"Tomb Raider: las aventuras de Lara Croft", más drama y menos acción

Viernes, 16 de marzo de 2018 13:27

|Octavio Alfaro
tomb raider las aventuras de lara croft

"Tom Raider: las aventuras de Lara Croft" es la última adaptación de la famosa saga de videojuegos

Una guerrera y aventurera chica de 21 años tiene la inquietud de saber qué le pasó a su padre, quien desde hace siete años partió de su hogar en busca de un secreto milenario que rastreaba desde hacía mucho tiempo. Tras verse ante la encrucijada de firmar los papeles que dan por muerto a su papá y heredar sus bienes o aferrarse a la idea de que sigue con vida, Lara Croft (Alicia Vikander) decide partir y desvelar por fin la incógnita que ha permanecido en su mente por un largo rato. De esto trata en esencia Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft.



Aquellos últimos rastros que dejó Lord Richard Croft (Dominic West) apuntan hacia una isla remota de Japón, cuyo acceso es complicado, pero que aun así no es impedimento para que Lara siga sus impulsos. Después de encontrar ayuda, logra llegar hasta aquella ubicación y es ahí donde su verdadero reto comienza. Con acertijos por resolver, enemigos que enfrentar y una angustiante forma de huir de los peligros, la joven arriesga su vida en aras de respuestas.

La trama comienza a tomar forma en un ambiente cotidiano y juvenil, en que Lara busca forjar su identidad sin necesidad de recurrir a su pasado, marcado por una cercana relación con su padre y que le dejó sufrimiento y soledad tras su ida. Poco después se adentra en la aventurera misión, en la cual demuestra su habilidad para el combate y por supuesto su inteligencia para escapar de situaciones que la tienen al borde del abismo.


tomb raider las aventuras de lara croft 1


El problema llega cuando las escenas de acción y aventura, características del propio videojuego en que está basada la cinta, son dejadas a un lado para dar prioridad a un drama común, en el cual la esperanza muere al último y no hay poder que detenga el anhelo de estar cerca de alguien amado. Era una excusa perfecta para usar tantos acertijos como fuera posible para mantener intrigado al espectador, pero no fue así.

Cintas como las sagas de Indiana Jones o La leyenda del tesoro perdido remontan a un ambiente de mayor misterio, aunque el espectador sabe que la solución a un problema es prácticamente imposible, de alguna u otra forma los protagonistas logran salir avantes. Sin embargo, en el caso de Tomb Raider: las aventuras de Lara Croft esto sucede en menor medida.


tomb raider las aventuras de lara croft 2


Por otra parte, hay escenas de acción en que los efectos especiales son ocupados casi de forma desmedida, quitándole la poca veracidad que podrían tener esos instantes casi mortales para Lara, interpretada por la misma actriz que participó en La chica danesa. Luce fuerte en las escenas de acción, pero no así cuando tiene que mostrar el rostro desencajado por las situaciones que atraviesa. Ahí luce fría e inclusive inmutable ante cosas que parten por dentro a muchas personas.

Tomb Raider: las aventuras de Lara Croft no logra mantener el suspenso necesario para entretener durante todo el trayecto de la historia. La decisión de darle mayor peso al drama en lugar de los misterios puede decepcionar a más de uno, aunque las referencias al videojuego homónimo de 2013 tal vez dejen con buen sabor de boca a sus fieles y más exigentes seguidores.

***

Tal vez no sea la mejor adaptación de un videojuego para la gran pantalla, pero estos otros títulos sí lo son.

Octavio Alfaro

Octavio Alfaro


  COMENTARIOS