“Skam", la serie noruega que nos muestra que el odio y el amor también se propagan

Jueves, 19 de julio de 2018 16:30

|Cultura Colectiva
skam serie noruega

Las reflexiones de Sartre nos invitan a considerar a Skam más allá de un producto de entretenimiento

A través de diferentes aportes teóricos, la posmodernidad, que algunos sitúan poco después de la Segunda Guerra Mundial, discutió el papel del receptor en las obras artísticas. Aunque el debate ya se vislumbraba en textos que datan de inicios del siglo pasado, la proliferación de obras que presuponían la participación activa de los espectadores creció considerablemente a partir de la segunda mitad del siglo XX.

Ya en el siglo XXI es heredera de dicha estética la serie Skam, que retrata la vida cotidiana de un grupo de jóvenes en Oslo, Noruega, por medio de diferentes temas como el abuso sexual, los desórdenes alimenticios, la homosexualidad o la discriminación religiosa. El mayor acierto de la serie nórdica radica en permitir al espectador una experiencia más íntima a través del uso de redes sociales que funcionan como eje configurante del discurso. Los personajes poseen cuentas en Facebook o Instagram que son actualizadas constantemente. Aunado a esto, la serie también posee un formato peculiar, pues se compone de distintos clips que pueden ser subidos a la red en cualquier momento del día, pero conforme suceden en el tiempo de la historia ficcional.


img


Sin embargo, la interacción del público con el producto audiovisual va todavía más allá, puesto que no sólo permite su percepción estética, sino que lo incluye dentro de la historia de Skam. Y esto sólo es observable en el último fragmento de la serie. Diversas imágenes de los jóvenes aparecen mientras la voz en off de Jonas, uno de los personajes recurrentes en la primera temporada —cuya protagonista es su novia, Eva Monh— expone el discurso que su grupo de amigos ha creado para Sana Bakkoush, en el fin del Ramadán. La mayoría de los fotogramas refieren a personajes ficcionales de la serie; sin embargo, unos cuantos llaman la atención, pues retratan ciertos comentarios atribuibles a los espectadores reales que publicaron en la página oficial de la serie.

Estos comentarios reflejan, por una parte, el inconformismo hacia la dirección de la trama y otros el aporte positivo de la serie. Cabe destacar que estos comentarios son claramente observables por una cámara que los ha filmado desde un dispositivo electrónico, pues pueden visualizarse los píxeles que evidencian la superposición de grabaciones. Es así como nos encontramos ante una especie de caja china que funciona mediante la visión de la cámara.



Esta peculiar forma de filmación adquiere especial importancia, ya que se relaciona con las ideas de Jean-Paul Sartre sobre la vergüenza. En en el capítulo “La mirada”, en el El ser y la nada (1943), el teórico habla de mirar a través de un ojo de una cerradura a otra persona, que no es consciente de que la están observando, y quedarse absorto en la contemplación. De repente, el observador se da cuenta de que una tercera persona ha entrado a la habitación de atrás, y de que él también está siendo observado. La idea principal de Sartre tiene que ver con la forma en que las personas se convierten en objetos, pero lo que más resulta impactante es cómo describe la conciencia de ser observado. Para Sartre, ser observado genera vergüenza (Higgs, 2015, p.315).

Aunado a esto, la palabra "skam" se traduce al español como "vergüenza", por lo que la concordancia entre la forma y el título del discurso audiovisual y las reflexiones de Sartre nos invitan a considerar a Skam más allá de un producto de entretenimiento, puesto que se trata de una obra con un sentido más profundo al incluir la participación del espectador en dos ejes: testigo real y su inmersión en la serie mediante comentarios.


skam serie noruega 1


Aunque es imposible considerar a nosotros los espectadores como personajes en la serie, si es válido pensar que la vergüenza que retrata Julie Andem no trata sobre la imposibilidad de tomar decisiones propias de Eva, o la homosexualidad de Isak, o los problemas mentales de Even o incluso la percepción social con respecto a las religiones, sino más bien la vergüenza que atrae consigo ciertas acciones de la humanidad.


skam serie noruega 2

Julie Andem junto a parte del elenco


Aunque los mensajes de odio proliferaron durante la última temporada de la serie por parte de fans disgustados, la creadora Julie Andem trató de darnos una lección al retratar en función de nuestros peores comentarios virtuales sobre un producto que ante todo es ficcional, pero que debería aportar algo positivo a nuestras vidas. El mensaje de la serie es claro: frente al mundo caótico en el que estamos inmersos, frente a las diferencias económicas que nos dividen unos de los otros y las políticas racistas y separatistas de ciertas naciones, “el miedo se propaga, pero afortunadamente el amor también”.


Texto escrito por Alberto Cortez


Referencias bibliográficas

Higgs, John. Historia alternativa del siglo XX. Barcelona: Taurus, 2012.

Sartre, Jean-Paul. El ser y la nada. Buenos Aires: Losada, 1972.

***

Este momento del año en que tal vez te encuentres de vacaciones es el ideal para que descubras nuevas propuestas de las que tal vez nunca habías escuchado hablar.

Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS