Razones por las que todos queremos un romance como el de 10 cosas que odio de ti

Miércoles, 18 de julio de 2018 14:27

|Alonso Martínez
romance como el de diez cosas que odio de ti

«Pero lo que más odio es que no te puedo odiar»...



Odiar no poder odiar es quizá una de las cosas que nos demuestran que estamos profundamente enamorados de alguien. No importa cuánto nos hiera o nos decepcione, el amor es tan grande que es inevitable ponerlo sobre todo lo demás, especialmente cuando el daño no es tan grande y sólo son errores que todos podemos cometer.




Por eso es tan hermoso el poema al final de 10 cosas que odio de ti. Kat sabe que Pat Verona no es un completo idiota y que más allá de la traición, lo llegó a conocer y le encantó lo que pudo disfrutar con él. Eso hace que envidiemos su relación y queramos una igual a la de ellos. Y es que... ¿quien no quiere lo siguiente?




Encontrar a alguien distinto


romance como el de diez cosas que odio de ti 1


Kat está harta de todos los típicos estudiantes de high school, interesados en tonterías o en el sexo. Pat, por su parte, no encaja en esas descripciones y justamente por eso se crean distintos mitos alrededor de él. Es un personaje misterioso que, aunque parece complejo, tiene su lado simple, y eso es lo que lo hace tan perfecto. ¿Quién no quisiera conocer a alguien distinto de todo lo que vemos constantemente? Kat no se enamora por lo que le dice, sino por lo que es: un extraño en tierra de familiares.


-




Tener a alguien que se enamore por lo que somos, no por lo que aparentamos ser


romance como el de diez cosas que odio de ti 2


Tanto Kat como Pat tienen una imagen ruda, pero no es precisamente su personalidad. Lo que muestran hacia afuera lo usan como un mecanismo de defensa y por eso resulta tan encantador su enamoramiento: ambos pueden ver a través de esa máscara y descubren a la persona que se encuentra detrás.


-




Tener a alguien honesto


romance como el de diez cosas que odio de ti 3


Claro, Pat le miente a la heroína de la historia a lo largo de la cinta, y cuando se enamoró de ella debió confesarle la verdad, pero más allá de eso, siempre le dijo con honestidad la verdad sobre lo que pensaba de ella, y de su personalidad. Después de que se descubriera el trato que tenía con Joey, confiesa que no volverá a mentir, especialmente después de ver el daño que le causó a Kat, lo cual es más de lo que muchos podríamos pedir.


-




Tener a alguien que nos cuide


romance como el de diez cosas que odio de ti 4


No sólo de los peligros de la vida, sino que también nos cuide en esos momentos raros de destrucción, como cuando Kat termina ebria en la fiesta de Bogey. Aunque el momento está lleno de incomodidad, parece perfecto para los dos. De hecho, cuando ambos llegan al hogar de Kat y ella quiere besarlo, Pat la rechaza porque sabe que no es el momento apropiado.


-




Alguien que de verdad te conozca


romance como el de diez cosas que odio de ti 5


El regalo que le hace al final, la guitarra Fender Strat, no es cualquier presente, sino que llega después de que él la observa constantemente tocar con ese instrumento en una tienda. Al mirar su expresión y la forma en la que se conecta con el instrumento, sabe que ella quisiera tenerla, y decide comprarla. (¿Y por qué no, un pandero?)


-



Alguien que no le importe hacer el ridículo por ti


romance como el de diez cosas que odio de ti 6


«You're just to good to be true».... Esa escena aún continúa calentando nuestros corazones por lo emocionante que es. Tiene tal impacto porque Pat, un tipo que se esfuerza por mantener su imagen de chico malo, decide cantarle a Kat frente al equipo de soccer. Eso demuestra que ya no está en el juego por el dinero y que de verdad le interesa conocer aún más a la chica. ¡Carajo! Que alguien haga eso por nosotros.


-


Si ese amor llega en forma de Heath Ledger o Julia Stiles, jamás nos negaríamos a él. La película es perfecta porque muestra una versión bastante honesta del amor, y aunque puede ser cursi en distintos momentos, es imposible no querer algo como lo que aparece. No sólo el romance entre Pat y Kat, sino el de Cameron y Bianca o hasta el de los chicos fanáticos de Shakespeare. Quién sabe, quizá un día aparezca y finalmente seremos felices.



REFERENCIAS:
Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS