La película que debes ver para entender lo real e irreal del mundo de los sueños

La película que debes ver para entender lo real e irreal del mundo de los sueños

Por: Jose Barroso -

¿Por dónde navegamos mientras dormimos? ¿Hasta dónde podemos llegar? ¿De dónde surgen los sueños? El Origen, película de Christopher Nolan, es una historia repleta de significados que te dejará pensando.

«Cada palabra es una flecha, una bala o un bomba que estalla en la punta de mis dedos y se inclina ligeramente hacia el vacío inexistente entre un discurso tuyo y un beso mío».

El Origen, película de Christopher Nolan, es una historia repleta de significados. No es sólo una cinta de ciencia ficción. Es algo más. Por eso nos atrae. Porque todos, en mayor o menor medida deseamos que sea real. Navegar por el subconsciente de las personas y en el nuestro para ver todos los secretos y virtudes que guardamos y que aparentemente no existen cuando despertamos del sueño. El Origen, Inception en inglés, nos plantea una serie de cuestiones que ansiamos conocer. ¿Realmente podemos sembrar ideas en nuestro cerebro como si de semillas se trataran? ¿Acaso no lo están haciendo ya? Los políticos, con sus discursos y campañas; un equipo de fútbol que se muestra como vencedor; un producto cualquiera anunciado por televisión. No, la verdadera inspiración no se puede trucar, está compuesta por todo lo que nos rodea.


Pero esta película es algo más. La historia guarda un significado que va más allá de la trama principal que aborda, que es el espionaje empresarial, de edificios que desafían las leyes de la gravedad o de la posibilidad de cambiar la voluntad de un sujeto a placer. Es un concepto que nos lleva al comienzo, al principio de todo. El Origen indica el camino hacia el momento previo a la creación; en ese momento no existe el tiempo, no existen las leyes de la naturaleza tal y como las conocemos, ni siquiera un lugar compuesto, sino el vacío, la nada. La idea más básica de cualquier momento, circunstancia o experiencia. Puede ser Dios para los creyentes, o el Big Bang para los agnósticos. 

La película que debes ver para entender lo real e irreal del mundo de los sueños 1

Y es quizá por lo que su director, Christopher Nolan, decidió usar ese término, porque la voluntad de los personajes se rige a partir de lo que ocurre después de El Origen. Sus vidas cambian hasta tal punto que necesitan crear un objeto que les recuerde qué es realidad y qué no. Un tótem, un símbolo místico, representación del despertar.

“Y el mayor bien es pequeño, que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son” , diría Calderón de la Barca para que años más tarde, otro poeta, esta vez atrapado en Nueva York, entre columnas de humo y los lobos de Wall Street, dijera aquello de: “Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan. No es sueño la vida. Alerta. Alerta”. Entonces, ¿qué son los sueños y qué es la vida?

Si bien es cierto que El Origen enmarca y representa el comienzo a través del mundo onírico, por otra parte da una vuelta de tuerca y muestra al espectador la idea opuesta a ese principio: el fin. Y qué es el fin sino la muerte. El momento en el que todo acaba… o comienza. 


He aquí otra reflexión para creyentes y no creyentes. Nuestra vida acaba cuando morimos. En este filme hay que morir para poder despertar y volver, de este modo, a la realidad. ¿Hay vida después de la muerte, Mr. Nollan?

                                                                 “Del fondo en donde duermen mis pasiones

                                                                 el sueño de la nada,

                                                                 pienso que se alza irónica y sombría

                                                                 la imagen ya enterrada

                                                                de mis blancas y hermosas ilusiones,

                                                                para decirme:

                                                               -¡Necia, lo que es ido no vuelve!"

                                                                - Rosalía de Castro 

La película que debes ver para entender lo real e irreal del mundo de los sueños 2

Y en el fondo, donde duermen las pasiones del sueño de la nada, se alza la imagen enterrada del personaje de Mal, interpretado por Marion Cotillard, el amor del personaje de Leonardo DiCaprio. Una bella historia de amor que roza el límite entre lo fantasmagórico y la realidad hasta que por fin, el propio personaje entiende las palabras de la gran Rosalía: 

                                                                    “¡Necio, lo que es ido no vuelve!”

Y no debe ser retenido, ni siquiera en el origen de nuestro subconsciente, a pesar de lo doloroso que resulta dar por terminada una historia. Pero El Origen, película de Christopher Nolan, acaba entre mundos imposibles e ideas arduas de descifrar para encontrar la síntesis más elemental. Todo acaba no sin antes preguntar a ese objeto si finalmente ya hemos despertado. Ese objeto, esa ventana, esa red social que nos mantiene “despiertos” en este mundo que llamamos “Real”.

La película que debes ver para entender lo real e irreal del mundo de los sueños 3

Jose Barroso -sin acento-, estudió Filología Hispánica en Granada, ciudad situada al sur de España donde nació y creció. Con 20 años decide mudarse a Madrid para estudiar Arte Dramático, su verdadera vocación. Tras cuatro años viviendo en la capital española recibe una oferta para vivir en la ciudad de Los Ángeles, California, donde actualmente reside. Compagina sus trabajos como actor en diferentes compañías de teatro. Además de colaborar con Cultura Colectiva, imparte clases, dirige y prepara la próxima publicación de su libro En el corazón de los pensamientos que habitan en mi cabeza.

***
Te puede interesar:
10 películas que explican los límites del ser humano
Las mejores películas de Leonardo DiCaprio que no conocías

Referencias: