INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Razones por las que el "Batman" de 1989 es el mejor de la historia del cine

22 de noviembre de 2017

Gabriela Argoud Martinez



El personaje ficticio de Batman —conocido inicialmente como The Bat-Man— fue creado por los estadounidenses Bob Kane y Bill Finger, y es propiedad de DC Comics. Apareció por primera vez en la historia titulada "El caso del sindicato químico" de la revista Detective Comics no. 27, lanzada por la editorial Nacional Publications en mayo de 1939. Su éxito lo volvió uno de los más conocidos de DC Comics y su buena aceptación logró que tuviera su revista en 1940. Después Columbia Pictures estrenó la primera adaptación para la televisión del personaje (1943), a la cual le siguió la serie Batman y Robín en 1949; a mediados de la década de los 60 se lanzó otra serie titulada Batman, que lo apartó de lo sombrío.


Más adelante, los escritores Dennis O 'Neil y Neal Adams y Frank Miller, entre los años 1970 y 1980, volvieron a darle su tono sombrío. A raíz de estos cambios se estrenó la película que dirigió Tim Burton en 1989, la cual elevó la popularidad del hombre murciélago; pero en 1997 surgió Batman y Robín, dirigida por Joel Schumacher y protagonizada por George Clooney, Arnold Schwarzenegger y Uma Thurman, que sería la película de la que se hablaría.


Esta cinta narra cómo el científico Víctor Fríes se ha convertido en Mr. Freeze tras un accidente y amenaza con congelar Gothan. Por otro lado, la doctora Pamela Isley, defensora radical de la naturaleza, tras una pelea con su jefe acaba de ser transformada en Hiedra Venenosa, y le es posible dominar las sustancias producidas por las plantas. Batman y Robín tendrán que enfrentarse a ambos villanos mientras tratan de lidiar con sus diferencias como compañeros y afrontan la enfermedad de Alfred.



Esta película recibió el disgusto y la poca aceptación por parte de los fans debido a que en la página Rotten Tomatoes, en la que se realiza crítica al cine, de 85 opiniones que se dieron de la cinta sólo nueve fueron positivas, y recibió la calificación promedio de 3.7 de 10; los otros 76 críticos no pensaron del mismo modo, entre ellos el crítico James Berardinelli: "con Batman y Robín, la cuarta entrada en la serie de películas de Batman es una franquicia exitosa que 'cayó en picada'. Esta película, que coloca otro actor en el traje de Batman, tiene todas las características necesarias de una secuela pero sin sentido, acción estúpida; la despistada caracterización en estado de coma; y el diálogo mudo" (2001). También Steve Rodas mencionó en su crítica: "En verano, los estudios de Hollywood, por lo general, figuran que abra acción imágenes que venderán calidad. Pero Batman & Robín es sorprendentemente mala, insulta la inteligencia del espectador con la actuación sin vida y un guión cansado, no había emoción en el aire antes de que empezara la película después de que las luces se apagaron, el público se quedó mirando con incredulidad casi en silencio". (2001)


Uno de los pocos que no pesaron así fue Ed Subvención, quien dijo "para mí fue el mismo Batman y la misma película" (2011). Cosa que en realidad es cierta, ya que a pesar de que esta película fue catalogada como muy mala, y "unos residuos abominables de celuloide" por el crítico Chris Parry, no es muy diferente a las demás películas de superhéroes si se trata de sus elementos; al compararlas con otras es muy similar, por ejemplo, el Batman de Tim Burton en 1989, que a pesar de que fue manejada de un modo diferente, tiene los mismos elementos que Batman & Robin de 1997. El propósito de este artículo es analizar estas dos cintas, pues al compararlas vemos que la versión de Burton cumple con factores similares y con las características principales que contiene un filme de superhéroes, a pesar de considerarse mala basta con ver las imágenes, situaciones, personajes, o elementos de los cuales está compuesta.


Un filme posee una cantidad de elementos por analizar, pero si comparamos estas dos películas algunos dirán que ambas son distintas a simple vista, pero sus elementos son similares, aunque pasan por alto, como se menciona en el filme Cómo analizar un filme de Francesco Cassetti, manejan una “linguisticidad” muy característica de las películas de superhéroes. Si bien es de acción, que al ser el superhéroe Batman debe tener una temática sombría, como la de Burton, que en su época era para público maduro, pero al tener una clasificación para un espectador más joven, Batman y Robín buscó darle un toque menos oscuro para adaptarlo a una parte considerable del público; en las películas de peleas la iluminación suele cambiar a un ambiente nocturno y se busca que no se pierda la visualización de los personajes a la hora de las peleas. Por eso, en la cinta de Joel Schumacher, se les dio armaduras brillantes y algo coloridas, así como atuendos más llamativos para los villanos; de este modo, se pudo apreciar mejor la forma de cada personaje a la hora de moverse en la oscuridad.



La película de Burton también lo maneja de esa forma, aunque más discreta, debido a que el traje de armadura que utilizaba era un poco brillante, no se podía hacer una buena visualización de su figura; por lo que se utilizó un "juego de luces frías", las cuales eran vistas desde abajo y con un tono azulado que le dieron una apariencia de luz nocturna para que pudieran presenciarse mejor los personajes y, a la vez, oscuros los escenarios. También de que ocurren peleas y a menudo los personajes escuchan algo de ruido o la voz de alguien que les sirve para orientarse; indica que esto es importante. La música es algo que no pasa desapercibida, las cintas de Batman, en general, siempre han destacado por tener un soundtrack único.


Para eso, la película cuenta con cuatro significantes que son imágenes, ruidos, voces y música. Esas áreas expresivas como las denominó Metz en 1971, son las que logran dar el cuerpo por el cual la película se encuentra compuesta, pero a estos se les da una identidad propia, se combinan con el leguaje al cual se ha adaptado. Para obtener el reconocimiento se necesita de la iconicidad y los códigos, estos sistemas permiten que los espectadores comprendan lo que sucede en la historia, puesto a que a cada objeto o persona que aparece en el film se le da una identidad; los llamados "códigos de denominación" son los que permiten identificarlos desde quién es Batman, quién es el villano, o hasta partes del cuerpo u objetos; estos se apoyan con la experiencia directa que se tiene personalmente del mundo y los códigos universales.


En cuanto a los códigos de transcripción icónica estos se basan en que haya una correspondencia con los rasgos semánticos, en este caso identificar cómo era el Batman de Tim Burton —que fue su primera cinta—, qué traje llevaba puesto —si el de tipo de armadura o el de tela como lucía en los cómics y series de televisión—, o si el espectador no podía tocarlo, para eso los artificios gráficos ayudaron a imitar una textura, crearon un contorno que da una idea de la imagen de la textura dura o metálica brillante en el caso de Batman y Robín, lo que proporcionó una imagen definida. Después llegaron los códigos de composición icónica que hicieron identificar las relaciones que hay entre los objetos y los entornos, por ejemplo, en Batman y Robín que nos ayuda a saber que Batman es el protagonista y Robín es un personaje secundario, aunque los dos sean catalogados como los principales, y cómo los objetos y personas interactúan entre ellos y se nota la relevancia que tiene cada uno.


Lo mismo sucede en Batman de Tim Burton, al ser el personaje más mostrado y con una participación más alargada que el resto. Para esto, la puesta en escena también actúa, la cual se dedica a ver todo lo que rodea y encierra en un pequeño plano la visualización deseada; en este caso, a los informantes, el vértigo que es el entorno en el que están —Gothan—, los indicios que se convierten en los sucesos que traen consigo la acción, así como la función de cada figura que conforma la historia. En ese punto los códigos iconográficos en los que las figuras ya están definidas se les da un significado fijo, en las películas de superhéroes es muy claro este ejemplo; en Batman de Tim Burton y Batman y Robín pueden verse las versiones de Batman —el héroe— con un traje intimidante, pero con rasgos con los que sea fácil identificar como "el bueno"; en cuanto a los villanos, como El Guasón —en la versión de Batman—, se presenta más aterrador, debido a su comportamiento cruel y su rostro deformado con una grotesca sonrisa; y Bane —el villano de Batman y Robín—, que también luce intimidante, pero está casi deforme, debido a su estatura y musculatura voluminosa, lo cual provoca que se vea poco "humano" y con un comportamiento torpe y violento.


La movilidad es un elemento importante del lenguaje cinematográfico, pues es importante la interacción que haya en lo que pueda visualizarse. En todas las películas, sobre todo las de superhéroes, la movilidad es uno de los factores más importantes: uno es el movimiento de la realidad filmada —que es lo que en realidad se mueve y es filmado—, por ejemplo, cuando Batman habla con Robín o se muestra a Vicky Vale caminando. Por otro lado, el movimiento del punto desde el que se filma la realidad, eso quiere decir que es el que produce el cine y trata de representar una realidad, por ejemplo, las escenas de Batman en las que da un salto de dura mucho; o en Batman y Robín, cuando golpea a Bane y lo arroja lejos, esto es un truco para que parezca que sí lo hace.



El código sonoro también es primordial en ambos filmes, como se mencionó anteriormente, en una pelea con mucha oscuridad no basta con armaduras y trajes brillantes para hacer que destaquen los movimientos, se necesitan ruidos, sonidos, voces, o música de ambiente en cada pelea. En este caso, los sonidos tendrán la responsabilidad de darle efecto a los golpes proporcionados, a los movimientos de las patadas, o el ruido del impacto cuando alguien cae. En conclusión, a pesar de que las dos son películas manejadas de forma muy distinta y una fue más aceptada que la otra, ambas tienen los mismos códigos sólo que a cada uno se le dio una identidad, los directores las amoldaron a su manera; Joel Schumacher no podía tener la misma visión de Burton y viceversa, cada uno tuvo que decidir qué rumbo tomaría cada código, porque ambos usan al mismo protagonista —Batman— y el mismo concepto —que es ese "hombre que se viste de negro y protege una ciudad de nombre Gothan"—.


A pesar de eso, Batman y Robín, que obtuvo muchas críticas negativas y recibió comentarios denigrantes, no es la mejor adaptación, ya que posee distintos de los códigos que tiene Batman, la cual sí fue bien recibida por la crítica de su época. Ambas tienen un lenguaje característico, debido a que sus elementos no cambian y son parecidos, como los personajes sombríos, villanos extravagantes y ambientes de nocturnos; por eso, al ser películas de diferente dirección deben analizarse desde ese plano.


**


¿Alguna vez te has cuestionado o reflexionado lo siguiente?: cómo Batman y Robín nos enseñaron a golpear mujeres y ser machistas.



 

TAGS: Clasicos del cine Psychoanalisis literary criticism
REFERENCIAS:

Gabriela Argoud Martinez


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 25 fotos de cómo se vivió el primer día en el Corona Capital 2018 La extraña razón por la que están naciendo bebés sin extremidades en Europa

  TE RECOMENDAMOS