Comida

Por qué la moda de beber mezcal provoca que esté en peligro de desaparecer

Comida Por qué la moda de beber mezcal provoca que esté en peligro de desaparecer

Texto escrito por Ixchel Castillo


El mezcal "artesanal" ha tenido un boom en los últimos años, y aunque de manera tradicional en Oaxaca lo beben los campesinos después del trabajo de campo o es repartido al pueblo en las grandes fiestas, ahora es vendido en las principales zonas de moda de la Cuidad de México, en los restaurantes tendencia, en las mezcalerías que han invadido las principales ciudades del país y en todo el mundo, pues sólo en dos años —de 2014 a 2016— las ventas de mezcal al mercado exterior tuvieron un crecimiento acumulado de 266.74 &, una cantidad que sigue creciendo. Esta bebida tradicional tiene una denominación de origen exclusiva de algunas regiones del centro, sur y occidente de México, lo que hace que se considere única en el mundo.


post-image


Como resultado de la gran demanda de mezcal se ha dado una explotación muy grande de los agaves, y esto empeora con la falta de reforestación por parte de las mezcaleras, lo que tiene a su vez como resultado que las especies originarias de Oaxaca estén por desaparecer: su pérdida sería irreparable. Además de que el ecosistema oaxaqueño es gravemente dañado por el abuso en la tala de árboles utilizados como leña para algunas etapas de la producción del mezcal. Para tener más claro el panorama podemos mencionar que un agave necesita entre seis y 35 años en estar listo para la destilación, y tarda aproximadamente 20 años en desarrollar hijuelos.


Las variedades en especial peligro son las silvestres, las cuales tienen gran demanda por sus particulares sabores y calidad del mezcal. Si tomamos en cuenta el gran desinterés de los productores por repoblar los cerros en los que crecen de forma natural, se puede considerar que la producción de mezcal con estos tipos de agaves no es sustentable, dado que la única manera en que podría haber producción responsable sería enumerar cada agave del terreno, analizar su tamaño, edad y capacidad reproductiva, y así deducir cuántas nuevas plantas pueden reproducirse a partir de los que ya se encuentran ahí.


post-image


Incluso si dejamos a un lado el mezcal, la conservación de los agaves también se ve amenazada por la producción de tequila, pues utilizan algunos tipos de agaves para su elaboración y la de sus subproductos, en especial ahora que grandes tequileras empiezan a producir en territorio oaxaqueño. En 2015 el diario El Universal aseguraba que la Diageo, empresa británica dedicada a la producción de bebidas alcohólicas, que ahora también produce mezcal, había comprado el último porcentaje de acciones que le faltaba de la tequilera mexicana Don Julio; de esta manera, el tequila se procesa en México, pero las ganancias son para el extranjero. 


post-image


**


Conoce la historia sobre el mito de mezcal que fue descubierto a través del arte.



Referencias: