Comida

Deliciosas recetas de sándwiches que no podrás resistir

Comida Deliciosas recetas de sándwiches que no podrás resistir

Basta ya de la clásica receta de jamón y queso, te damos algunas de las mejores recetas de sándwiches que no te llevarán más de cinco minutos.


La leyenda cuenta que un día, como cualquier otro, John Montaagu, conde de Sandwich, estaba a punto de perder una gran apuesta en contra de un miembro de la nobleza inglesa. El juego se había prolongado en exceso, y el conde había olvidado almorzar. Un destello de cordura cruzó su mente, sabiéndose acorralado y con una mente perdida por el cansancio, pidió una pequeña pausa. Llamó a uno de sus sirvientes y le encargó una gran bandeja llena de alimentos, lo que fuera, pero rápido. El mozo se perdió entre el golpeteo de sus zapatos contra el piso.


El conde de Sandwich, debía ganar tiempo. Esperaba encontrar una salida a la trampa en la que estaba cayendo. Platicó con su oponente, a quien le hizo ver que era una buena idea esperar a que trajeran un poco de comida para después terminar el encuentro. A regañadientes, pero con un estómago que se quejaba, el noble caballero aceptó. 


Pasaron algunos minutos en los que Montaagu vislumbró una estrategia mientras platicaba con su contrincante. Un par de mozos entraron en el gran salón, ambos cargaban bandejas de plata repletas de manjares exquisitos: frutos, carnes frías y diversos tipos de pan cubiertos con mantequilla o diversas salsas. El conde que acompañaba el juego se complació ante el placer anticipado de los alimentos, desviando su mirada hacia las bandejas. 


recetas de sándwiches


El célebre conde de Sandwich, famoso por su mente sagaz, decidió que no había tiempo que perder, quería consumar la voltereta en el juego. Tomó un par de rebanadas de pan cubiertas con una salsa de frutos rojos, para comer sin ensuciarse las manos y seguir jugando, colocó trozos de jamón, queso, cerdo y espinacas en medio de las rebanadas. Generosamente invitó a su contrincante a hacer lo mismo, argumentando que así el juego no se detendría más. Contrariado por la extraña forma de comer del conde, su contrincante aceptó y seleccionó sus propios ingredientes. Montaagu arrasó en el juego, cambiando la situación en el tablero para el asombro de su compañero. A pesar de la derrota, el conde derrotado aceptó su destino, y respondiendo a la cortesía de la época, no hizo sino elogiar el peculiar platillo ofrecido por su anfitrión, un hecho que volvió popular a Montaagu entre la nobleza de la época.


Años después, al final de su vida, el conde de Sandwich afirmaría en su testamento que su mejor legado al mundo había sido la creación del sandwich, un platillo que le trajo victorias, amistades y reconocimiento. 


Desde épocas lejanas, el legado del conde de Sandwich se ha adaptado a cada cocina que ha visitado en este mundo, reconociendo sabores, olores, mezclas y gustos, sin embargo, la idea central es internacionalmente aceptada: dos rebanadas de pan que cobijan a los ingredientes seleccionados. Sin embargo, en ocasiones, por la falta de tiempo o el desconocimiento de mezclas que enciendan el sentido del gusto, caemos en la rutina. Porque sabemos que pan, jamón y queso en ocasiones puede cansar, te compartimos una serie de 20 ideas para preparar un sandwich, o simplemente disfrutar de las tapas de pan regodeadas de estos exquisitos ingredientes. 


Referencia


Referencias: