Cosas que sólo los mexicanos disfrutamos en Navidad

Viernes, 16 de diciembre de 2016 3:56

|Hugo Viveros





Son pocas los cosas que le pueden dar sentido a la vida. Si nos ponemos a pensar, depende mucho de nuestro estado de ánimo llevar a cabo algo que realmente nos satisfaga y afortunadamente existen motores que siempre estarán ahí para impulsar esos sentimientos y hacer que la felicidad llegue. Aunque quizá esto tenga que ver más porque abusamos demasiado de la nostalgia, recordamos lo que creemos pueda hacernos sonreír y como dice nuestro querido personaje Donald Draper en la serie "Mad Men": "Nostalgia, significa literalmente 'dolor de una vieja herida'. Es una punzada en tu corazón más poderosa que la memoria", es decir, nuestra memoria, aunque sea una herida, nos hace infinitamente felices –y vale la pena desgarrarse varias veces–.

Nos gusta recordar, tomar fotos de sucesos importantes, crear hashtags y viralizar todo lo que en algún momento podamos rememorar, por eso Facebook pone ante nuestros ojos algún post de hace cinco años, pues saben que la nostalgia es una búsqueda hedonista de placer y enriquecimiento. 

felicidadnavidadeljimador

Pero dejando de lado las redes sociales, en el mundo real existen diferentes maneras de encontrar esa felicidad y algunos recurren a crear atmósferas dignas de ser recordadas. Está, por ejemplo, el romántico que quiere conquistar a quien cree puede ser el amor de su vida, la invita a su casa, le prepara un camino de rosas que conducen a una mesa donde las llamas de las velas hacen vibrar la suculenta comida que preparó con esmero unas horas antes y donde pretende proponerle matrimonio. Todo para que un futuro cuenten esa anécdota como el inicio de algo formidable. 

Ahora que es la época navideña donde el romance fluye y los brindis son el momento preciso para agradecer un año más de amistad y compañerismo, surgen muchos de estos escenarios, se reúnen personas, se felicitan y abrazan tirando carcajadas y sonrisas con un solo objetivo: recordar y hacer que esa noche viva por siempre. Por eso son tan importantes las tradiciones –un argumento más para dejar callado a tu amigo el grinch–. 

cenafamilianavidad

A propósito de las tradiciones, es imposible no recordar algunas que nos hacen extremadamente felices –sobre todo en navidad–, esos momentos que siempre se repiten y son realmente bellos: 

1. El discurso de la abuelita –mucha salud, trabajo y dinero–.
2. Comida deliciosa y en exceso que soporta hasta tres recalentados.
3. El tío que ya sabemos que se va a poner irritable –borracho– (evítalo y sólo ríe).
4. Los regalos o intercambio.
5. Aquél que pregunta si el ponche tiene "piquete", todo un clásico.

Todos los escenarios anteriores se repiten y al mismo tiempo generan nuevos recuerdos, mismos que serán inmortalizados por las risas y bromas que los días siguientes, el año que viene o toda la vida sobrevivirán, sobre todo, aquél donde el ponche se hace presente. Esa bebida que siempre quita el frío, las cañas de azúcar duran toda la noche y amenizan la experiencia de vivir una Navidad llena de amor. 

el jimador navidad ponche


Por eso, para darle sentido y esencia a esos momentos, y que sean inolvidables, es imprescindible tener en cuenta que la fórmula ideal para lograrlo es palomear los cinco puntos de arriba, tomar muchas fotos y claro, si alguien pregunta si el ponche tiene piquete decirle que sí porque se hizo con el Jimador


navidadjimador


Impresionar es una de las mejores maneras de hacer una noche épica, con tequila el Jimador se prepararan las mejores bebidas, así que pon a prueba aquellas recetas y conviértete en el portador del mejor ponche con "piquete" de la historia de tus navidades. Bórrale la cara a aquel grinch que acepta todos los regalos, pero dice odiar la Navidad o complace a tus familiares con un suculento sabor a caña fresca y digna de ser recordada de la mano de tequila el Jimador. 


**



TAGS: Bebidas
REFERENCIAS:
Hugo Viveros

Hugo Viveros


  COMENTARIOS