5 razones por las que los cortos animados cuentan mejores historias
Cine

5 razones por las que los cortos animados cuentan mejores historias

Avatar of Ibraim Pinango

Por: Ibraim Pinango

20 de febrero, 2017

Cine 5 razones por las que los cortos animados cuentan mejores historias
Avatar of Ibraim Pinango

Por: Ibraim Pinango

20 de febrero, 2017



No importa qué edad tengas, ver cortometrajes animados puede enriquecer tu sensibilidad, conmoverte o incluso dejarte algo que no sabía que ibas a recibir. Hay que reconocer que la animación no sólo está ligada al ocio y al entretenimiento, sino que detrás de ésta hay una propuesta que busca responder o plantear preguntas de altura.

Hay que revisar, además, la historia de este género artístico, germen a su vez de la cinematografía, para entender su origen, su proyección y su capacidad de mostrar y entender el mundo. Entre los amantes de la animación siempre hay gustos y preferencias, pero en general hay ciertas cualidades que hacen de un corto una pieza verdaderamente valiosa y deberían ser además las razones para ver cortos animados. A continuación un breve resumen de ellas.


1. La historia





Dejando de lado los aspectos técnicos y estéticos, nada como una buena historia. Es más probable que una historia en cortometraje se vuelva más interesante cuando la animación entra en juego, tomando en cuenta la capacidad de mantener tenso el hilo narrativo, la consecución de escenas y las atmósferas que cree por medio de su historia. En el cortometraje Neighbours (Norman McLaren, 1952), por ejemplo, la premisa es el conflicto territorial entre dos personas y el desarrollo y desenlace de la historia (que no precisa de diálogos), motiva al espectador a permanecer alerta hasta el final.


2. La animación





Esta razón es más que obvia. Quienes saben apreciar un buen trabajo buscan una calidad técnica y estética que resalte su peculiaridad. Desde el stop motion hasta las más avanzadas técnicas 3D. Existe una variedad interesante de animaciones que generan diferentes emociones en el público, algunas clásicas y otras muy modernas, pero quienes realmente gozan de verlas, son capaces de encontrar la belleza y el sentido de lo que significa "animación", que es dar vida a algo. Esto no implica darle movimiento, sino darle alma, identidad, personalidad. En el corto Destino, una producción de 2013 que utiliza el trabajo de Salvador Dalí y Walt Disney, ejemplifica muy bien esta idea con la interpretación de las fantasías surrealistas de una chica que lidia con los problemas de la vida en el laberinto del tiempo.


3. La duración





Sin desprestigiar la calidad de obras de largo aliento, hay ciertas ventajas en el formato más corto que los amantes de la animación buscan. A veces puede ser cuestión de tiempo para quienes gustan del género. El corto permite sintetizar mucho mejor una idea o la trama, sobre todo si desde su concepción está pensada para ser una obra pequeña. También hay que considerar todas las horas que se necesitan para hacer toda una película animada, así que el formato de corta duración suele ser más común, así como más digerible. Sobre todo los de una época en la que tecnología no estaba tan avanzada y los recursos artesanales exigían que el proceso de producción tomara mucho tiempo y mucho dinero, por lo que hay un montón de joyas de la animación encapsuladas en corto. El clásico relato de Edgar Allan Poe El corazón delator ha visto muchas adaptaciones, tanto animadas como cinematográficas. Esta versión de 1953, dirigida por Ted Parmelee, es concisa en cuanto toma el texto original y su extensión no transgrede los límites de la historia, haciéndola concisa y de una extensión ideal.


4. Los personajes





Los personajes, sin duda alguna, tienen un peso sumamente importante dentro de cualquier cortometraje animado. Nos pasean a través de un abanico de sensaciones a lo largo de la duración del trabajo fílmico y permiten sentirnos tan cerca de ellos que casi es como si existieran en el mundo real. Esos personajes, evidentemente, son los que atraparán al espectador y logrará la conexión deseada por quienes desarrollan el corto. Al protagonizar historias cortas, su desarrollo dentro de la narrativa suele estar supeditado a hechos muy concretos, así como su arco sicológico. La verdadera destreza de los animadores está en mostrar personajes inolvidables en poco tiempo. Aquí, al igual que la historia, la capacidad de síntesis y la habilidad técnica juegan un papel importante. En Kiwi! (Dony Permedi, 2006), un corto que cautivó a millones de personas en todo el mundo no se necesitan palabras para describir la historia del personaje principal. En poco mas de 3 minutos se desarrolla su pasado, presente y futuro, lo que deja una huella imborrable.


5. La diversidad de géneros





Para los cortos animados se piensa que son dirigidos única y exclusivamente para el público infantil, pero con esto se comete un grave error. En cortos de animaciones podemos encontrar romance, terror, erotismo, acción, humor y más. La animación no se limita a entretener a un público infantil, sino que busca abarcar a públicos más amplios, con distintos tipos de visión. Incluso, más que género, podría hablarse de estilos, de universos temáticos y de categorías, pero en el fondo lo que se busca es una cualidad peculiar según sea la propuesta del animador. En el corto Kiss, de Bill Plympton, se parodia un acto mundano como es besarse y el absurdo se desborda hasta poner incómodo al espectador en cierto punto.

De cualquiera manera que se presenten, los cortometrajes animados son una buena opción siempre que busquemos disfrutar de un trabajo fílmico sencillo, directo, poderoso y con transcendencia en nuestro catálogo cinematográfico. Anímate a entrar en el mundo de los cortometrajes y verás que te volverás un miembro activo dentro de esta creciente comunidad animada.

***

No pierdas más tiempo y cultiva tu gusto por el arte y por este género, empezando por aquí.


Referencias: