La serie de Netflix que debes ver para entender que no está mal tocarte de vez en cuando
Cine

La serie de Netflix que debes ver para entender que no está mal tocarte de vez en cuando

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

5 de octubre, 2017

Cine La serie de Netflix que debes ver para entender que no está mal tocarte de vez en cuando
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

5 de octubre, 2017



Después de haber visto South Park por primera vez, incluso a pesar de la voluntad de nuestros padres, nuestra visión de las series animadas para adultos cambió por completo. De repente, frente a nuestros ojos aparecieron un sinfín de posibilidades con las cuales pervertir nuestras ya no tan inocentes mentes, Family Guy, Fur Tv y Drawn Together fueron apenas algunas de las series que, tratando de ocultar su explícito y muy torpe contenido, eran transmitidas por las televisoras a altas horas de la noche, como si sus horarios en realidad fuesen respetados por nuestras curiosidades adolescentes deseosas de un conocimiento fuera de los libros de texto.


La serie de Netflix que debes ver para entender que no está mal tocarte de vez en cuando 0


De cualquier forma, ¿se nos podía juzgar por ello? Si consideramos que dentro de nuestra educación el sexo era ─y sigue siendo─ un tema prohibido, es totalmente compresible que en plena adolescencia la curiosidad nos hiciera buscar en cualquier sitio todo ese conocimiento que necesitábamos a la hora del autodescubrimiento, aun si para llegar a ello tuviéramos que soportar cientos de situaciones absurdas, y es que cuando de series para adultos se trata, pocos adjetivos las describen mejor que "ridículamente sexuales".


Probablemente esa es la razón por la que, después de la depresiva BoJack Horseman, los usuarios de Netflix sigan debatiéndose sobre darle una oportunidad a Big Mouth de Nick Kroll y Andrew Goldberg, quienes presentan su producción precisamente como una serie para adultos. Lo cierto es que tal parece que ambos creadores están conscientes de que su público no serán precisamente señores, sino niños que, como cualquiera, sólo buscan una pequeña oportunidad para escapar de las reglas paternas y ver sus propias inquietudes reflejadas en sus pantallas.



Si bien la trama sólo se centra en la vida de dos personajes: Nick Birch y Andrew Glouberman ─quienes resultan ser autoinserciones de los propios creadores─, a lo largo de los diez capítulos que conforman la primera temporada aparecen otros personajes que, al igual que los dos protagonistas, se enfrentan con los terribles cambios de la pubertad, las relaciones amorosas y la soledad que aparece cuando su mejor amigo consigue pareja.


La serie de Netflix que debes ver para entender que no está mal tocarte de vez en cuando 1


Menstruación, monstruos hormonales ─una creativa apología de la pubertad─ y la pueril carrera de encontrar a alguien con quien experimentar su primer beso; todo lo que aparece en esta serie habla de la aceptación de uno mismo en un momento crucial de nuestras vidas en el que, justo cuando la educación es incapaz de mostrarnos quiénes somos y cómo funcionamos, la masturbación es la única con la capacidad de revelarnos aquello que nuestro cuerpo ocultaba y no había podido revelar.


La serie de Netflix que debes ver para entender que no está mal tocarte de vez en cuando 2


Tras la reivindicación de las animaciones para adultos traída a la pantalla con Rick and Morty y BoJack Horseman, pensar en estas series como materiales estúpidos que se mueven entre lo torpe y lo incorrecto, Big Mouth viene con y contra todo. No pretende abordar el sexo por el sexo, sino hablar de ello hasta llegar al punto en que el espectador pueda sentirse completamente en confianza consigo mismo al descubrir que no es y nunca será el único que se sintió incómodo al encontrarse desnudo frente a un espejo.


La serie de Netflix que debes ver para entender que no está mal tocarte de vez en cuando 3


Cualquiera que decida darle una oportunidad no terminará decepcionado, a menos que sea de sí mismo, porque si hay algo que esta historia tiene en exceso son esos momentos de introspección en los que decir «¡¿Cómo no pude darme cuenta de ello?!» es mucho más común de lo que pensábamos. Sí, porque siempre habrá un personaje al que odiemos por parecerse a nosotros en esa edad dorada del papel de baño, las luces apagadas y las series para adultos alumbrando nuestros rostro al anochecer.



Referencias: