INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Razones por las que 'Blue Valentine' es una película sobrevalorada

9 de enero de 2018

Carolina Romero

¿Siempre el amor termina mal?

— Cariño, tú me hiciste una promesa, ¿te acuerdas? Dijiste «en las buenas y en las malas». Tú lo dijiste. Tú lo dijiste. Fue una promesa.


— Lo siento.


— Y ahora estoy en las malas, ¿sabes? Estoy en mis peores.


— Lo siento.


Este diálogo entre Dean y Cindy rompe a cualquiera. ¿Cómo es que alguien a quien amaste tanto en algún momento se convierta en un extraño? ¿En qué momento se levanta una pared de hierro frente a quien alguna vez fue tu razón de vivir y ya no hay manera de expresarle lo que estás sintiendo?



Blue Valentine no sólo nos plantea esas preguntas, sino que hace que las vivamos. Es una película de amor —de principio a fin— pero del amor real, de ese que se quiebra y termina en cenizas al pasar el tiempo.


Es una buena película, no hay duda. Sin embargo, desde su estreno hasta ahora, ha gozado de un éxito apabullante y ha cosechado millones de fans a lo largo del mundo. Esto ha sido en buena parte por su sobrevaloración. Aquí tres detalles que harán enojar un poco todos los que aman la cinta.

 



-

1. Fallas en cuestiones técnicas


Algunos críticos afirman que no es precisamente la mejor actuación de Michelle Williams. A lo largo de la película, es posible notar una gris monotonía en el personaje, no sorprende nunca. El personaje —según algunos— daba para mucho más a lo largo de la cinta. La muerte de Heath Ledger en 2008 —expareja de la actriz— pudo haber contribuido a esta aparente apatía.



Por el lado de Ryan Gosling también se ha dicho mucho; aunque las críticas son más favorables que las de Williams, resulta una fórmula repetida ya usada en The Notebook: el increíblemente atractivo hombre “salvaje”, poco convencional y marginado socialmente que se entrega por completo al amor.


En cuanto al soundtrack no existen reproches, pero es así porque ha pasado desapercibido. Según la revista Pitchfork, Grizzly Bear —la banda independiente que contribuyó a esta cinta— iba a participar con música original, sin embargo, debido a que la fecha de lanzamiento se adelantó, se tuvieron que usar versiones instrumentales de canciones ya existentes.




-

2. No dice nada nuevo


Sí, Blue Valentine es una manera de recordarnos la caducidad del amor; lo imposible que resulta, después de conocer a alguien, continuar con la misma pasión luego de un tiempo —en la película, sólo 6 años—. Pero, eso es algo que sabemos y escuchamos prácticamente todo el tiempo. ¿Por qué deberíamos seguir alimentando esa horrible certeza también en las historias fílmicas?



Aunque es una especie de excepción a la regla, la cinta de Derek Cianfrance sigue siendo Hollywood, sólo que con los términos contrapuestos. La primer parte de la historia —donde ellos se conocen— se nos presenta con todos los tintes del cine norteamericano: ella, confundida e incapaz de tomar decisiones por sí misma; él, el salvador que aparece en su vida para acogerla y amarla.


Así como la inmensa mayoría de las cintas de esta industria, el amor aparece como generación espontánea, brota natural e innegablemente. El desengaño y los problemas no llegan sino hasta después del tiempo.




-

3. No es la única película de desamor


No es una mala película, eso debe quedar claro. Pero no es a única ni la mejor. Cintas como Los amores imaginarios, de Xavier Dolan; La desaparición de Eleanor Rigby de Ned Benson; Blanco de Krzysztof Kieślowski u Once de John Carney son sólo algunos ejemplos de buenas cintas que también reflejan el crepúsculo del amor.



Estas nos presentan a mujeres y hombres que se enfrentan a situaciones cotidianas desde sus propias sensibilidades y vivencias, sin la necesidad de hacerse de fórmulas ya probadas.



-


Blue Valentine es una película que vale la pena ver por lo menos alguna vez en la vida. Estéticamente cumple con todos los requisitos y sí, nos rompe el corazón en distintos momentos. Es un intento por entender las relaciones humanas, la futilidad de lo pretendidamente eterno, lo irreparable que resulta el amor después del tiempo; la vida humana a través de la mirada de una relación fallida.


Decir que está sobrevalorarla no quiere decir que sea mala. Simplemente, es una manera de mirarla con el criterio adecuado y tampoco adoptar una postura derrotista ante el amor, no todas las relaciones terminan mal ni todo deviene en caos y dolor.


**


Si te tienes ganas de conocer más cine independiente, conoce las 15 mejores películas de los últimos 25 años y descubre también las 10 películas que toda pareja debe ver en Netflix para aprender de amor.

TAGS: Netflix Amor Desamor
REFERENCIAS: Film Affinity Sensacine Espinof The Guardian Pitchfork

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS