Por qué es falsa la idea de que hacer porno puede solucionar tus problemas económicos

Lunes, 16 de abril de 2018 15:21

|Hugo Chávez

En el verano de 2009 se estrenó en las salas de cine una película catalogada como comedia: Zack y Miri make a porno, del director estadounidense Kevin Smith, con las estelares participaciones de Seth Rogen y Elizabeth Banks, la trama en los promocionales resultaba predecible, como casi siempre en el ámbito de la comedia: una pareja de amigos necesitados de dinero deciden montar su estudio pornográfico y vender el material, además de aportar ideas y realizar castings, aunque en ello se les va la mayor parte del tiempo.


Si bien la película tiene de pornográfico lo mismo que las interacciones entre un grupo de adolescentes en una secundaria pública, es decir, el lenguaje explícito, lo interesante es la existencia del imaginario pornográfico como una solución a las problemáticas económicas individuales.


Algunos años antes, bajo la dirección de David Steinberg, se presentó After School Special (2003), también conocida como Barely Legal, en ella un grupo de tres chicos deciden filmar una cinta porno; el protagonista terminará por enamorarse de la actriz en una especie de destino fatal completamente contrapornográfico: el romance entre actores después de la escena sexual.


industria porno 1


En esta cercanía de lo pornográfico hablamos también de una que habita en "la casa de al lado", como en el filme del 2004 dirigida por Luke Greenfield —The Girl Next Door—, en la que una actriz porno puede conocer el amor sincero y desinteresado en lo sexual de un chico que la ama por su forma de ser y no sólo por su físico, pese a la presión de sus amigos. Semejante a la relación que llevan Julieta y Joaquín Ferreira (“El Potro”) en la serie Club de Cuervos, en la que dedicarse a la pornografía no es motivo para dejar de amar a la pareja, sino una especie de afrodisiaco.


Otra forma de proximidad será la que está presente en el largometraje Bucky Larson: Born To Be a Star de 2011, bajo la dirección de Tom Brady, y con un guión de Adam Sandler y la actuación de Nick Swardson; un pueblerino descubre que sus padres fueron estrellas del cine porno de los 70, por lo que viaja a California para dedicarse a la misma labor. Una industria en la que triunfará no por lo que caracterizaba a John Holmes —uno de los actores porno más famosos de los 70—, sino justo por lo inverso: tener uno de los penes más pequeños del Oeste.


industria porno 2


Por último, en este breve recorrido, una comedia que ha quedado en el olvido, Orgazmo de 1997, escrita y dirigida por Trey Parker y Matt Stone, cuya temática se centra en un misionero mormón que para poder pagar su boda se le ocurre grabar una película porno, para ello, crea al personaje de Capitán Orgazmo, quien sería algo así como un superhéroe del cine XXX, lleno de referencias hacia lo absurdo de la industria; el largometraje recibió buenas críticas por lo ácido de su humor y si esta narrativa les parece irreverente, seguro es porque sus directores y guionistas, Trey Parker y Matt Stone, son los creadores de la serie animada South Park.


Hoy, vivir de hacer porno no es una garantía, si es que algún día lo fue, pues el aparente último derrotero laboral está en una competencia directa con empresas fantasma como lo describe el documental Pornocracy: The new Sex multinationals, estrenado en 2017 y que refiere a algo que Naief Yehya ya nos decía hace unos cinco años en una conferencia en Querétaro: el porno se está regalando en Internet, donde se cobra no por la visualización de contenidos o compra de membresía —las cuales aún existen—, sino por la publicidad en los espacios y así los que pagan son quienes se quieren anunciar. Por lo general, se trata de otras páginas o sitios de contacto en los que cualquiera de los usuarios sube a sus canales y cuentas contenido con frecuencia, sea propio o descargado, como ha pasado siempre en Youtube; dentro de estos están Xvideos, Red Tube, Pornhub, entre otros.


industria porno 3


Hoy, el porno se encuentra con la misma facilidad con la que se pueden consultar los resultados deportivos ocurridos el fin de semana. Los teóricos, actores, directores y hasta maquillistas coinciden en que cada vez es más complicado vivir de la pornografía; sin embargo, parece mantenerse esa idea de Susan Sontag sobre el erotómano como uno de los artífices de las nuevas formas de lo que llamara imaginación total durante el siglo pasado. 



**


Te compartimos las fotografías sin censura del detrás de cámara del cine porno en los 80, cuando esta industria se encontraba en su mejor momento.

Hugo Chávez

Hugo Chávez


Colaborador
  COMENTARIOS