NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La serie de Netflix que debes ver si alguna vez has querido desaparecer a tu pareja

12 de enero de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

Netflix ha enloquecido y ha mandado todo a la mierda con una de sus últimas producciones originales.


Existen cuatro tipos de asesinos: asesino en masa, múltiple, excursionista y serial.


El primero es aquel que asesina en un solo momento o lugar a cuatro o más personas. El segundo es el responsable de la muerte de dos o más personas pero en distintos lugares. Aquí se desprenden las dos siguientes clasificaciones: el asesino excursionista es aquel que comete un crimen en una escena y luego se desplaza a otra en un tiempo corto para perpetrar una nueva muerte. Por último, el asesino serial es el que comete tres asesinatos o más siguiendo un mismo patrón y eligiendo a un mismo tipo de víctimas a lo largo de días, semanas, meses o incluso años.


«Un rasgo importante entre los asesinos seriales es la personalidad: sea quien sea, siempre estaremos frente a un psicótico o a un psicópata, patología sumamente importante a la hora de investigar, ya que define su forma de actuar», dice el escritor y periodista Néstor Durigon en su extraordinario libro Asesinos seriales.



The End of the F***ing World, una de las últimas series producidas por Netflix, y creada por Jonathan Entwistle, nos presenta a un personaje de mirada perdida, tez pálida, amante de las patinetas, que se asume como un asesino serial en potencia: «Soy James. Tengo 17 años. Y estoy casi seguro de que soy un psicópata». James vive con su padre, un tipo gris y vulgar que cuenta chistes estúpidos y vive una existencia basada en la mediocridad de la clase media inglesa.


James se enamora de Alyssa, una chica de su colegio que no encuentra su lugar en el mundo y cuya lengua mordaz y carácter ácido se contraponen a la “perfección” de un mundo al que no duda en clasificar de aburrido y materialista. Juntos se embarcarán en un viaje sin aparente retorno a través del cual el espectador será testigo de diálogos con mucho humor negro y escenas contemplativas que hacen evidente el vacío de un mundo sin sentido... y jodido.



Lo peor de este negro asunto es la mente retorcida de James en la que aparecen una vez tras otra macabras escenas donde imagina a Alyssa muerta por su propia mano. De hecho, James está enamorado de la chica, pero también sueña con asesinarla. Por su parte, ella afirma que sería capaz de amar a su acompañante porque es el único ser con el que realmente se siente cómoda. Ambos son unos "inadaptados" cuya visión del mundo parece ser la única coherente al no tratar de ocultar que todo se está cayendo a pedazos.



La serie es una acertada adaptación del comic escrito por Charles Forsman, en el que se refleja la falta de sueños y ambiciones de una sociedad sumida en su pobreza mental. A través de los campos desolados por los que Alyssa y James hacen su viaje se hace un relato visual de un mundo cada vez más alienado y falso, en el que se cree que el éxito es tener una casa enorme, una familia feliz o divertirse a costa de entretenimientos falsos con una total hipocresía de fondo.



Alyssa y James viven un amor sumamente perverso y a la vez grotescamente hermoso. Se acompañan, se ayudan, deciden dejar a sus familias y sus falsedades para tomar las riendas de sus vidas y explorar el vacío que hay en ellos y los demás. Algo que llama poderosamente la atención es el tema de la pedofilia y los abusos intrafamiliares. Por ejemplo, (spoiler) en el primer capitulo se hace evidente la atracción física que Alyssa ejerce sobre su padrastro y la complicidad de su madre hacia ello. En el segundo episodio, James es víctima de un viejo veterano del ejército que obliga al adolescente a agarrar su pene en los baños de un restaurante.



El abuso infantil y los cómplices de ello (como la madre de Alyssa) son síntomas de la decadencia de un mundo que a veces pareciera que se desmorona. The End of the F***ing World es muy clara desde su título acerca de lo que ocurre en la vida y sus protagonistas: son pocos los que se atreven a darse cuenta que el mundo no es perfecto, está lleno de personas que caminan por inercia y encima de ello no son capaces de comprender a los que luchan por ir a través de la cuerda floja de manera distinta.



Visual y sonoramente la serie es de tintes y tonalidades apagadas, aspecto que también contribuye a resaltar ese sentimiento de pérdida que ambos personajes sufren. Hay muchos silencios, escenas largas, tomas abiertas y momentos de diálogos escasos que nos hacen sentir que a veces el silencio es el mejor antídoto en contra de la estupidez social.



Los espectadores más jóvenes podrán ver en la serie un ritual de iniciación y una odisea de autodescubrimiento para dar el paso a la etapa de la adultez. Los más adultos o viejos verán en los papeles de Alyssa y James aquel momento de la vida en que se quería huir de todo (y todos) para escapar de la monotonía del mundo, de ese panorama que luce gris y jodido.



Ya sea que alguna vez hayas soñado o no con matar a alguien, no necesariamente a tu pareja, The End of the F***ing World es una de las opciones más originales que Netflix tiene para ti y con la que seguramente reirás varias ocasiones si eres amante del humor ácido y de las personalidades que no le temen a enfrentar al mundo. Alyssa se lleva las palmas en varias de las mejores escenas, debido a su forma tan despreocupada de encarar las circunstancias y los personajes con los que se van topando en el relato.


Para los que se están preguntando si James mata a Alyssa, tendrán que ver la serie para darse cuenta de que el mundo a veces se salva de ahogarse en la mierda gracias a series como ésta.


-


The End of the F***ing World es una serie inteligente llena de un humor anormal que te hará cuestionar tus ideales y principios. Si te aventuras a verla te llevarás una grata sorpresa al darte cuenta que no todo tiene que ser acción, explosiones ni adrenalina para gozar de un entretenimiento crítico. Además la oscura personalidad de James te hará recordar a otros personajes perturbadores de series que nos hicieron dudar de nuestra buena fe. Cabe destacar que los episodios son tan breves, pero tan intensos, que es una serie que puedes ver en un día.



TAGS: Netflix mejores series Series en Netflix
REFERENCIAS:

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 cosas que tienes que saber antes de visitar la exposición de Caravaggio en el MUNAL 4 mitos sobre el Islam que seguramente creías que eran ciertos SONOMA: un experimento sonoro de trip-hop con elementos de jazz, electro y música atmosférica Verde y Rojo: color con sabor 10 películas de Juliette Binoche que te harán amar el cine europeo Canciones interpretadas por mujeres que amarás si tienes más de veinte y no te gusta el rock

  TE RECOMENDAMOS