Según la psicología, todos vivimos en "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos"

Según la psicología, todos vivimos en "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos"

Por: Victor Amaro -




Escribe Octavio Paz que día a día luchamos por conquistar la libertad, al menos una libertad interior; puntualiza que esta lucha, como muchas, está llena de dolor y sufrimiento. Sin embargo, al tropezar “azarosamente” con alguna persona que creemos nos refleja “amor” le entregamos voluntariamente y sin pretextos esta libertad.  Esto, traducido a un lenguaje más sencillo sonaría como: “Ten mi libertad, es tuya, bésala, destrúyela, abrázala, mastícala, cobíjala…te la entrego” esto es lo que decimos sin decir en los principios del discurso amoroso.


eterno-resplandor

Pero no solo entregamos la mucha o poca libertad conquistada, también entregamos esta soledad tan elaborada minuciosamente en los días en que pensamos y nos preguntamos “¿dónde estará esa persona que vea en mí lo que sólo yo veo?” esta soledad tan elaborada, tan basta, tan devastadora, también la entregamos. “Todo lo perdido de mí cuando tú eras fantasma, también te lo entrego; mis noches vacías, mis insomnios de ojos ardientes, tu sombra gris cuando aparecías en sueños, todo esto es para ti”.

Clementine y Joel, personajes principales de "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos",  es lo que se entregan desde el primer momento: su libertad y  soledad. En cuanto a su libertad se puede decir muy poco, sus personajes reflejan muy poco interés por descubrir más allá de su máscara, más allá de su piel. Su soledad, en cambio, es vasta y oscura como la noche. Los personajes navegan en un vacío personal considerable hasta que chocan o coinciden en un mismo punto. Esta soledad que les pesa tanto es lo que les permite entregarse a la relación de una forma tan pronta y con tantos descuidos.


eterno resplandor frases de pelicula

Hasta aquí todo esto es lo obvio en la historia entre Clementine y Joel. Desde mi punto de vista como psicólogo,  lo que más llama la atención de la trama es la posibilidad de eliminar un recuerdo. ¿Por qué algo que experimentamos?, ¿por qué algo que vivimos?, ¿por qué algo que presenciamos? se convierte en deseo de ser eliminado.  Sinceramente no creo que la agencia “Lacuna Incorporation” analizara las consecuencias de eliminar un recuerdo. Expongo un ejemplo sencillo:

“Un día, en un parque caminé al lado de mi padre  y ese momento, esa plática, esos minutos, me parecieron perfectos y mágicos porque nos sentimos muy unidos y muy conectados como en ningún otro día, poco tiempo después el muere; ¿ese recuerdo es doloroso o agradable? Y más aún, ¿si decido eliminar ese recuerdo en particular, qué efecto desencadenante se podría ejecutar? Tal vez tampoco recordaría cómo sonaba su voz en aquellos años o cómo se veía su rostro a esa edad".

Las consecuencias de borrar un recuerdo, de eliminarlos, pueden ser catastróficas y no importa si es un recuerdo que genere dolor, forma parte de una cadena que nos determina como sujetos. Eliminar un eslabón de la cadena, en consecuencia, eliminaría otros recuerdos que quizá no son de índole doloroso.

Por esta misma razón es que Joel decide detener el proceso de eliminar a Clementine, porque descubre que a pesar del dolor emocional que le provoca recordarla, cientos de recuerdos también forman parte de la cadena  que le infundió alegría o felicidad, como él mismo lo menciona en la escena del lago congelado: “Podría morir en este instante, soy feliz”.

eterno resplandor de una mente sin recuerdos

He escuchado decir a varios estudiantes, sobre todo apacientes, que desearían eliminar el recuerdo de alguien o de algún momento, pero no han analizado las consecuencias de su deseo. Los recuerdos están ahí y no pueden ser eliminados; no olvidemos que los recuerdos, de cualquier índole, marcan nuestra psique, la profundidad de la marca, la marca de la huella, el dolor o alegría que genera el recuerdo, depende de la fuerza con la que nos impacto una palabra, una mirada, una sensación…

Al final como bien dice Mario Benedetti “el olvido está lleno de memoria”.



Referencias: