INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

"She's Gotta Have It", la serie de Netflix que te enseñará cómo combatir el machismo

17 de septiembre de 2018

Adolfo Uriarte

Si no la has visto, he aquí una breve reseña sobre "She's Gotta Have It", la serie de Netflix que te enseñará a combatir el machismo

Dentro del panorama de la vida millenial resultaría una mentira reconocer la enorme necesidad cuasi mundial de reafirmar nuestra identidad diariamente a través de publicaciones en redes sociales: fotrografías aderezadas con frases motivacionales, trozos de canciones reconocibles o simples pensamientos que en realidad poco o nada dicen de nosotros. Esta nueva práctica encontró un eco enorme dentro de la población femenina, a quienes la llegada de plataformas de expresión como el Instagram les ha funcionado como herramienta para dar cauce a su liberación sexual, la expresión de una femineidad que, a través de la muestra de su lado más sensual, intimida de manera un tanto evidente la reacción masculina. He ahí una de las premisas de She's Gotta Have It, la serie de Netflix basada en la película homónima de Spike Lee.



En este contexto del nuevo comportamiento humano gracias a la consolidación del internet como principal herramienta de expresión y recuperación del autoestima perdido, nunca más bienvenida y adecuada a su tiempo She's Gotta Have It, creada por el propio Spike Lee, que supone una adecuadísima actualización de su filme debut titulado y que explora de manera por demás fresca y divertida los andares, necesidades y pensamientos de la mujer actual: la de “los dos mil dieces”, la leona vulnerable que ya no teme aceptar su poligamia practicada con gusto propio por mero placer.



Lee no solamente actualiza los temas, aquel lienzo filmado espontáneamente en blanco y negro en los años 80, sino que además se permite dibujar personajes que no por hedonistas y autocomplacientes resultan menos atractivos y reales, todos a través de la demoledora figura de Nola Darling, veinteañera afroamericana que disfruta a cabalidad de su vida sexual, rozando de manera libre las puertas de la ninfomanía con del placer de tres hombres con personalidades tremendamente diferentes y fácilmente reconocibles en el mundo occidental y capitalista: el fotógrafo metrosexual enamorado de sí mismo, el joven bueno para nada pero simpático y seductor y el cuarentón sobreprotector e infeliz con su matrimonio, que busca en el cuidado de la carne joven la redención a sus problemas sentimentales.



Con este cuarteto amoroso queda claro cómo para la joven mujer actual ya no es suficiente llenar su vida amorosa con personalidades clichés propias del machismo, pese a la variedad de entretenimiento y buenos sentimientos ofrecidos por el trío de galanes en espera de que Nola decida de una vez por todas amar a uno de ellos a perpetuidad. Esta postura, puesta en escena con total admiración hacia la mujer libre, queda de manifiesto en el capítulo en que Nola, cansada de la sobreprotección y los celos de sus hombres al portar un diminuto vestido negro, decide tener la noche de pasión más placentera de sus días de la mano, literalmente, de una persona de su mismo sexo.

Lee afirma dolorosamente que las aspiraciones de poseer enteramente, adheridas sin remedio al género masculino, resultan ya obsoletas, ridículas en el mundo actual; el machismo sigue siendo una reacción del hombre que, pese a encontrarse ya lejos de la llegada del nuevo milenio, aún se rehúsa a la expresión libre de la mujer, de su vida sexual, de pintar su existencia con las delicias de la pasión, la libertad y el romanticismo completo, que una sola persona jamás podrá ofrecer a otra. El cineasta destroza la idea del “complemento y la media naranja” dejando abierta la posibilidad de descubrir al ser amado luego de explorar todas y cada una de las posibilidades a nuestro alrededor.



Nola Darling, la extremadamente sexy aspirante a pintora que se niega a ser amarrada, descubre a lo largo de 10 capítulos que la basta variedad de parejas sexuales también puede convertirse en una cárcel interna, que continúa obligando a la mujer a una elección inmediata por alguna de las opciones, en una disyuntiva a la cual el cineasta da una solución absolutamente genial y cargada de sentido del humor auspiciado por las notas musicales del legendario Prince.

Como en todas sus obras, Spike Lee aprovecha la historia para introducir los temas pilares de su discurso: la importancia de erradicar del racismo, abrazar por completo la variedad y la tolerancia, dándose el lujo además de mostrar el desánimo del sector afroamericano ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, como símbolo de la pérdida de la libertad que Nola se rehusa a perder, de la mano de tres pasivos dictadores del machismo.



Con el eterno sentido del humor, marca de fábrica de su creador, el precursor del cine independiente de los años 80 (junto con Jarmusch y Van Sandt) llena la pantalla de fotografías y portadas de discos, cuyas canciones acompañan y amenizan la divertida historia, la cual muestra que a los 61 años de edad se pueden entender a cabalidad las necesidades, inquietudes y los anhelos de un sector social millenial que no sabe cómo encontrar el amor en el contexto tecnológico y sentimental que le ha tocado vivir.

Si bien es cierto que en Latinoamérica Netflix ha decidido sucumbir en sus series a las costumbres y necesidades de la telenovela y la televisión convencional, en las latitudes norteamericanas la plataforma continúa creando productos que no cesan en su esfuerzo de tratar de entender el comportamiento de ese público joven que le ha dado vida, y que la mantiene como monopolio de entretenimiento y dueña de su tiempo libre; claro, después de un fin se semana de buscar el amor, entre mil y un brazos.

***

También puedes echarles un vistazo a estas series adolescentes de Netflix que te ayudarán a superar tus dramas.

TAGS: Feminismo Netflix machismo
REFERENCIAS:

Adolfo Uriarte


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los emojis de Whatsapp que podrían estar inspirados en Dragon Ball La especie de enanos que se extinguió misteriosamente Fotografías de Mark Allen Johnson sin censura de cómo es estar en una cirugía de reasignación de sexo Amor, sexo y discriminación: cómo es la vida de las personas trans en Argentina en 17 fotografías de Kike Arnal Pasos para elegir tu outfit si tienes un Tinder date Trucos de maquillaje que nos enseñaron las chicas asiáticas

  TE RECOMENDAMOS