PUBLICIDAD

CINE

Turning Red y las escenas que los millennials todavía no podemos sacarnos de la cabeza

La película de Pixar causó revuelo porque abordó temas que nunca antes se habían plasmado en las producciones de Disney.

Turning Red es una de las películas más vistas de la plataforma de Disney + en lo que va del año y desde su estreno ha dado de qué hablar, debido a que su directora Domee Shi abordó temas que nunca antes se habían retratado en una película animada de Pixar.

Los millennials y centennials quedaron fascinados con esta cinta que relata la historia de Meilin Lee, una adolescente que está viviendo sus años de pubertad en Canadá, precisamente en la década de los noventas, una etapa que muchos adultos ahora recuerdan con nostalgia debido a que también pasaron su adolescencia en esos años.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Algunas de las escenas hicieron enojar a madres y padres de familia, pero eso no fue impedimento para que las personas que nacieron después de la década de los ochentas, disfrutaran de este filme. Tal es así, que hay algunas partes de la cinta, que aún no nos hemos podido sacar de la cabeza.

La flor roja abrió sus pétalos

Esta es quizá la escena más controversial de la película, ya que en ella podemos observar cuando Meilin Lee se ve por primera vez al espejo y se da cuenta que es un panda rojo. Al escuchar los gritos de la joven, su madre acude porque piensa que le bajó su primer menstruación y le ofrece toallas, tampones, compresas de agua caliente, e infinidad e remedios para curar los cólicos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Esta parte de la película generó revuelo porque nunca antes Disney había tratado el tema de la menstruación en alguna de sus historias, así que miles de adolescentes y mujeres adultas lo agradecieron, ya que es importante romper con el tabú que aún existe en torno al tema.

Mi Panda, mi decisión

Casi al finalizar el filme, Meilin se despide de sus papás para ir a una noche de Karaoke con sus amigas. Su madre la trata de convencer para que ya no se transforme más en panda y controle sus emociones, a lo que la adolescente contesta: “Mi panda, mi decisión”, lo cual hace referencia a “Mi cuerpo, mi decisión”, la frase que se ha utilizado sobre la legalización del aborto.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Sororidad

Esta no es una escena en específico, ya que todo el filme aborda el valor de la sororidad entre amigas, ya que podemos ver como se unen ante los problemas que vive la protagonista, la aceptan tal y como es, además de que son las únicas que le ayudan a aceptar su nueva apariencia y a controlar sus emociones fuertes.

Incluso Meilin les confiesa que con ellas se siente mucho mejor cada vez que el panda que quiere aparecer.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO




PUBLICIDAD
PUBLICIDAD