Peligros que desconocías de los aceites naturales y que eliminarías al quitarlos de tu dieta

martes, 27 de junio de 2017 7:17

|Carolina Romero

La fletcherización es el proceso de masticar obsesivamente hasta que el alimento se licúe y posteriormente, se escupe. El nombre y la idea de esta práctica, se debe a Horace Fletcher un estadounidense que —durante la Primera Guerra Mundial— convenció a todos de seguir este método para mejorar la digestión y la salud. Miles de personas siguieron sus pasos con la esperanza de bajar de peso.

Hoy sabemos que si bien masticar es de gran ayuda para la digestión y la mejor absorción de nutrimentos, escupirlos es una completo disparate. El cuerpo no recibe los nutrientes necesarios y, además, al no proveerle comida alentamos aún más nuestro metabolismo.

¿Por qué lo que en un tiempo parece una conducta sana se convierte en algo totalmente falso y hasta perjudicial? Porque los descubrimientos científicos cambian todo el tiempo, incorporando nuevas verdades y desechando viejas.

No tenemos que ir tan lejos en el tiempo para saberlo. Recientemente se ha dado un boom de los llamados "súper alimentos" y el uso de aceites vegetales como la mejor opción para cocinar. Sin embargo, —tomando en cuenta los cambios que suceden en el tiempo y vuelven a una cosa sana en perjudicial— ¿qué tan cierto es esto? ¿Podría ocurrir que, como en el pasado, lo que pensamos de los alimentos sanos no es del todo real?

A continuación te presentamos algunos contras de algunos aceites vegetales —que quizá no sabías— para que formes tus conclusiones.

-
Aceite de girasol

Los aldehídos que contiene en aceite de girasol podrían estar relacionados con algún tipo de cáncer o con trastornarnos neuronales. Contiene ácidos grasos polisaturados, por lo que eventualmente pueden dañar las arterias o subir su presión. Si se consume procesado, este puede contener grasas trans por el proceso de envasado, lo que es perjudicial para la salud.

-
Aceite de oliva

En general, es muy buen aceite y todas sus propiedades ayudan para todo; sin embargo, es el mal uso es el que puede volverlo nocivo. Algunas personas lo confunden y no usan su versión extra virgen para cocinar, que es el que tiene todas las bondades. Además, debe consumirse dentro de las primeras 6 semanas desde que se abre la botella, de lo contrario, va perdiendo sus cualidades.

-
Aceite de coco

Contiene ácido erúcico, lo que lo hace tóxico. En un estudio reciente, la Asociación Americana del Corazón, ha determinado que el aceite de coco tiene un porcentaje preocupantemente alto en grasas saturadas (82%). Aunque para tratamientos de belleza es altamente recomendable, consumirlo en exceso no lo es tanto.

-
Aceite de soya 

Además de goitrógenos, contiene ácido fítico, que evita la absorción de minerales. Contiene saponinas y oxalatos —llamados antinutrientes— que, de tomarse constantemente, pueden afectar los procesos de absorción de nutrientes.

-
Aceite de palma 

Tiene un alto contenido de grasas saturadas. Por lo tanto, aumentan el colesterol en la sangre, lo que provoca un aumento en el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular

-
Aceite de ricino

El aceite de ricino no es tóxico por sí mismo, sin embargo, muchas personas lo utilizan por su potente acción purgante. En exceso, su uso provoca cólicos, náuseas, vómito, diarrea, deshidratación. Erupciones en la piel, picazón, hinchazón y mareos.

 -

Todos los aceites tienen cualidades, beneficiosas para la salud. Sin embargo, los expertos recomiendan no usar para cocinar los de cacahuate, maíz, girasol y sésamo. Si quieres recibir las bondades de estos alimentos es mucho mejor que comas directamente de sus semillas; aunque también debe ser un consumo moderado. Para cocinar, opta por los aceites vegetales pero siempre, midiéndote. 

Además, un estudio de Foodservice Research International dio a conocer que, al calentarse, los aceites poli insaturados se transforman en oxidantes tóxicos, Por eso, es preferible los consumas para cocinar en bajas temperaturas o para que lo consumas en ensaladas o pescados.

Como puedes ver, el riesgo no se encuentra en los alimentos como tal, sino en su mal uso. Como todo, en exceso resulta perjudicial, pero mientras lo comas consciente y de manera informada, estos riesgos no tienen por qué existir. 

**

Si quieres saber más sobre comida, no puedes perderte estos alimentos que debes comer para quitarte el mal humor y también, descubre cuáles son los alimentos que puedes consumir en un día de resaca.

*

Referencias

HuffPost
Medium
BBC

TAGS: Cerebro
REFERENCIAS:
Carolina Romero

Carolina Romero


  COMENTARIOS