The Americans: La mejor serie de los últimos años que no viste por tu obsesión con Stranger Things y Dark

Martes, 7 de agosto de 2018 16:18

|Alonso Martínez
the americans

Mientras que el mundo hablaba sobre los éxitos principales de Netflix, una obra maestra llegó a su fin, catalogándose como una de las mejores series de la historia: The Americans.


No sé por qué deberías confiar en mi.

Deberías odiarme. Deberías dispararme.

The Americans


Las series de televisión han reemplazado al cine como el entretenimiento de más fácil consumo alrededor del mundo, y cada vez se reconocen grandes series como Stranger Things, Dark y hasta La casa de papel, que se convirtieron en éxitos internacionales, ganando reconocimiento inmediato. Sin embargo, la producción ahora es tan masiva y la atención se enfoca en tan pocas series, que es imposible a veces reconocer algunas grandes obras que no llegan a una audiencia tan enorme. Lo podemos ver en excelentes obras como Atlanta, Legion y hasta Dirk Gently. De hecho, Game of Thrones, ganó éxito hasta su segunda o tercera temporada, sólo por no ser de tan fácil acceso como todo lo que sale en Netflix.


the americans 1


De esa forma The Americans, una de las producciones más importantes de los últimos años, fue ignorada por la audiencia porque todos estaban distraídos con las nuevas producciones de Netflix, y mientras el mundo veía Stranger Things, se convertía en una de las mejores cinco series de la historia, aclamada universalmente por la crítica.


the americans 2


The Americans comenzó a transmitirse hace cinco años, en 2013, liderado por Joe Weisberg, un ex oficial de la CIA, lo cual ya la convierte en un trabajo diferente. La trama está situada a finales de los 80, en el contexto de la Guerra Fría y sigue a una pareja de espías rusos que viven en norteamérica fingiendo ser una familia cualquiera. Ambos llevan más de 10 años como encubiertos, realizando distintas actividades de espionaje, reportándose a la KGB, mientras al mismo tiempo llevan un negocio de agente de viajes y educan a sus dos hijos –quienes no saben nada de su verdadera identidad–.


Comparada con Breaking Bad y The Sopranos, la serie sorprendió desde su lanzamiento en Estados Unidos, como un trabajo distinto que usaba un tema poco común para una obra televisiva para profundizar en la psicología del espía (lo cual no se había hecho con tanta atención al detalle como en este caso). Utilizando temáticas como la identidad, el patriotismo, la guerra, el capitalismo, el comunismo, la ideología del contexto en el que nos desarrollamos y finamente los vínculos personales, con cada episodio se fue convirtiendo en algo más poderoso que hablaba en general de la humanidad y el daño que nos provocamos al elegir un bando dentro de un enfrentamiento.


the americans 3


Aunque carece de la innovación cinematográfica pulp que integró Vince Gilligan a Breaking Bad convirtiéndola en algo único, encuentra su propio estilo, imitando las antiguas cintas noir de Europa y la antigua Unión Soviética. Las composiciones visuales supervisadas por Weisberg, buscan incrementar todas las emociones que se tratan en pantalla, creando una unión metafórica entre las creaciones norteamericanas y las soviéticas, reflejando así las tensiones que existían entre ambas naciones (las cuales son retratadas con bastante fidelidad a la vida real).


the americans 4


Sin embargo, las actuaciones de The Americans son lo más impresionante. Ya que los espías deben estar cambiando de identidad constantemente, el reto parecía enorme pero Matthew Rhys y Keri Russell se fusionaron con sus identidades, logrando entregar distintas interpretaciones que incluso resultan más perturbadoras cuando recordamos sus intenciones. Rhys, siendo un actor irlandés, no sólo logra el acento norteamericano y su personalidad, sino casi una decena de variaciones, al igual que Russell.


Más allá de la producción, lo interesante de The Americans es que logró cobrar mucho más fuerza después de las controversias que sucedieron en la vida real con la interferencia de Rusia en la política norteamericana, y los guiones se esforzaron por mostrar los paralelismos entre el gobierno de Donald Trump y el de Ronald Reagan durante su mandato en la Guerra Fría. De igual forma, hizo lo que ninguna otra serie: se tomó toda una temporada para sentar las bases de su futuro y del final, arriesgándose a perder a la audiencia, lo cual no sucedió.


the americans 5


The Americans rompió con todo lo que se está usando para ganar una audiencia: no usó referencias, no jugó con Netflix y se rehusó a utilizar algo antiguo. En su lugar creó una nueva forma de trabajar una serie de televisión, mostrando personajes con conflictos que no habíamos visto antes y que están lejos de nuestra realidad, logrando ganarse el reconocimiento como una de las mejores series de la historia junto con otras que ya hemos mencionado. Claro, Stranger Things es buena para un momento, pero el legado de The Americans, por invisible que sea, tendrá un impacto mucho más duradero.







Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS