Los personajes expresionistas que podemos encontrar en el cine y el arte
Cine

Los personajes expresionistas que podemos encontrar en el cine y el arte

Avatar of Javier García Leal

Por: Javier García Leal

7 de septiembre, 2017

Cine Los personajes expresionistas que podemos encontrar en el cine y el arte
Avatar of Javier García Leal

Por: Javier García Leal

7 de septiembre, 2017


El expresionismo fue un movimiento integral que apareció en los años 20, y abarcó cuanta forma artística se conociera. En el cine, el uso contrastante y casi vertiginoso de luces y sombra era la regla, lo que creaba una atmósfera tenebrosa con la simplicidad de pocos elementos. El primer Nosferatu, por ejemplo, fue filmado siguiendo esos principios. En el campo de la plástica, había poca atención al trazo y al goce estético; el color fue usado con la agresividad de quien quiere mostrar angustia —existencial, según los entendidos—. Entre los cuadros más célebres está El grito, de Edvard Munch, que con sus nubes sanguinolentas y paisaje agresivo complementan la atormentada figura central de la tela. El entorno se hace imprescindible para entender al protagonista tanto en el cine como en la pintura.


Los personajes expresionistas que podemos encontrar en el cine y el arte 1


La misma fórmula la utiliza Tim Burton para presentar a sus personajes. En Vincent, uno de sus primeros trabajos, las coincidencias con los principios expresionistas son muy claras. Si en los años 20 se hubiera realizado un corto animado se parecería mucho al de Burton. En Batman, la situación se repite, y se describe al personaje según su entorno, que representa un espejo en el que el espectador ve, con cierta amplificación, el perfil del protagonista. El escenario magnifica al individuo. Batman y Vincent (como personajes) están hechos del entorno que los contiene. Si no fuera así, imaginémoslos en un ambiente contrario al que habitan en el filme; les faltaría algo, estarían incompletos y tan desubicados como la figura de Munch sin el suyo, desprovista de la razón de su angustia.



Incluyamos un tercero a este par: Edward Bloom (Big fish), que si bien presenta diferencias con los otros dos —es íntegro y encantador— padece la misma dependencia con su entorno. En su mundo imaginario, Bloom es aceptado por todos; en el mundo real es rechazado por su hijo. ¿Es tan desadaptado como Vincent o Batman? En su vida, el mundo imaginario es más poderoso que el real. Quizá Bloom sea el reflejo del interior de los personajes de Burton, que son, en su mayoría, individuos oscuros, rechazados, objetos de miedo. Monstruos gentiles, diría cualquiera. Bloom, en cambio, deja ver en su exterior la manera precisa a lo que es en su interior. Si quisiéramos ir más allá, hablemos de un Bloom como alter ego de Burton. La descripción de un hombre excéntrico que cuenta historias sobre personajes fantásticos, en los que lo real parece un sueño y lo imaginario es poderosamente palpable, encaja con exactitud en el perfil del director californiano. 



Burton funciona como biógrafo. En sus palabras, las decisiones que toma en la dirección están condicionadas por el personaje de turno, quien es el centro del relato. Esto parece obvio, pero pocas veces esta afirmación es cierta. Los individuos están lejos de la simpleza, su complejidad es mostrada, descrita y esbozada al detalle. Será tarea del espectador procesar todo eso, ya que el perfil del personaje burtoniano es tanto lo manifiesto como lo latente. No hay certeza. No se sabe si son lo que vemos o lo que sentimos que son.


Los personajes expresionistas que podemos encontrar en el cine y el arte 2


A juicio de quien escribe, el mejor período de Burton ha sido aquel en el que ha esculpido a placer a sus protagonistas. Los últimos tiempos del director han sido tan frágiles que parece haberse extraviado en el tiempo. Su lugar era la Alemania de comienzos del siglo XX, pero en tal caso no hubiéramos disfrutado de las historias de Bloom, la voz en off de Vincent Price y de un superhéroe mitad justiciero, mitad vengador. De su mejor creación, aún no hablamos, pero es que Ed Wood (personaje y film) merecen un capítulo aparte.


**


Algunos consideran que Tim Burton perdió su toque mágico en el cine, como se demuestra en estas 6 películas que nos revelan que dejó de ser un buen director. ¿Lo crees?


 

 


Referencias: