Cine

5 personas que fueron humilladas en público por Stanley Kubrick

Cine 5 personas que fueron humilladas en público por Stanley Kubrick

No se sabe si Stanley Kubrick era un perfeccionista, o si sólo hacía las cosas para torturar y humillar a sus actores.



El récord Guinness que tiene Stanley Kubrick por la filmación más larga de la historia (Eyes Wide Shut con 400 días de grabación) no lo porta por ser un perfeccionista ni por que se tratara de una historia compleja que requiriese de extremo detalle (es compleja, pero no para tanto); la realidad es que el rodaje se extendió porque Tom Cruise estaba comprometido con la filmación de Mission: Impossible II, por lo que Kubrick retrasó el cierre de la filmación de Eyes Wide Shut lo más que pudo para hacerle perder tiempo y dinero. Y, en general, para hacerlo desatinar y perder el control.


post-image


El aclamado director es uno de los íconos del cine, sin embargo, también fue un tirano que disfrutaba torturando a sus actores y que humillaba sin miramientos a quien fuera y públicamente... Hay cosas que ni el genio justifica. ¿O sí?



-

Alex North


post-image


Para la cinta 2001: A Space Odyssey, Kubrick encargó a North una partitura original de la composición del soundtrack de toda la cinta basada en la estética y el ritmo de la música clásica. Sin embargo, un fin de semana el director descubrió que las piezas clásicas hacían un mejor acompañamiento a la estática visual de la cinta, por lo que decidió descartar las composiciones de Alex North. No obstante, no se lo notificó al músico hasta que éste se dio cuenta, en el estreno de la cinta en Nueva York, que su música había sido expulsada en la edición final. El músico salió de la función confundido, triste y humillado, según cuenta Michael Benson, autor de varios libros sobre el cine de Kubrick.



-

Nicole Kidman y las escenas sexuales


post-image


Para Eyes Wide Shut Kubrick se encargó de convencer a Nicole Kidman de que se desnudara por completo para las escenas de sexo, cuando la actriz aceptó, la condición era que las grabaciones se hicieran en un set cerrado sólo Kidman, Kubrick y el modelo Gary Goba. No obstante, según cuenta el guionista, Raphael, Kubrick le dijo: «Quizá deberías pasar por el set estos días». No conforme con eso, obligó a Kidman a callar sobre los detalles de la grabación (una escena sexual de un minuto que tardó 6 días en rodarse). Llevó a la actriz a los límites haciéndola adoptar mil posiciones sexuales que, sabía muy bien, jamás saldrían en pantalla. Tom Cruise descubriría el contenido hasta un año después, durante el estreno, al que reaccionó de manera poco agradable.



-

Operación: Torturemos y humillemos a Tom Cruise


post-image


El matrimonio Kidman - Cruise sufrió bastante al trabajar con Kubrick, aunque ellos nunca se han expresado mal de su experiencia con el creador. No obstante, Andrew Morton, quien publicó una biografía no autorizada de Cruise, relata que, de entre las muchas torturas que Kubrick le hizo pasar a Tom está el hacerle repetir 90 veces, aproximadamente, una simple escena en la que el actor entraba por una puerta; le quitó los diarios del actor —los cuales son obligatorios en todas las películas— para que no pudiera ver la evolución del su personaje (lo que significa que el actor filmaba a ciegas y casi por intuición); y lo hizo pararse horas en una banda metálica mientras el staff le iluminaba el rostro (esto porque la película se filmó en Inglaterra y los fondos en Nueva York, por lo tanto, para el montaje de las escenas había que poner a Cruise sobre una banda mientras jugaban con la iluminación para montar lo filmado en Nueva York).


En conclusión, lo hizo ver como un novato inexperto y lo culpó de las malas críticas que tuvo el filme, argumentando que no supo llevar el peso de la película.



-

¡Así no, así!


post-image


Otra de las víctimas del cineasta fue Shelley Duvall, a quien presionaba y gritaba enfrente de todos y a la que hacía repetir la misma escena 50 veces... Pero nada se compara con el tormento de la escena de las escaleras: Stanley Kubrick hizo que la actriz grabara la escena 900 veces. Además de eso y de las exposiciones públicas de inútil y mala actriz, aisló a todo el equipo de Duvall; nadie tenía permitido hacer ningún tipo de contacto con ella; la actriz, al final de la grabación, se encontraba en un estado de ansiedad y depresión que le costó trabajo superar.



-

«Stanley Kubrick es el más terrible de los tiranos».


post-image


Aunque no con todos era igual de tirano —con Jack Nicholson tuvo que medir su nivel de crueldad porque el actor no se lo permitió—, Malcolm McDowell fue otra presa de sus torturas. Explotó y utilizó sus fobias para hacerlo enloquecer —cuando supo que McDowell le tenía fobia a las serpientes, añadió una como mascota del personaje Alex DeLarge; lo sometió a horas reales de proyecciones violentas —a causa de eso el actor jamás tuvo su vista al 100 % por la solución salina que rociaban en sus ojos—. En conclusión, el actor declaró en una entrevista que la humanidad del director no tenía el mismo nivel que su genio, ya que era bastante cruel.


-

Nada justifica la crueldad y mucho menos la humillación, sin embargo, extrañamente, los actores que trabajaron con Kubrick lejos de recordarlo como un tirano, a excepción de McDowell, se sienten orgullosos de haber actuado bajo sus órdenes.


*

Te puede interesar:


Las teorías que afirman la relación entre Stanley Kubrick y los Illuminati

Antes de DiCaprio estuvo Stanley Kubrick, el eterno perdedor


Referencias: