durante sus primeras tres temporadas la dualidad/relación ente los protagonistas: la audaz agente de la CIA Carrie Mathinson y el enigmático terrorista Adrien Brody, ambos componiendo quizás el dúo de personajes más perturbados de la televisión norteamericana reciente. Esa persecución gato-ratón en que ambos roles se atraían, pero a la vez buscaban hundirse el uno al otro sin duda nos mantuvo al borde del asiento durante todos sus episodios y que se generara una lucha de sentimientos encontrados en nuestro interior, siendo quizás dignos sucesores de Clarice Starling y el Doctor Hannibal Lecter. Es por ello que al ser una serie de dos personajes, era imposible concebirla sin uno de ellos y justamente por eso la crítica y público consideraron una verdadera locura el hecho de que Brodie fuera asesinando en una brutal secuencia en el capítulo final de la tercera temporada. Aunque el suceso narrativo funcionó por el impacto y drama buscado por los guionistas, la realidad es que la mayoría de los seguidores del show pensaron que eso significaría el entierro de la serie. Soprendentemente no fue así, ya que Homeland regresó con más fuerza que nunca en su cuarta temporada desafiando la lógica de que las series no corales mueren sin uno de sus personajes principales y aunque tampoco se puede negar que por momentos pesa la ausencia de Brodie, los guionistas se las han ingeniado para que sigamos la historia con gran interés sin extrañarlo más de lo necesario. 


24


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 9


Este adictivo show que se caracterizara por causar altas dosis de estrés y nerviosismo a su audiencia gracias a su creativo formato que emulaba estar narrado en tiempo real (capa episodio era una hora del día) fue plataforma de un gran desfile de personajes que entraban y salían de la trama en un abrir y cerrar de ojos, de modo que podríamos decir que ha sido uno de los programas televisivos que más prescinde de sus personajes, pues básicamente el único que estuvo de principio a fin fue su protagonista: Jack Bauer, un tipo de antihéroe moderno que desafía la moral y lo políticamente correcto, valiéndose de medios violentos y poco éticos con tal de salvar a su país. La gran fortaleza de la serie es que este personaje era tan dramático e interesante a nivel psicológico que no hacía falta llenarla con secundarios carismáticos, puesto que él solo sostenía la trama. Claro que de cualquier modo hubo personajes que en ocasiones robaban cámara como Teri y Kimberly Bauer, esposa e hija del protagonista respectivamente que jugaron el papel de damiselas en problemas que mutan a heroínas con tal de sobrevivir, la villana Nina Mayers que por más que intentábamos odiar en secreto nos parecía fascinante o Tony Almedia, un antiguo aliado de Jack que por tragedias personales traiciona sus ideales y se convierte en un villano. Todos esos personajes fueron eliminados en algún momento de la serie, pero consideramos que la pérdida más valiosa de 24 fue la del Presidente David Palmer, ya que después de Jack Bauer éste era el segundo héroe más importante del show, sin mencionar que contrastaba con la personalidad aguerrida del protagonista. Así, mientras Bauer recurría a la fuerza manchándose las manos para obtener resultados, Palmer era un hombre mucho más pacífico y diplomático que buscaba obtener resultados por medio de la estrategia o diálogo, es por ello que su asesinato en la quinta temporada cambió para siempre la dinámica del show en sus últimas tres temporadas.


Game Of Thrones


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 10


La desaparición de personajes tan importantes en este programa es realmente mérito de George R. Martin , autor de la novela Canción de Hielo y Fuego, en la que está basado el show, pero eso no quita que la muerte de ciertos roles (que están a la orden del día) hayan sorprendido al público que no conocen la historia por lo inesperadas que han sido, sin mencionar la calidad del show por mantener un buen nivel de modo que pueda prescindir de papeles muy queridos por el público y de suma importancia para la trama. Si hay algo que nos ha enseñado Game of Thrones es que en dicha historia no aplica “la ley del más fuerte”, pues en varias ocasiones hemos visto cómo han sido eliminados personajes de gran fortaleza mientras que aquellos que concebimos como los más débiles o vulnerables han sobrevivido por varias temporadas contra todo pronóstico. Aunque podríamos citar varios ejemplos, el más memorable sería la muerte de Ned Starck, que fue cuando el show puso las cartas sobre la mesa y dejó ver que sin importar la relevancia del personaje, ninguno está a salvo de ser eliminado. Sin duda, la muerte de Ned fue de gran impacto por lo espontáneo (y cruel) que resulta el suceso, además que aquí se replicó “la jugada de Hitchcock con Janeth Leigh en Psicosis de Hitchcock ”, de eliminar a quien se erguía como protagonista antes de llegar siquiera a la mitad de la historia, tras haber sido el personaje que cargó sobre sus hombros el peso de la primer temporada.


X Files 


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 11


X Files llevó la premisa de Homeland de eliminar a uno de los protagonistas al extremo, ya que si bien en tal serie desecharon al personaje en la tercera temporada, en X Files lo hicieron en la última, después de 8 temporadas de tener al mismo dúo de protagonistas juntos, algo que hizo que se resintiera aun más la pérdida. La dupla conformada por los agentes del FBI: Dana Scully y Fox Mulder no sólo fue un icono de los 90, sino que también han sido señalados en varias ocasiones como el dúo protagónico favorito de la tv americana además de ser parte ya de la cultura popular. Durante esas 8 temporadas, Scully y Mulder resolvieron algunos de los casos más perturbadores que ha podido albergar una serie de ciencia ficción, provocando las pesadillas de varios espectadores. Fue curiosa la jugada de los guionistas del show en la temporada 9, ya que realmente el personaje de Mulder no fue eliminado de la trama, sino que desaparece como el misterio que da rienda suelta al argumento de la temporada final; sin embargo, aunque era algo prácticamente antinatural ver a Sully en acción sin su fiel compañero a lado, fue un gran acierto respecto a la evolución de personajes, después de todo; ella era la escéptica que en un inicio siempre buscaba una explicación científica, en tato que él siempre tuvo convicción de que lo que se desarrollaba ante ellos era meramente sobrenatural, por lo que el hecho de que esa última temporada se centrará en ver a Dana tratando de encontrar a Mulder significó la transformación completa del personaje que por fin acepta totalmente lo antinatural con fin de salvar a su compañero por más que extrañáramos a éste durante toda esa ultima temporada, en la que afortunadamente reaparece para los últimos dos capítulos de cara al gran final de la serie. Estamos de acuerdo que no hubiera sido un final digno para X Files, un hito para la tv de ciencia ficción, sin sus protagonistas juntos.


Lost


Series que perdieron a su mejor personaje pero nos siguen gustando 12


Lost bien podría ser la X Files del nuevo milenio. Una serie que además de ser un éxito rotundo, logró un nivel de fanatismo casi inédito provocando que se generaran miles de foros que buscaban explicar y elaborar teorías de los distintos misterios que se planteaban en el show. Al narrar la historia de un accidente aéreo que estrella a los tripulantes del vuelo en una isla cargada de secretos que da a pie a varios acontecimientos surrealista, dado su premisa, se podía suponer desde un inicio que pocos serían los que sobrevivirían hasta el final de la serie y así fue, pues desde los primeros capítulos, hasta su desenlace, el programa nos acostumbró a no encariñarnos con ningún personaje, ya que en cualquier momento podía ser eliminado. Claro que eso no siempre resulto fácil, pues se caracterizó por ser un programa con una paleta de personajes muy bien escritos y con los que era complicado no empatizar. Del mismo modo, varios fueron los roles que se eliminaron paulatinamente, pero sin duda alguna una de las partidas que más resintió el público fue Charlie (que es como el equivalente de Glenn en The Walking Dead), uno de los personajes más queridos que cualquiera hubiera dicho era inmune a ser eliminado justamente, los guionistas jugaron con la mente del público, pues desde el principio de la tercera temporada se reveló que Charlie en algún momento moriría, por lo que durante todos ese arco narrativo el público visualizaba cada capítulo con el temor de que cabía la posibilidad que su muerte se concretara (e incluso con la esperanza de que esto no sucediera y solo se tratara de un bluff). Charlie finalmente muere en el final de la tercera temporada, de una manera heroica, ya que sabiendo que su muerte es inevitable, decide sacrificarse por los suyos y quizá poder salvarlos. 


Así es como estos shows se han aventado la prueba de fuego demostrando que sus historias valen por sí solas y que sus tramas son tan adictivas que pueden prescindir incluso de esos personajes que el público adora. Recientemente, Norman asesina a su madre Norma en la serie Bates Motel y aunque los que conocemos la historia sabíamos que ese momento llegaría, queda por ver si la serie será digna de unirse a este grupo prescindiendo de su motor femenino.


Referencias: