NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

6 series que intentaron mostrar la otra cara de la prostitución

8 de noviembre de 2017

Carolina Romero

Es una de las actividades más reprobadas por el mundo. Pero ¿cómo viven quienes la practican con su consentimiento?



«La opinión generalizada es que una prostituta es o drogadicta, o delincuente, o víctima. Quiero decirle a la gente que no siempre es así, y que somos muchas las que nos dedicamos a esto porque nos parece un trabajo agradable», dijo en entrevista para El Mundo "Lilje Deluxe" una prostituta de Copenhague.



Para ella, su profesión es como cualquier otra: se hace un esfuerzo y se gana dinero; no hay más. Sin embargo, pese a ser un trabajo como cualquier otro, las prostitutas por convicción lidian con otros factores que no están a su favor, como la constante discriminación y inútil “prohibición” legal de su empleo. Claro, cuando no son obligadas a ello no son víctimas de trata y lo deciden por ellas mismas.


¿Por qué —si es una ocupación que ha existido desde siempre— tanto escándalo con que una mujer decida vender su cuerpo? ¿Por qué se juzga más cruelmente a quienes deciden prestar sus servicios sexuales que a quienes pagan por ellos? Estas y otras preguntas son abordadas en algunas de las series más controvertidas que han lidiado con el tema:


Harlots: Coresanas


 

Se trata de una serie inglesa que juega entre la ficción y la historia. La trama se desarrolla en 1763, en un burdel Londinense. Margaret Wells, la proxeneta, tiene que lidiar con sus conflictos personales, sus ambiciones monetarias y problemas violentos que le salen al paso. Este personaje nos plantea disyuntivas sumamente intrigantes; es una madre completamente fuera de lo común: sus propias hijas trabajan en el burdel e incluso, la virginidad de una de ellas es usada como competencia con otro prostíbulo cercano.



Harlors: Cortesanas es una buena oportunidad para descubrir cómo —en el llamado Siglo de las Luces— la prostitución era sumamente común. Inspirada en el libro Harris’s List of Covent Garden Ladies, la serie es una visión femenina sobre la venta de sexo y lo que eso implicaba entonces y ahora.


El negocio



A diferencia de otras series que abordan la prostitución, esta producción brasileña apuesta por la comedia. Nos presenta a tres mujeres: Karin, Luna y Magali que, desde sus distintas historias y lejanas maneras de ser, deciden profesionalizar sus servicios sexuales. No son víctimas ni buscan serlo. Han hecho de su cuerpo un elemento de trabajo con el que pueden acceder a cuentas millonarias y a los lugares más exclusivos del país.



Por su propia cuenta, sin ningún tipo de intermediario, buscan la manera de hacer crecer su negocio. Así como cualquier otra mujer profesionista y al mando de una empresa, ellas están seguras de lo que quieren y de cómo y cuándo lo desean. El negocio es una descafeinada manera de ver el mundo de la prostitución desde la libre elección de quienes la ejercen; un punto sin duda descuidado por la mayoría de las historias en televisión.

 

The Girlfriend Experience


 

Christine Reade es una joven normal, estudia el segundo año de Derecho y tiene amigos como cualquiera. Sólo hay un pequeño detalle: también es scort, pero de alto nivel. Entró a este mundo gracias a una de sus amigas, quien le confesó cómo lidiaba para solventar su educación.



Sin llegar a ser una historia necesariamente “fácil”, The Girlfriend Experience nos presenta una historia llena de drama y episodios de suspenso. En un mundo donde el sexo y el dinero son los ejes de todas las decisiones de los grandes empresarios, la protagonista se enfrentará a un mundo lleno de laberintos emocionales de los cuales deberá escapar.

 

Sin tetas no hay paraíso



Considerada la serie pionera del las historias del narcotráfico en televisión, Sin tetas no hay paraíso rompió récords de audiencia durante su transmisión. Fue también su enrome recepción la que ocasionó diversas manifestaciones contra la emisión televisiva, pues para algunos era profundamente violenta.



Sin embargo, esta historia colombiana sólo toma como pretexto el sueño de una chica de clase baja por conseguirse un par de implantes en los senos —pues quienes los tenían grandes, podrían prostituirse con los narcos y volverse ricas— para tocar temas controversiales alrededor de la narcocultura del país sudamericano. Esto logra retratar tintes de crueldad y violencia, pero también de drama, suspenso y hasta comedia.


Secret Diary of a Call Girl



Tiene 27 años y vive en Londres. Por el día, es una chica normal pero por las noches, se desempeña como una prostituta de lujo. Hannah Baxter intenta por todas las maneras posibles armonizar su existencia, pero los conflictos que se le presentan a diario por su oscura doble vida, la harán meterse en problemas más de una vez.



La historia está inspirada en un libro y blog de autoría anónima, del que sólo se sabe el sobrenombre de la protagonista: “Belle de Jour”. Por los caminos intrincados entre la comedia y el drama, Hanna tendrá que encarar con duras consecuencias la lujosa vida que busca conseguir.


Llámame Bruna



La serie es exitosa, de eso no cabe duda. Está inspirada en una cinta que a su vez toma la trama de El dulce veneno del escorpión, escrita por la propia protagonista de la historia. Bruna Surfistinha —cuyo nombre real es Raquel Pacheco– se hizo famosa en Brasil por su intensa vida. Fue actriz porno, prostituta y posteriormente DJ y escritora. En 2005 se animó a abrir un blog donde contaba sus días como dama de compañía.


 

La joven comenzó a prostituirse a los 17 años luego de escaparse de su casa en São Paulo. Por decisión propia llega a Brasilia y entra a un prostíbulo donde conocerá a otras mujeres que la verán como una fuerte rivalidad para conseguir clientes. Una extraña historia de amor surge en el lugar y la joven va descubriendo el lado más oscuro —y el más excitante— de su peligrosa profesión.

_


La prostitución tiene muchos rostros y estas series lo confirman. Si bien es cierto que la industria —una de las más redituables del mundo— está llena de inhumanas prácticas y millones de mujeres son obligadas a hacerlo, estas historias muestran la otra cara de la moneda, donde son justo ellas quienes deciden usar sus cuerpos como medio de trabajo para solventar sus necesidades.


Más allá de los estereotipos, historias como estas nos enfrentan con las libres decisiones de mujeres que, en la vida diurna, establecida, social, son descalificadas como “putas”, “sucias”, “indecentes” e “indignas”. Sin embargo, por las noches, son los brazos a los que recurren millones de hombres —y mujeres— en busca de caricias, sexo y hasta amor.


**


Si quieres saber más sobre cine, descubre las 8 mejores películas independientes de lo que va de 2017 y conoce todas las referencias culturales que vimos en Coco y quizá no te diste cuenta.

TAGS: Sexo Recomendaciones Series de tv
REFERENCIAS: 20 minutos El Mundo El Observador El País

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

7 lugares turísticos para visitar en Guanajuato Las perversiones y los secretos de una orgía según 12 pinturas 5 cosas que tienes que saber antes de visitar la exposición de Caravaggio en el MUNAL 4 mitos sobre el Islam que seguramente creías que eran ciertos SONOMA: un experimento sonoro de trip-hop con elementos de jazz, electro y música atmosférica Verde y Rojo: color con sabor

  TE RECOMENDAMOS