Razones por las que 'La Rosa de Guadalupe' influye en tu machismo y racismo

Miércoles, 6 de junio de 2018 13:05

|Alonso Martínez
la rosa de guadalupe

Si ves 'La Rosa de Guadalupe', ¡felicidades! Los estás manteniendo con vida, y mientras lo haces, te ríes del racismo y el clasismo en México.



Sin quererlo, La Rosa de Guadalupe se convirtió en una de las mejores comedias en la historia de la televisión mexicana.


Hace 10 años (sí, hace una década), el creador Carlos Mercado decidió producir una serie de televisión que se apegara a los "valores familiares" nacionales utilizando la imagen del ícono más grande de su cultura: La Virgen de Guadalupe. Los primeros guiones pretendían adentrarse en la mente adolescente usando su lenguaje y sus problemáticas para advertir a los padres de familia de los "peligros" a los que podían enfrentarse.


la rosa de guadalupe 1


Con su producción de bajo presupuesto y la actuación de novatos y desconocidos, se convirtió en uno de los programas más exitosos al ser visto, principalmente, por amas de casa (el nicho al que iba dirigido) en un horario estelar, fortaleciendo así los miedos de las mentes conservadoras, exponiéndolos a estereotipos y a representaciones equivocadas de distintos sectores de la población.


Uno de los primeros episodios que se viralizó en Internet y que llamó la atención de los espectadores más jóvenes fue uno en el que se mostraba a un par de fanáticos del anime que decidían vestirse con sus cosplay en la escuela y que se enfrentaban a distintas críticas, incluyendo la de sus padres. Para los guionistas del programa esa tribu urbana son alegres o infantiles y prácticamente viven en una fantasía.


la rosa de guadalupe 2


Ese fue uno de sus primeros pasos. Después apareció una niña que era adicta a la marihuana como consecuencia de que su madre había fumado durante el embarazo, lo cual fortaleció un mito que ha sido comprobado como falso.


En la pantalla mostraron temas como el uso de tampones con vodka y la chica que vendía la virginidad por un boleto para el concierto de Justin Bieber o hasta del Monsterball Go. En el constante afán de querer informar, el programa se convirtió en un propagador de mitos, leyendas urbanas y una exageración de la realidad.


Y aunque el programa aparenta estar dirigido a los jóvenes, por lo que puede verse en redes sociales (Twitter y Facebook), no ha logrado conectar con este sector de la población, que critica desde los contenidos hasta las actuaciones.

la rosa de guadalupe 3

Después del éxito, la serie pasó a ser autoconsciente: es decir, los productores y quienes trabajaban ahí se dieron cuenta del efecto que provocaban y comenzaron a crear más episodios basándose en esas fórmulas, y su público principal ya no eran las amas de casa, sino aquellos que se burlaban.


la rosa de guadalupe 4



Ahora, unas preguntas:


¿Se han dado cuenta de que cada vez existen más videos viralizados de La Rosa de Guadalupe desde su página oficial?


¿No creen que no es casualidad que esos mismos clips muestren lo absurdo que es la serie?


la rosa de guadalupe 5


Es obvio que la cadena ya se dio cuenta del efecto y es claro que cambiaron el contenido para hacerlo material perfecto para memes que pueden viralizarse en Internet.


Mientras tanto, a través de sus capítulos la serie sigue mostrando estereotipos sexuales, raciales y sociales.


la rosa de guadalupe 6


El hecho de que la gente se ría de los estereotipos fortalece su esencia. Es como si se rieran o tomaran placer de los pensamientos de alguien sexista, clasista y racista, en lugar de condenarlos. De igual forma, a la gente joven se le olvida que el programa sigue transmitiéndose en televisión para su nicho original, mostrando lecciones que apelan a sus "valores" conservadores y que siguen haciendo que la gente crea mitos de otros grupos sociales y que vea "peligros" inexistentes en la pantalla.


La Rosa de Guadalupe ha llegado a las pantallas de otros países como Colombia, donde goza de un éxito similar al que tiene en México.


la rosa de guadalupe 7


----

Podríamos hablar demasiado sobre los bajos valores de producción, de la mala música, de la idea de la religión y hacer una crítica más amplia, pero es suficiente señalar el daño indirecto que le estamos haciendo a la cultura al seguir promocionando un show que replica ideas racistas y sexistas para "dar un mensaje". Para sus creadores La Rosa ya no es un show mal hecho para hablar sobre problemas, sino un espectáculo gracioso intencional en el que se insertan estereotipos para engañar a las personas, haciéndoles creer que se está hablando seriamente. Por más que se defiendan, afirmando que lo que buscan es ayudar a la gente, es obvia su hipocresía.


Y si crees que verlo es inocente, y que no puede tener efectos en quienes lo ven, quizás eres más ingenuo de lo que pensabas y no te das cuenta del poder que tienen los medios para moldear la ideología de las personas a las que se dirige.


La Rosa tiene 10 años al aire. Si seguimos consumiéndolo, ¿quién sabe hasta cuándo vivirá?


Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS