INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Razones por las que los fans están arruinando "BoJack Horseman" y otras grandes series

19 de septiembre de 2018

Cesar Caballero

No se trata de sólo saber de manera rápida qué pasa enla quinta temporada de "BoJack Horseman", sino de explorar el impacto que estas series han tenido sobre sus espectadores.



La nueva temporada de Bojack Horseman está llena de risas, one liners, muchos chistes de animales y un mensaje poderoso: ¡basta de idealizar la toxicidad! Sí, Bojack es divertida, pero es igual de cautivadora. El manejo de personajes y el espejo que hacen al vernos reflejados en ellos es para dar una cátedra en guión. Se trata de personajes dañados hasta lo más profundo de su ser, buscando respuestas en esta vida compleja y confusa; simplemente para llegar al final y descubrir que todo lo que somos y seremos son nuestras decisiones, que no hay gente mala ni buena, simplemente humanos que se equivocan o triunfan. Lo único que nos queda es aspirar a hacer más cosas buenas que malas.


ADVERTENCIA: Antes de continuar, posiblemente encuentren spoilers de la nueva temporada de esta bella pieza.





La cultura pop inherentemente normaliza las cosas para bien y para mal. Y los medios generan este proceso de manera directa o indirecta. Series extraordinarias como Rick and Morty, Mad Men, Breaking Bad, Dr. House, Los Sopranos, Sherlock, House of Cards y hasta The Big Bang Theory presentan la moda del personaje hombre blanco heterosecual cisgénero estereotípico que ha dominado por décadas todos los medios. Rick Sanchez, Don Draper y BoJack Horseman son tres ejemplos de un tipo del personaje masculino popular: el hombre inteligente, talentoso, tóxico, desconectado, distante, incapaz de empatizar con los demás y es consistente y salvajemente autodestructivo en su búsqueda para llenar un vacío con cualquier cosa menos conexión humana. A pesar de ser protagonistas, Rick, Don y BoJack casi nunca son “el bueno de la historia" en ningún escenario dado; casi siempre están motivados egoístamente y perjudican de manera explícita a personas inocentes para su propio beneficio. Los raros momentos de redención generalmente no duran.





Pero a pesar de que los creadores de estos shows toman una postura crítica con respecto a las decisiones de estos personajes, parece que los fans interpretan otro mensaje. Por ejemplo, hace un año, cuando salió el primer episodio de la tercera temporada de Rick and Morty, Rick hace mención a una salsa de nuggets de McDonald’s de edición limitada que existió en 1998. Aprovechando el momento, McDonald's sacó una breve promoción de un día para que la gente probara la famosa Szechuan Sauce. Las cosas se salieron de control. No todos los McDonald’s de EEUE recibieron la salsa, y algunos no recibieron la suficiente. Los fanáticos descontentos organizaron protestas multitudinarias mientras portaban carteles y gritaban "¡Queremos salsa!". La situación llegó a tal grado que algunos McDonald’s tuvieron que llamar a la policía mientras los fanáticos enfurecidos robaban comida y acosaban a los empleados, mientras todo explotaba también en las redes sociales. 





El problema con este arquetipo de personajes recae en los fanáticos, en la medida en que muchas personas —un subconjunto específico de hombres en particular— pierden todo el sentido del personaje. Son tan fácilmente atraídos por el llamativo barniz de la valentía masculina en la superficie de estos personajes dañados, que no logran entender por qué los personajes se presentan de esta manera, porque en realidad la idea de los creadores es que no quieres ser como ellos. Se supone que no debes identificarte con ellos de manera positiva o verlos como alguien a quien imitar, se supone que no debes buscar que ganen la mayor parte del tiempo, son antihéroes. El problema ha llegado a tal grado que BoJack ha tenido que hablar de esto al respecto. En esta temporada, Diane confronta su misma creación en la serie de Philbert mencionando: 


"No quiero que tú ni nadie use el programa para justificar su conducta de mierda”.





Otro ejemplo es que en Rick and Morty, en el capítulo de “Pickle Rick”, existe un monólogo espectacular de una terapeuta: 


“Rick, la única conexión entre tu inteligencia incuestionable y la enfermedad que destruye a tu familia es que todos en tu familia, tú incluido, usan la inteligencia para justificar la enfermedad”.


En South Park, una de las series parteaguas en cuestiones de crítica social, en su última temporada criticó a lo último que le faltaba criticar: a ellos mismos. En el capítulo “Super Hard PCness”, Kyle descubre a sus ídolos Terrence y Philip como personajes viejos y sin chiste. Por primera vez ve a las personas a las que les toca recibir los pedos como algo no tan chistoso. Se da cuenta de que las víctimas de estas bromas recurrentes también tienen sentimientos. Este episodio sirve como continuación de la propia película de South Park, donde la premisa es la misma, sólo que contra la mamá de Kyle. En ese tiempo (1999), Trey Parker y Matt Stone se burlaban de los padres de familia que querían cancelar South Park por su lenguaje vulgar, temas controversiales y, claro, su sentido del humor negro y ácido. Ahora, con su última temporada, South Park se pregunta si con todo lo que esta pasando en el mundo, ¿este tipo de humor sigue siendo relevante y si ellos son responsables, aunque sea un poco, de estos tiempos de división?





Idolatrar y alabar a estos personajes como un ideal o algo a lo que se aspira omite por completo el concepto de los personajes y, lo que es peor, celebra el comportamiento que se muestra explícitamente como tóxico y dañino. Si te identificas como "un Rick" o como “un BoJack” entonces todo el concepto del programa se te escapó de las manos. Los creadores de ambos shows posicionan sus personajes claramente, y se vuelve más evidentes con cada temporada. Hay que ser claros, ver los rasgos negativos en uno mismo e identificarse con la lucha para mejorarlos, o querer que estos personajes cambien y crezcan no es a lo que nos estamos refiriendo aquí; sino al apoyo explícito y la celebración de estos personajes tal como son. Esto ni siquiera es una crítica de los personajes mismos. Todos ellos están bien escritos, son interesantes y complejos. Más bien es una crítica a cómo vemos e interpretamos estos personajes. Sí, nos gustan estos personajes, está bien, disfrutarlos es bueno, pero hay que reconocer lo que son.


**


BoJack Horseman rompe corazones con episodios que hablan de familia, destrucción, soledad, egoísmo, unión, amistad, sexo y desolación, siempre con un toque jocoso que no alivia la caída, sino que nos recuerda nuestro falso hedonismo. Una vez que empezamos a amar a BoJack es el momento en el que estamos perdidos, porque posiblemente jamás habíamos pensado tanto en nuestra insignificancia y a cada capítulo, nos romperemos un poco más.



TAGS: Netflix Series de tv crowdsourcing
REFERENCIAS:

Cesar Caballero


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los pasos que debes seguir para un correcto lavado de manos 6 Amazing Paradoxes That'll Leave You Scratching Your Head 5 cuentos cortos de Oscar Wilde que debes conocer Los muxes: el tercer género del Itsmo oaxaqueño ¿Fan de Evangelion? Pronto podrías tener unos de tenis de este anime Here Are 8 Things I Really Wasn't Expecting From My First Fashion Week Ever

  TE RECOMENDAMOS