PUBLICIDAD

CINE

¿Por qué debería preocuparte que cancelen los Premios Ariel y la crisis del cine mexicano?

La crisis del cine mexicano y la posible cancelación de los Premios Ariel 2023 podrían afectar, de manera irreparable, a la economía y cultura mexicana, y aquí sabrás por qué.

La próxima edición de los Premios Ariel está en juego, y su posible cancelación tomaría un papel mucho más grave del que se piensa en un panorama socioeconómico. Aquí sabrás por qué debería preocuparte que cancelen los Premios Ariel y la crisis del cine mexicano que puede pegarle a nuestra industria en muchos niveles.

Suspenden convocatoria para los Premios Ariel 2023

En la tarde de este jueves, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) lanzó un comunicado para pausar la convocatoria de largometrajes y cortometrajes a contender en la edición del año entrante de los Premios Ariel.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿La razón? Falta de financiamiento por parte del Gobierno para realizar la ceremonia y los procesos correspondientes, como lo hizo saber la presidenta de la AMACC, Leticia Huijara, a través del escrito que se compartió en redes sociales.

“El Estado, que fuera motor y sostén de la Academia durante un largo tiempo, ha renunciado a su responsabilidad como principal promotor y difusor de la cultura en general y del cine en particular; cambiaron las prioridades, y pareciera que la cultura, junto al Séptimo Arte, ya no son prioridad”, se lee en el comunicado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Por lo tanto, el organismo tomó la decisión de suspender, hasta nuevo aviso, sus convocatoria de contendientes, dando a entender que posiblemente la próxima edición de los galardones podría no realizarse.

¿Por qué debería preocuparte que cancelen los Premios Ariel y la crisis del cine mexicano?

No es algo nuevo que el gobierno de la 4T ha hecho muchos cambios en materia de subvenciones al área de cultura y deporte; se han realizado muchos recortes presupuestarios que han dejado a estas áreas sin sostén ante la participación nacional e internacional de eventos de gran prestigio.

Un ejemplo un tanto reciente fueron las Olimpiadas de Tokio que se realizaron el año pasado; de acuerdo con información de un medio de difusión nacional, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) ha recibido cada vez menos presupuesto en los últimos años; se dice que su cifra nominal disminuyó un 51 por ciento en los últimos 10 años, y la baja ha sido más notoria en el sexenio en curso.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Y el área de Cultura de nuestro país está en una crisis similar, al grado de hacer que varios cineastas y actores galardonados y reconocidos internacionalmente, como Guillermo del Toro y Joaquín Cosío, se hayan mostrado en contra de las decisiones actuales del Estado y la actual crisis del cine mexicano.

“López Obrador @lopezobrador_ y la 4T retiran apoyos a la @AcademiaCineMx. Como era de esperarse, no entienden la cultura ni el arte. Ignorantes. No hay otra palabra”, escribió Cosío en Twitter.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“La sistemática destrucción del Cine Mexicano y sus instituciones -lo que llevó décadas construir- ha sido brutal. Sobrevivimos el sexenio de López Portillo, pero esto no tiene precedentes”, se lee en el mensaje de Del Toro en la misma red.

Y este hecho no es algo que únicamente deba preocupar a los trabajadores de la industria del entretenimiento (o los deportes) sino a toda la sociedad mexicana en general ya que, visto de manera general, el panorama puede ser catastrófico para toda la economía.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Por qué? Veámoslo de esta manera: la existencia de competencias nacionales e internacionales, de cualquier tipo, es una especie de ventana al talento de nuestro país para inversionistas y público en general. Entre más exposición se le dé a las cosas que se están haciendo en México, más gente querrá consumir nuestros productos o viajar al país para conocerlo.

¿En qué se traduce eso? En que haya más capital para la industria no sólo en entretenimiento y deporte, sino también en turismo, gastronomía, y muchas áreas más, lo que hace que exista una demanda mayor que puede resultar en más empleos para nuestra ciudadanía y una mejor calidad de vida para todos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero, ¿qué pasa si estas ventanas poco a poco dejan de existir? No sólo habrá una carencia internacional y una falta de visibilidad de nuestro talento y trabajo hacia el capital extranjero, sino que nuestra propia gente dejará de consumir lo propio no porque no exista, sino porque no tendrá la misma calidad que el producto de afuera.

Y eso, en materia de cine, ya está ocurriendo. Es más común ver en las exhibidoras más de la mitad de las salas abarrotadas de películas de Hollywood que películas mexicanas, y las mexicanas que tienen una “buena” exposición son las mismas comedias sosas de siempre que son pagadas por inversores externos y no apoyadas por el Estado para la expansión de la cultura y temáticas sociales que deberían ser visibilizadas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si de por sí no tenemos una industria estable en materia de entretenimiento y si queremos consumir algo mexicano tenemos que chutarnos los dramas y comedias de una sociedad que sólo representa a menos del 5 por ciento de la ciudadanía nacional, ahora con la baja de subvenciones nacionales el propio gobierno nos está orillando a buscar en las ventanas internacionales producciones e historias que nuestro país no quiere costear.

El talento verdaderamente está, pero él mismo ha tenido que buscar el apoyo extranjero para demostrar su valía; tal es el caso de cineastas como Del Toro, Alejandro G. Iñárritu, Alfonso Cuarón, o del propio actor Tenoch Huerta, quien ha denunciado muchas veces el racismo que la gente morena vive en la industria del cine nacional y que tuvo que “saltar el charco” para hallarse una oportunidad y demostrar que su trabajo va más allá de su apariencia.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El IMCINE se defiende

Ante la crítica de la AMACC y las celebridades nacionales a la falta de apoyo económico, el Instituto Mexicano de Cinematografía salió a defenderse e indicar que la Academia, aparentemente, no ha estado falta de apoyo gubernamental, y que por lo mismo no tendría por qué preocuparse al respecto para la elaboración de la edición 2023 de los Premios Ariel.

“La ceremonia de los Premios Ariel ha sido apoyada a través del pago de las estatuillas durante 2021 y 2022, con $1,164,293.97 (vía IMCINE), y con $1,164,293.97 (vía Cineteca Nacional) respectivamente. Cabe mencionar que en 2019 la ceremonia se realizó en la Cineteca Nacional, inmueble facilitado de manera gratuita”, se lee en su comunicado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Es importante mencionar que en 2023, los mecanismos con los que cuenta la Secretaría de Cultura seguirán abiertos para apoyar a la AMACC. Se reitera el compromiso de apoyar a todas las comunidades cinematográficas del país para fomentar una expresión tan importante y necesaria como lo es el cine”.

Sólo el tiempo dirá qué tan cierto es ese apoyo que tanto el IMCINE como la Secretaría de Cultura se jactan de dar y cómo se traducirá al respecto de la crisis que el cine mexicano sigue sobrellevando.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD