3 razones para ver "Yo soy Betty la Fea" y aprender a quererte a ti mismo

3 razones para ver "Yo soy Betty la Fea" y aprender a quererte a ti mismo

Por: Cultura Colectiva -

Recuerda a "Yo soy Betty la Fea", telenovela colombiana con 23 adaptaciones y las razones por las que se convirtió en un fenómeno mundial.

Texto escrito por: Alphonos

El pasado 29 de enero, a los 58 años, falleció Fernando Gaitán, escritor y productor colombiano conocido por escribir Yo soy Betty, la fea, telenovela que en octubre de este año cumple 20 años desde la primera emisión y que se convirtió en todo un fenómeno mundial.

Pero, desde la perspectiva actual ¿qué tiene de especial Betty si sólo es la convencional historia de amor entre un jefe y su asistente, que termina en boda y traspasó fronteras?

Personajes inolvidables

3 razones para ver Yo soy Betty la Fea y aprender a quererte a ti mismo 1

Desde el primer capítulo, vemos la crudeza y vicios del sistema, representados por personajes específicos: Beatríz Pinzón, la protagonista, una destacada economista con posgrado, graduada con honores, se ve en la necesidad de buscar un trabajo de secretaria, ante su fracaso al postularse en diversas empresas. ¿Las razones? No encajar en los cánones de belleza pero, sobre todo, no tener los “contactos adecuados”.

Ella debe competir por el puesto con Patricia Fernández, bella, con menos estudios, pero recomendada por su amiga Marcela Valencia, una de las accionistas de la empresa y pareja del presidente de la misma. Y aunque Betty termina imponiéndose por su capacidad y posteriormente supera sus problemas de autoestima y mejora su imagen, Patricia también permanece.

Del lado de los ricos tenemos a Armando Mendoza (villano, porque arrepentirse no borra el daño causado, además del hecho de tener un temperamento agresivo y homofóbico, como se vio en ciertos capítulos), otro de los protagonistas, el presidente de Ecomoda, el interés amoroso de Betty, quien recién asciende tras el retiro de su padre. Tras el desarrollo de la historia y una vida frívola, lleva a su empresa a la crisis (el prototipo del rico que nunca se esforzó en nada, de lo que se hereda no se valora).

Daniel Valencia, también accionista de la empresa y hermano de Marcela, novia de Armando (todo queda entre familia, pues lo más importante es mantener el círculo cerrado), encarna el prototipo del hombre ambicioso y manipulador. Se vale de su dinero para denigrar, en especial a las mujeres.

Y cómo olvidar al gran Hugo Lombardi, el “gay” diseñador estrella de la empresa con un ideal muy rígido sobre la industria de la moda, incapaz de adaptarse a los cambios por cuestiones de ego.

También puede interesarte: 4 parejas gay famosas en series o telenovelas mexicanas

Más vale un buen diálogo que mil desnudos

3 razones para ver Yo soy Betty la Fea y aprender a quererte a ti mismo 2

¿Pero qué hubiera sido de ese universo, algunas veces estereotipado, sin la calidad de los diálogos? Gaitán, quien sabía muy bien la importancia de las palabras, pues fue periodista, alguna vez comentó: “Uno tiene que saber que no está escribiendo para suecos o para daneses sino para un país mucho más complicado, donde la gente no lee y la televisión se convierte en el mayor transmisor de modelos de comportamiento”. Las frases de antología como: “yo hice seis semestres de finanzas en la San Marino” hasta las ofensas de Hugo Lombardi, pasando con las ocurrencias de Betty; todas, a 20 años, aún resuenan en la mente de quien las escuchó.

Gaitán sabía cómo contar historias y cómo involucrarse en todo el proceso creativo; sin balas, sangre, asesinatos, desnudos, narcos o embarazos no deseados. Era más letal y violento Daniel Valencia, humillando al personaje de Patricia Fernández, que cualquier golpe físico.

Checa también: Las 5 mejores series mexicanas que puedes ver en Netflix

Su legado

3 razones para ver Yo soy Betty la Fea y aprender a quererte a ti mismo 3

La Bettymanía se disparó por todo el mundo, al grado de alcanzar el récord Guinness como la telenovela más exitosa de todos los tiempos por la cantidad de transmisiones, doblajes y adaptaciones en otros países (incluso como dibujo animado). 

Betty surgió de lo cotidiano, como comentó Gaitán alguna vez; nos enseñó que la baja autoestima nos paraliza y nos pone a merced del enemigo. Que no importa qué tan bien hagas las cosas, siempre habrá alguien dispuesto a hacerte pasar un mal rato, que la violencia está presente hasta en las palabras más sutiles y que para enfrentar tiburones, debes convertirte en uno de ellos y enseñar los colmillos.

Pero también que no estás solo y que la empatía con el otro en las mismas circunstancias que las tuyas, hacen más agradable la existencia.

¿Tienes una serie favorita y te gustaría presentársela a nuestra comunidad?, envía un texto de mínimo 400 palabras a https://culturacolectiva.com/colaboradores/ y logra que más de 60 millones de personas conozcan nuevas opciones para maratonear, o le den una oportunidad a proyectos que marcaron una época.

Ahora que recordaste a "Yo soy Betty la Fea", telenovela colombiana que se convirtió en un fenómeno mundial:
Acusan a diputado de Morena de homofobia tras criticar telenovelas de Televisa
5 telenovelas turcas que puedes ver en Netflix
¿Por qué las telenovelas son un arma letal para vencer al dictador Kim Jong-un?

Referencias: