PUBLICIDAD

COMIDA

Moneda en la olla y otros consejos de abuelitas para hacer los tamales perfectos

¿Cómo hacer un tamal perfecto?

El procedimiento para preparar tamales no es sencillo; es más, me atrevería a decir que ningún principiante de la cocina es capaz de hacer este manjar y que le queden perfectos la primera vez. Este delicioso y tradicional platillo preparado con masa de maíz relleno de algún ingrediente salado o dulce, tiene una gran variedad y su preparación es tan precisa que lleva años aprender, incluso tienes que incorporar algunos consejos de la cocina tradicional para que queden perfectos que no tienen nada que ver con habilidades culinarias.

Los más comunes son los de salsa verde con pollo, mole rojo, rajas y los color rosa con pasas en su versión azucarada.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Origen de los tamales

Dicen por ahí que los tamales podrían venir de Petén, Guatemala, en el año 100 a.C. aproximadamente. Así lo aseguraron los arqueólogos Karl Taube, William Saturno y David Stuart quienes encontraron referencias pictóricas de este platillo en un Mural de la región.

Consejos de las abuelitas para un tamal perfecto

Primero me encantaría contar que este contenido nació tras una plática con mi abuelita donde en su afán de enseñarme a cocinar, me empezó a explicar la preparación de los tamales y cuando llegó a la parte de "cantos", "moños en las orejas de la olla" y más, me sorprendí porque no había escuchado antes algún truco parecido para otra preparación.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pensé en la posibilidad que fuera solo cosa de mi abuelita y le pregunté a mis compañeros si sabían secretos así para que los tamales se cocieran bien y ¡wow! vaya sorpresa que me llevé. Me topé con muchas creencias y tradiciones diferentes en todas las familias. Hice una pequeña recopilación para ustedes esperando que les funcione y sus tamales les puedan salir bien cocidos, esponjosos y deliciosos.

📷

Solo una persona puede hacer la masa

Se dice que solo uno debe ser el elegido para el difícil trabajo de amasar los ingredientes porque de lo contrario, si lo hacen más personas en conjunto, se combinan los humores y los tamales no quedan bien.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si la bolita flota, ya está lista la masa

Un consejo para saber si la masa está lista es poner una bolita en un vaso con agua; si flota significa que está en su punto, lista para convertirse en deliciosos tamales.

Aventar un poco de masa al techo

Otro tip para saber si la masa ya está lista (aunque yo no lo elegiría porque debería limpiar después) es aventar una bolita de masa al techo. Si cae quiere decir que está lista pero si por el contrario queda pegada al techo, aún falta un poco más de trabajo con la preparación y además, tendrás que limpiarlo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Moneda en la olla

Este es el primordial de mi familia y muchos aseguraron que también lo hacen. Se trata de poner una moneda hasta abajo de la olla de tamales, donde se pone el agua. Esto es para que cuando empiece a sonar significa que ya no hay agua y es hora de sacarlos del fuego para que no se quemen. Qué original artefacto ¿no?

Moños en las orejas de la olla

Dos tiras de hojas de tamal hechos moño en las orejas de la olla para que no se pongan "sus moños" a la hora de cocerse y listo, mi vecina asegura que con eso quedan deliciosos y esponjocitos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Bailes, rezos y cantos

Es todo un ritual mientras se están cociendo. Creo que ningún otro platillo tiene algo parecido. Alguna familias les rezan para que queden bien cocidos, otros bailan alrededor de la olla e incluso les cantan para que puedan quedar en su punto ideal.

Pegarles si no se están cociendo

Y si por el contrario no está funcionando nada de lo anterior y se rehusan a cocerse, nos ponemos violentos y les pegamos con un cinturón. Aseguran que es la solución para que terminen su cocción.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Tienes algún otro consejo para que nos salgan perfectos los tamales? ¡Nos encantaría leerte!

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD