Soy Nero: la película que demuestra la desesperación por el sueño americano
Cine

Soy Nero: la película que demuestra la desesperación por el sueño americano

Avatar of Karla Herrera

Por: Karla Herrera

1 de agosto, 2017

Cine Soy Nero: la película que demuestra la desesperación por el sueño americano
Avatar of Karla Herrera

Por: Karla Herrera

1 de agosto, 2017


Si pensamos en Estados Unidos no podemos más que imaginar que es uno de los países con mayor diversidad de etnias y que, sin duda, es un país de inmigrantes que se ha empeñado en rechazarlos y crear las peores condiciones para aquellos "afortunados" que logran quedarse. El tan anhelado sueño americano se ha convertido en una simple ilusión para los inmigrantes indocumentados.


Soy Nero: la película que demuestra la desesperación por el sueño americano 1


Al año muchos jóvenes que guardan miles de sueños –mejor conocidos como “dreamers”– siguen arriesgando su vida al cruzar la frontera con la esperanza de una mejor vida, ya sea con un trabajo pagado o la oportunidad de recibir educación.


Al respecto, el Instituto Nacional de Migración (INM) estima que existen 750 mil extranjeros que viven en Estados Unidos en calidad de dreamers; de los cuales, el 78 % son mexicanos, monto que suma 585 mil personas aproximadamente.


Desde el 9/11, como un acto de "patriotismo" se deportó a muchos inmigrantes y ha sido un hecho que ha prevalecido. A pesar de que el gobierno de Obama gestionó la documentación de 80 mil jóvenes dreamers para trabajar de forma legal en Estados Unidos, éste ha sido el presidente que más deportaciones ha realizado en la historia americana mientras que la administración de Trump presume con seguir la tradición de sus antecesores.


Soy Nero: la película que demuestra la desesperación por el sueño americano 2


"Soy Nero" es una película inspirada en esta situación que muestra la desesperación con la que chocan millones de personas al cruzar fronteras con la ilusión de vivir el sueño americano y que, por muchos factores, no lo pueden hacer en su lugar de origen.


El cuestionamiento que hace la película es: si han nacido en otro país, ¿qué detiene a los gobiernos para dar la nacionalidad a estos jóvenes y asegurarles un futuro que no involucre estar constantemente expuestos a una deportación o tener que servir a un país que –en realidad– no los reconoce?


Sin embargo, el tan anhelado sueño ha muerto para los inmigrantes, quienes encuentran pocas oportunidades para trabajar o resignadamente lo hacen de manera explotada. No tienen acceso a la educación por tener un costo significativo y viven entre un constante acoso policial y una imagen paranoica que los americanos han construido de manera errónea. ¿Te imaginas lo que se siente vivir escondido?


Soy Nero: la película que demuestra la desesperación por el sueño americano 3


Por su parte, la ley DREAM –Development, Relief and Education for Alien Minors Act– crea una promesa de ayudar a los inmigrantes con una buena educación, sin embargo, las condiciones para tener acceso a ésta, ya sea escolar o universitaria son tan deplorables que el alistamiento militar es la única opción para los jóvenes indocumentados —tal y como el protagonista de la historia—.


En cambio, la problemática no termina ahí. El haber formado parte del ejército americano no garantiza que les den la nacionalidad americana. De hecho, se tienen que someter a un proceso legal, durante el cual, regresan a ser simples civiles. Así mientras un americano rompe la ley y cumple con su castigo, un inmigrante debe ir a la cárcel, pagar una deuda a la ciudadanía americana y ser deportado.


Soy Nero: la película que demuestra la desesperación por el sueño americano 4


A la par de la ley DREAM, se han intentado hacer nuevas gestiones políticas para legalizar a los jóvenes nacidos en Estados Unidos con antecedentes extranjeros; sin embargo, la cultura americana –específicamente la actitud xenófoba– se ha convertido en un obstáculo para lograrlo. El color de piel, el idioma o la religión parecen ser suficientes armas para cuestionar desde el derecho a votar hasta la libertad para hacer las compras en ciertos lugares.


El director Rafi Pitts simplemente se cuestiona, "¿qué no nos podemos llevar bien y vivir en paz?". A lo que personalmente sumaría: ¿en realidad, somos tan diferentes?

Esta situación sin duda pone en alerta al mundo, un acontecimiento del que no todos estamos conscientes, pero toca las puertas de cientos de personas no sólo en México, sino en todo el mundo donde la desesperación es el motor para comenzar a vivir un sueño que cambiará vidas radicalmente.



Referencias: